Opinión Internacional

El verdadero chaqueteo chileno

(%=Image(1649082,»L»)%)Santiago de Chile (AIPE)- Alguien sacó de no sé dónde la especie de que el llamado «chaqueteo» consistía en la costumbre chilena de tironear de la chaqueta a quien asciende o se destaca, para impedírselo. Ciertamente, ésa es una costumbre nacional, pero el término «chaqueteo» nació de la política, ocupación favorita nuestra, a raíz de que un número considerable de compatriotas, tras cualquier elección, se sube al carro del vencedor tras haber ido en el del vencido, «dándose vuelta la chaqueta» para vestir su reverso, con los colores del triunfador.

Pues bien, nunca tantos se habían dado vuelta la chaqueta como respecto del gobierno militar. Comenzando por los militares. Pero hay un civil que los ha aventajado: el juez Juan Guzmán. Hace pocos días, una hija del general Pinochet recordaba cuando aquél le solicitaba, durante el gobierno de su padre, una fotografía autografiada del entonces presidente.

Su vuelta de chaqueta ha sido tan exagerada que ya no deja indiferente ni siquiera a gente de izquierda, a cuyos propósitos, naturalmente, ha favorecido. Un columnista de esta tendencia, Patricio Navia -quien, según entiendo, recibió formación académica en los Estados Unidos y, por tanto, presta a la objetividad una consideración que los chilenos educados exclusivamente acá estamos lejos de brindarle-, en su espacio de la revista «Capital» escribe que, asistiendo a un seminario de izquierda en dicho país, se abismó de oír al juez Guzmán revelar su compromiso inequívoco con la parte contraria a Pinochet en los juicios que sustancia contra éste. Concluye que no quisiera ser acusado de violar los derechos humanos y saber que su causa la lleva dicho juez.

Otro chileno me escribe desde Hamburgo, donde la estación televisiva ZDF ha exhibido -dice- dos veces un extenso reportaje al mismo Guzmán, «en el cual el citado magistrado no sólo arremete directamente contra Pinochet, sino contra otras personas».

La Corte Suprema, por cierto, no se hace cargo. Ya Guzmán hace años ha recibido premios de la izquierda europea por su evidente sesgo, no obstante lo cual sigue acumulando procesos contra Pinochet. En realidad, ya lo procesa por cualquier cosa que le pidan los abogados comunistas. Y las Cortes confirman sus actuaciones. Es que también se han «dado vuelta la chaqueta». En 1974 el ministro, y después presidente de la Corte Suprema, Rafael Retamal (de inclinación democratacristiana, por añadidura) le decía a Patricio Aylwin, según testimonio de éste: «Mire, Patricio, los extremistas nos iban a matar a todos. Ante esta realidad, dejemos que los militares hagan la parte sucia. Después vendrá la hora del derecho».

Y el mismo Aylwin y la Democracia Cristiana se «dieron vuelta la chaqueta», pues cuando los militares combatían con más furia al terrorismo de izquierda, ocasionándole el mayor número de bajas por las cuales hoy los condenan, aquél decía (octubre de 1973): «La verdad es que la acción de las FF. AA. y del Cuerpo de Carabineros no vino a ser sino una medida preventiva que se anticipó a un autogolpe de Estado que, con ayuda de milicias armadas con enorme poder militar de que disponía el Gobierno y con la colaboración de no menos de 10 mil extranjeros que había en este país, pretendían o habrían consumado una dictadura comunista».

Claro, lo que nadie habría esperado, pero ya comienza a suceder, es que la derecha, que colaboró 17 años con la Junta, también se esté «dando vuelta la chaqueta». Y, lo peor, sin ningún resultado, pues está cada vez cae más abajo en las encuestas.

(*): Analista político chileno.

Fundado hace 24 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar

Cerrar
Botón volver arriba
Cerrar