OpiniónOpinión Nacional

Más allá del disenso

79 años dan para mucho y AD, si sumamos los años del PDN, tiene muchos másde experiencia acumulada en el trajín político y conocimiento de lasdebilidades y fortalezas de sus dirigentes y militantes. Así que no quedará paralizada y lagrimeando ante el arrebatón dado por el gobierno castrocomunista del siglo XXI,encabezado por Nicolás Maduro, un monigote de oceánica ignorancia e incompetencia, junto con la cúpula de facinerosos cívico-militar que lo mantiene atornillado en la silla. La experiencia en la confrontación ideológica yde otras índoles, desde los tiempos del PDN,han sido superadas, con firmeza en las convicciones.

En el deslinde con los comunistas, la mayoría socialdemócrata se nucleó en torno a Rómulo Betancourt, quien había liderado el debate con decisión y profundidad conceptual. Así pues Betancourt se mantiene en la Secretaría General del partidoy Jóvito Villalba, como su segundo a bordo, en la Secretaría de Organización. Después Jóvito se retira del partido debido aque, aun siendo un denodado luchador democrático, su ideal liberal chocaba con la definición política y programática socialdemócrata asumida por el partido.

Pues bien, en los años 40,ya legalizada Acción Democrática en sustitución del PDN, partido que a juiciodel gobierno del general Isaías Medina Angarita era comunista, afloró el rifirrafe iniciado en tiempos de la militancia clandestina. Inocente Palacios, miembro del CEN, de alto vuelointelectual y con bien ganado prestigio en la élite política, pugnaba por la radicalización hacia la izquierda, consecuente con sus proximidadalos comunistas, en tanto que competía por la Secretaría General, desempeñada por Rómulo Betancourt.

Como la política la inventó el diablo, la cuestión interna se dirimía en meses próximos a la elección de diputados al Congreso de la República, por el Concejo Municipal. AD contaba con los votos suficientes, incluidos los de Inocente Palacios y en dirigente sindical Cirilo Brea, para elegir a Betancourt, pero ambos concejales votaron por el candidato del gobierno. Por supuesto que tales acciones no se asumen gratuitamente y el escandalodio para todo tipo de especulaciones. Salieron a relucir contratos de obras públicas y concesiones madereras. Por su parte AD tenía que expulsarlos por sanidad política y lo hizo. Palacios envió una carta a la convención celebrada en esas fechas renunciando a su militancia, pero ya había sido expulsado junto con Breay fue el embaucado trabajador quien cargó con el INRI descalificador.

Entre 1944 y 1968 en AD se produjeron 4 confrontaciones internas. Dos (ARS) tuvieron origen en la exigencia de avanzar en el cumplimiento de puntos neurálgicos del programa, como por ejemplo los atinente a la política militar y a minimizar la alianza con Copey; la tenida con los jóvenes de extrema izquierda (MIR) estimulados por dirigentes no tan jóvenessin dar la cara y la del MEP en la que se conjugaron la idea de profundización de la democracia con acento social con las justas aspiraciones de dos venerables fundadores: Luis Beltrán Prieto y Gonzalo Barrios quienes, mi modo de ver, hicieron dejación de la dialéctica y no se sentaron a conversar para evitar la fractura que, si bien sirvió para dar paso a la alternancia en el poder, frenó el impetuoso avance hacia una sociedad más justa.Pero en ninguno de los casos esos líderes enlodaron su conducta acurrucándose en el regazo de otro partido. Optaron por fundar sus propias organizaciones.

La puñalada de Bernabé y sus seguidores no se compara con las heridas anteriores. Si bien guarda alguna y desvaída aproximación con la trastada Palacios-Brea, le gana en lo grotesco y ruin. Palacios usó la cuestión ideológica para barnizar deleznable conducta y embaucar a Brea, Pero se quedaron por ahí disfrutando, según se dijo, de lo obtenido. No se aliaron con bandoleros para robar los símbolos del partido y obtener alguna recompensa ¿crematística?Y aunque el TSJ en su condición de bufete de la tiranía les haya entregado sus símbolos, Acción Democrática es mucho más que eso. Nopodrán tenerla porque ella es redención social con educación trabajo y libertad, sembrada en la conciencia y corazón de los venezolanos.Y los Bernabé cargarán con la mácula de ser lacayos de Nicolás,lacayo en jefe de los 40 narco-bandoleros, al servicio de la satrapía cubana.

Fundado hace 24 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Cerrar