OpiniónOpinión Nacional

Mario Vargas Llosa y su visión de la fotografía

A través de la narrativa de Mario Vargas Llosa, el lector puede aproximarse a su  estética de la  fotográfica, tal como ocurre en El Hablador (1987):

“El artista se había propuesto a describir –a los machiguengas- <<sin demagogia ni esteticismo>>”. El escritor enfatiza sus criterios sobre la fotografía al inicio de la novela,  al describir  la exposición “I nativi della foresta amazónica” de Gabriele  Malfatti. Destaca el escritor que no poseían estas miradas demagogia, por tanto los encuadres debían mostrar  la  realidad tal cual parece ser, o lo más cercana a ella. Alejadas de un  discurso visual que exalte el protagonismo del artista, o manipule el sentido de lo  cliqueado para lograr un  impacto visual engañoso, son imágenes que buscan acercarse a la verdad. Se buscaría componer la  fotografía  de   manera  transparente y lo más objetiva posible, en una propuesta cercana a la planteada por la etnografìa visual.

“Las fotos materializaban bastantes bien el propósito del Malfatti. Allí estaban los machiguengas lanzando el arpón desde la orilla del río, o, semiocultos en la maleza, preparando el arco en pos del ronsoco o la huangana; allí estaban, recolectando yucas en los diminutos sembradíos desparramados entorno a sus flamantes aldeas –acaso las primeras de su larga historia-, rozando el monte a machetazos y entreverando las hojas de la palma para techar sus viviendas…”.

El escritor menciona otro criterio de su concepción de la fotografía: “no ser esteticistas”.  Las composiciones que describe  imaginariamente   evitarían   convertir la fealdad en belleza, rechazará por tanto las composiciones  saturadas cromáticamente, o manipuladas; criterios empleados  por diversas tendencias de  la fotografía, que reinterpretan y deforman la realidad para hacerla más expresiva, o como reflejo de la visión artística  del fotógrafo en lugar de mostrarla de manera transparente.

En su  apreciación hace referencia al factor emocional, y a la forma de percibir la imagen. Estas composiciones tocarían los sentimientos  del otro,  tal como se lo provocaron a él.

«Esto que voy  a decir no es una invención a posteriori ni un falso recuerdo. Estoy seguro que pasaba de una foto a la siguiente, con una emoción que en un momento dado, se volvió angustia. ¿Qué te pasa? ¿Qué podría justificar en estas imágenes que justifique semejante ansiedad?”.

Se da en esta narrativa el tránsito de la palabra a la   dimensión visual. La fuerza de la estética imaginada se evidencia en el impacto que le provocó al narrador la imagen del hablador.

“La fotografía que esperaba desde que entre a la galería, apareció entre las últimas -al verla- Sentí frío en la espalda. Pensé:<< ¿Cómo consiguió Malfatti que le permitieran?”.

 Es ilustrativo como asumió el proceso de apreciación visual de las fotos: “Bajé, acerqué mucho la cara a la fotografía. Estuve viéndola, oliéndola, perforándola con los ojos y la imaginación, hasta que note que la muchacha de la galería se levantaba de su mesita, y venía hacia mí, inquieta.

Haciendo un esfuerzo por serenarme le pregunté si las fotografías se vendían”.

El escritor devela que hace uso tanto de los sentidos como de la imaginación para recrear el universo cultura de los nómadas selváticos. Al ser el  soporte de   la imagen  inmaterial, por no estar fijas en un papel sensibilizado,  nacen de la imaginación y la palabra del  autor. Se está ante una dimensión   cambiante, como es el devenir.  Cada lector las imaginara de forma diferente. Es una visión  dinámica, donde la obra se convierte en un calidoscopio,   como es el eterno peregrinar de los machiguengas, que tienen que deambular entre la selva por siempre. El  día que  abandonen  su  errancia por el sedentarismo,  el sol de detendrá y toda la humanidad vivirá el  apocalipsis. Será el  fin del tiempo. Y  tras ellos va el hablador, uniéndolos transmitiéndoles la memoria colectiva a través de la tradición oral.  Logra que comunidades dispersas  tengan  un legado cultural común.  Hay por tanto una íntima empatía de los machiguengas  con las revoluciones de los astros, al verse como los responsables del peregrinar solar.

Al describir  el sentido cósmico de esta sociedad, el lector se impregna de un sentimiento de empatía  con el universo, del que la civilización occidental carece. El cual se complementa con  sus concepciones éticas.  Uno de los mayores pecados dentro de esta  sociedad según M.V.LL es la ira, la rabia, y la violencia. Estas emociones desestabilizan el cosmos destruyéndolo. Esta cultura, se  siente responsable no solo del peregrinar del sol,  sino  de  la  estabilidad del planeta. Esto se  lo  conversa  Saúl Zurita, el futuro hablador a Mario Vargas Llosa,  al tener  un ataque de ira. “hubo un conato de trompeadera, revuelo de gente y empujones”,  ante las burlas que hizo  un borracho del  monstruoso rostro de  Saúl, quien respondió  con un chiste.  Al día siguiente  Mascarita le  obsequia un objeto ritual a Vargas Llosa:

Era un huesecillo blanco, en forma de rombo, grabado con unas figuras geométricas de color ladrillo tirando a ocre. Las figuras representaban dos laberintos  paralelos…:

Compadre:

A ver si ese hueso mágico te calma los ímpetus y dejas de ir puñeteando a los pobres borrachitos… El que se deja ganar por la rabia tuerce esas líneas y ellas torcidas ya no pueden sostener la tierra. No querrás que por tu culpa la vida se desintegre y volvamos al caos original”.

Recrea el escritor una  cosmovisión a través de su percepción   de la fotografía, de una sociedad en vías de extinción, que posee un rotundo sentido ético  al sentirse responsable del acontecer cósmico.

Biografía:

Mario Vargas Llosa. El Hablador, Seix Barral, Barcelona, 1987.

Fundado hace 23 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar

Cerrar
Botón volver arriba
Cerrar