Opinión Internacional

El aleteo de la Mariposa

Para la teoría del Caos, algunos eventos pequeños y en apariencia insignificante, que suceden en un lugar, pueden conducir a grandes cambios en espacios y tiempos muy distintos. Como ejemplo de ello, se utiliza el llamado ‘efecto mariposa’. De acuerdo con este efecto, el aleteo de una mariposa en un lejano rincón del Medio Oriente puede
alterar una corriente de aire, que a su vez derriba las hojas de un árbol, que a su vez produce cambios climáticos, que van así induciendo otros fenómenos naturales de tamaño creciente, hasta desatar un gran huracán sobre Nueva York.

El ataque terrorista en la ciudad de la manzana, puede verse de esa manera; como el efecto mariposa. Lo que comenzó hacia finales del siglo XIX en el Medio Oriente, como actos de intolerancia y disputas por unas tierras entre hombres de diferente religión, ha venido a segar hoy miles de vidas inocentes en nuestro continente. Todavía peor, ese efecto mariposa podría estar en sus fases iniciales. La acción osada de diecinueve terroristas suicidas podría conducir ahora a eventos muchos más dramáticos de los que transmitieron las cadenas de televisión en días pasados.

Recesión económica mundial, guerras, ataques bacteriológicos y enfrentamientos a escala mundial entre musulmanes, judíos y cristianos podrían estar en la agenda de la humanidad si no actuamos ahora con extrema inteligencia.

El punto es que uno nunca sabe cuándo es que ese ‘pequeño’ irrespeto o
intolerancia con el otro, con el opositor, con el disidente, con el que es diferente de color, partido, religión o nacionalidad, va a transformarse más tarde en odio, destrucción y muerte de todos. El punto es que uno nunca sabe cuáles son las pequeñas trampas, las triviales intolerancias, las inocentes arbitrariedades, los ligeros abusos, que se transformarán más adelante en caos indomables, en tragedias impensables.

De lo que sí puede estar uno seguro y eso lo ratifica lo ocurrido en Nueva York es que siempre se pueden generar grandes eventos y consecuencias impensadas a partir de actos muy pequeños y en apariencia inofensivos. En Venezuela vivimos tiempos de agresiones cotidianas, de irrespetos, de insultos lanzados inclusive desde las alturas del poder.

Algunos se conforman con decir que todo eso no son sino palabras, declaraciones, ‘verbo’. A todos los que así piensan valdría la pena recordarles el efecto mariposa.

Al igual que las mariposas, los seres humanos aleteamos continuamente. Generamos corrientes de vientos que mueven al mundo en una u otra dirección. Tal como las mariposas, no podemos conocer las consecuencias últimas de nuestros movimientos, pero a diferencia de ellas sí podemos saber la orientación que éstos llevan.

Fundado hace 24 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar

Cerrar
Botón volver arriba
Cerrar