Opinión Internacional

Chávez y la diplomacia loca

Luego de su estruendoso desacierto de cerrar Radio Caracas Televisión, Hugo Chávez ha visto que como por arte de magia, el mundo entero ha empezado a mirarlo con otros ojos. Hasta muchos de quienes él pensaba estaban comprados, gracias a su prodigalidad para regalar y dilapidar el dinero de todos los venezolanos, han tenido que marcar distancia, ante el ya inocultable autocratismo que irradia Chávez en cada una de sus actuaciones. En una especie de parodia de La Vida Loca de Ricki Martin, se han convertido los pasos dados por Chávez en el marco de la diplomacia mundial. Fungiendo como Presidente de la Comunidad Andina de Naciones, se retira de ella alegando que la misma contradecía los intereses de Venezuela, lo cual, aún siendo el máximo representante de ese organismo, no fue capaz de explicar claramente o de procurar solventar. Luego, a un costo enorme para las finanzas venezolanas, con el interesado apadrinamiento del chulo Kirchner y el entusiasmo del hermano Lula, de Tabaré Vásquez y Nicanor Duarte, fue admitido como miembro asociado al MERCOSUR e iba a ser miembro pleno antes que Chile, pero surgió la catastrófica acción contra RCTV y los propósitos integracionistas de Chávez se volvieron polvo cósmico. Su intemperancia ante los llamados a la sensatez que le formularon instancias parlamentarias de países miembros del MERCOSUR, ( que para desgracia de Chávez, tienen voz y voto para aceptar o negar su ingreso) han hecho imposible que en el corto o mediano plazo, pueda concretarse, el ayer anhelado y hoy desmeritado interés venezolano de formar parte plenamente de ese grupo regional.

Los insultos, la insensatez, la descortesía y el ridículo son la característica fundamental de la política exterior del gobierno de Hugo Chávez. Decirle a uno de los más activos colaboradores de Boris Yeltsin en el desmembramiento de la Unión Soviética como lo fue Vladimir Putin, que él añora la URSS y a Lenin, es hacer patente la ignorancia delirante de que hablaba Uslar Pietri. Pretender que la Rusia actual es socialista o pro comunista va en el mismo sentido. Pensar que China y Rusia estarían interesadas en iniciar un enfrentamiento político y militar con su mayor socio económico, como lo son los Estados Unidos, sólo es posible en el razonamiento de alguien con el cerebro muy trastornado. Las cariñosas imágenes de Putin y Bush, son por demás elocuentes. China trata a toda costa de evitar enajenarse la amistad de Occidente y cada día afianza su acelerado avance al capitalismo pleno, cosa que Chávez finge ignorar o ignora por completo. Solo a él se le ocurre hostigar a sus mayores socios comerciales, EEUU, Colombia y Brasil, para buscar clientes remotos como China y la India, teniendo mejores a la vuelta de la esquina. El destino inexorable de la política exterior de Chávez es vincularse estrechamente a las naciones parias y forajidas, a aquellos que por su pobreza e incapacidad extrema necesiten las limosnas que pueda ofrecerles la cada vez más comprometida chequera venezolana. Su popósito belicista y su prédica antinorteamericana lo acerca irremediablemente a los más extremistas movimientos terroristas internacionales, desde los islámicos, palestinos, libaneses, la ETA, hasta la narcoguerrilla colombiana. Buscar un auto bloqueo internacional, la grosería en el trato a Brasil, Uruguay, España y otras naciones, amarrar su destino al de Irán sólo se le ocurre a Chávez y su diplomacia loca.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba