Opinión Internacional

El presente navideño

Santa Clauss aún no ha bajado por las chimeneas para entregar sus regalos, y ya Bush y Blair han recibido el mejor regalo de navidad de sus vidas. Sus tropas encontraron a Saddam Hussein con una barba tan tupida como la de Papá Noel escondido en una suerte de chimenea bajo tierra.

Este presente les cae cuando crecían los cuestionamientos por no encontrar armas de destrucción masivas, por los escándalos ante el favoritismo dado a las compañía gobiernistas de EEUU en la reconstrucción iraquí y por el incremento de la oposición armada.

Dicho arresto servirá para fortalecer la moral de los ocupantes y sus aliados internos, y potenciar a los gobiernos que lideraron la invasión a Irak. Su argumento es que ha caído el peor tirano del mundo y se confirma lo correcto de haber lanzado tropas para liberar y democratizar la principal república petrolera árabe.

Lo que habrá que verse es que impacto tendrá ello a la larga sobre la resistencia iraquí. El corresponsal de guerra de la BBC en Bagdad advierte que el eje de las acciones armadas no se han dado para restablecer a Saddam en el poder, sino para liberar a su país de tropas extranjeras.

Paradójicamente dicha captura puede generar un efecto contrapuesto. Se remueve un factor más para justificar la presencia extranjera en Irak. Para George Galloway, parlamentario laborista británico, ahora la resistencia se sentirá más fuerte por que sabrá que estará defendiendo a su patria sin temor que pueda retornar el dictador.

Las propias fuerzas aliadas reconocen que hay 15 ó 30 grupos distintos en la resistencia iraquí, y varios de éstos pueden redoblar sus acciones para tratar de desviar ese golpe y demostrar que tienen una dirección diferenciada.

En Reino Unido tanto el gobierno como la oposición se ha pronunciado a favor de juzgar a Saddam en Irak con un tribunal objetivo e imparcial a fin de desenmascararlo mejor. Mas, en los EEUU hay quienes, como el candidato demócrata Joe Lieberman quieren ganar votos pidiendo que Hussein sea juzgado y ejecutado en EEUU.

Los ocupantes van a querer erosionar la imagen del arrestado. La TV le ha mostrado sumiso y despeinado siendo obligado a abrir su boca a examinadores. Hussein, al igual que Milosevic o previamente Castro, podrá querer aprovechar el juicio para juzgar a sus captores.

Pese a la extrema cobertura de la prensa occidental sobre las celebraciones populares en la plaza Saddam en Bagdad y en otras partes de Irak, hasta el momento no se ve mucha gente árabe festejando. Esto, en cierta manera es algo contrapuesto a previas tomas en las cuales se veían pobladores iraquíes pateando helicópteros norteamericanos abatidos o cuerpos de soldados foráneos caídos.

Para Bush y Blair es esencial que este arresto conduzca a una disminución de las acciones armadas contra sus tropas en Irak. Si eso acontece las posibilidades se mejorarían para que ellos puedan ser reelectos en 2004 o 2005.

(*): Analista internacional

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba