Opinión Internacional

Chávez y Marulanda

La desesperación de Chávez por encontrarse con Marulanda raya ya en lo enfermizo: “es que yo necesito encontrarme con Marulanda”. Y posiblemente lo hará porque la “gloria” de lograr un acuerdo es la figura continental que las FARC necesitan para ver si así consiguen el desatino de ubicarse en el Derecho internacional como grupo beligerante y no como lo es ahora. Para el presidente venezolano sería no sólo un éxito, una reafirmación de su liderazgo “global”, sino también cumpliría un sueño personal que es estar cerca de un hombre que él siempre ha admirado. Ese encuentro sería memorable para los dos.

Hay una profunda identificación, el lenguaje sobre las oligarquías, la distorsión interesada del pensamiento del Libertador, el desprecio por los enemigos. Esta posición suplicante, reiterada y bastante irresponsable no tiene nada que ver con aquella que aceptó encantado el acuerdo con el Presidente Uribe y no discutió nunca los “inadmisibles” establecidos. A esta desesperación contesta otra vez el gobierno colombiano pidiendo “prudencia” en el manejo de la situación. Obviamente este estilo mediático sentimentaloide y populista no es el mejor para decidirlo. Pero Chávez insiste así. Acepta que su gobierno no ha enviado al colombiano ninguna solicitud para su encuentro con Marulanda en suelo colombiano, que se la va a mandar. Pero tiene varios discursos en cadena de medios para suplicarlo teatralmente.

La utilización de los niños llevados por el Embajador de Colombia fue chocante, irrespetuosa. Venezuela está otra vez a merced de esta “lujuria” propagandística de cada proceso electoral. Cadenas y regalos. Y con esto ha logrado un 29% de aprobación entre los colombianos que de ninguna manera deberían disociarse del esfuerzo inmenso que su Presidente hace por acabar con esta pesadilla que mutila sin compasión la vida de cientos de colombianos una y otra vez. El Presidente Uribe no es tonto.

Sabía a que se exponía porque una cosa es el estadista que tiene que tragar duro y otra el hombre que traga en silencio. Si nuestros secuestrados tuvieran la atención del presidente para su libertad, si con ese sentimiento arraigado de admiración lograra que este hombre de quien el periodista Michel Peyrad, de Paris Match, dice: “es un matón, es un hombre que practica la extorsión de fondos, el asesinato a gran escala y por supuesto, el secuestro sin complicarse con justificaciones doctrinarias que toda vía le presta perezosamente, la prensa occidental”, si lograra, insisto, la libertad de algunos de los nuestros, habría celebración en el espíritu magullado de este país….que hoy vale más que todas las alfombras rojas del mundo que lo reciben en la expectativa gozosa de lo que les va a comprar…o a regalar.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba