Opinión Internacional

¡Cuidado, presidente Obama!

Señor Presidente, con todo respeto… usted me simpatiza y su pueblo me simpatiza aún más. En términos de la revolución bolivariana, soy lo que algunos con desprecio llaman «una pitiyanqui». Admiro el gran país que han sido y son, y espero que lo sigan siendo. Por eso le escribo, porque estoy preocupada por algunos de sus anuncios económicos. Tal vez con usted que es un hombre abierto, sensato y dispuesto a escuchar tenga más éxito en darle el alerta. Aquí los consejos de los disidentes son tomados como ofensas…

Verá usted, presidente Obama: me preocupa que algunas de las políticas de recuperación de la economía propuestas por su gabinete estén basadas en un gran incremento del gasto público. Por la experiencia que tenemos aquí (y por eso le hablo con propiedad) sé que no sólo aumentarán las enormes cargas que ya de por sí tiene el gobierno, sino que tampoco son soluciones. Sólo paños calientes…

Piense usted en la historia de Estados Unidos en el siglo XX y pregúntese: ¿es que acaso las políticas del republicano Herbert Hoover y del demócrata Franklin Roosevelt, ambas basadas en incrementar el gasto público, lograron que el país saliera de la Gran Depresión?… La respuesta es no. Hoover estuvo sólo cuatro años en el poder pues la gente sintió que no había logrado manejar la crisis. Y la Segunda Guerra Mundial logró lo que Roosevelt no pudo con su «New Deal»: potenciar la economía. ¿Cómo?… a través del mercado. No sirvieron ni el proteccionismo ni el gasto… El proteccionismo limita las escogencias y deteriora la eficiencia económica. Y gastar no es lo difícil, lo difícil es producir. ¡Si lo sabremos los venezolanos!

La realidad es que hoy la mayoría de los gobiernos exitosos reconocen que los mejores resultados económicos se obtienen cuando las políticas están dirigidas a incrementar -y no limitar- las libertades, en particular la libertad económica.

Aquí en Venezuela se ha gastado como nunca en nuestra historia, pero el resultado está a la vista: no se ha creado riqueza. La gente depende cada vez más del gobierno y la incógnita está en qué pasará cuando al gobierno no le alcancen los fondos para mantener el gasto. Tal vez lo culpen a usted como representante del Imperio. Pero ese es otro tema. Hoy sólo intento decirle que se mire en nuestro espejo, presidente Obama. Por ahí no es.

Fundado hace 24 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar

Cerrar
Botón volver arriba
Cerrar