OpiniónOpinión Nacional

Las andanzas de Iván Márquez

Hemos vuelto a donde estábamos antes. Desde 1948, cuando aún no había nacido hasta 2019, cuando aún no ha muerto, han transcurrido 71 años. La guerra sigue en pie y no se terminará hasta que se imponga en todo el mundo, no el totalitarismo marxista, que ya no es posible que sus seguidores crean en el “paraíso recobrado”, sino el imperio que logre saciar el ansia de dominio de unos hombres sobre todos sus semejantes.

Es más que el deseo, el ansia, de poder imponerse sobre todos los demás lo que los inspira; y por lo tanto, lo que les obstaculiza el camino es el otro que no puede ser reconocido como igual, como prójimo aunque esté próximo.

Si Hitler hubiera logrado imponerse y exterminar a los judíos habría tenido necesidad de crear otro enemigo para seguir imponiéndose. El totalitarismo marxista es igual. Si toda la historia es un proceso de tesis y antítesis para llegar a la dictadura del proletariado, la historia habrá terminado y si la historia termina es porque sus protagonistas terminan.

Los que se oponen a su marcha deben ser exterminados. Esos son seres concretos de carne y hueso a los que quizá si estuvieran lejanos los podrían reconocer; y por eso reconocen no al hombre concreto a quien pueden encarcelar, herir, torturar y matar, sino a la “humanidad”. Es por ella por la que combaten, pero no por mí, ni por usted que me lee. Usted y yo somos obstáculos al poder que necesitan tener para “conducir” a la humanidad entera. Son ‘condottieri’ como ‘il Duce’. Detestan el fascismo pero lo practican.

Con el perdón de la comunidad judía en Venezuela y en el mundo entero, por la ofensa que puede implicar lo que voy a decir, soy capaz de aventurarme a decir que Stalin, Mao y Castro fueron peores que Hitler, pues sus crímenes fueron contra los de su propia sangre. Dije mal, rectifico, son iguales.

Lo que impulsa ¿de nuevo? a sus andanzas a Márquez no es absolutamente nada de lo que afirma y de lo que pretende invocar como razones para empuñar las armas. Son dos cosas más simples. El acuerdo de paz no logró el objetivo que era la toma del poder, del poder total, que si hubiera sido favorecido en el referendo quizá Santos no hubiera terminado su período. La segunda es que el aliviadero en Venezuela está amenazado; y si faltara alguna prueba, la declaración del usurpador la ha proveído. “Malgré lui”.

Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de analitica.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal
Fundado hace 24 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar

Cerrar
Botón volver arriba
Cerrar