Opinión Internacional

Enésima vez: Nos vamos del Ciadi

Otra vez Júpiter anunció que nos vamos del Ciadi (Centro Internacional de Arreglo de Diferencias relativas a inversiones entre Estados y nacionales de otros Estados) y que no vamos a reconocer ningún laudo arbitral emitido por dicho centro. Habrá que ver si la amenaza se concreta y, caso afirmativo, pensar en las consecuencias, en especial frente a la incongruencia que lleva un día a que se festeje el laudo de la Cámara de Comercio Internacional de París que resultó poco gravoso para Pdvsa y al día siguiente a satanizar un posible laudo del Ciadi que pudiera perjudicar mucho a Venezuela por el caso Conoco/Phillips cuyo final no se ve favorable.

Si preguntamos a cualquier habitante del país si confía en la justicia que se imparte la respuesta mayoritaria será negativa. Siendo así ¿por qué habríamos de esperar que un inversionista extranjero sea más benévolo? ¿Es que acaso en la Venezuela de hoy se puede afirmar que la seguridad jurídica es el eje cardinal de la vida nacional?

Como el asunto de la poca confianza en la justicia no atañe tan solo a Venezuela sino a muchos países, por eso se estableció la jurisdicción arbitral internacional para que tanto los Estados como quienes contratan con ellos se encuentren en igualdad de tratamiento procesal y de fondo cuando haya controversias siendo que en muchos lugares del mundo -Venezuela a la cabeza- los jueces no son muy dados a sentenciar en contra del Estado, mientras que éste sí suele ser muy dado a la arbitrariedad.

Venezuela es miembro de varios foros arbitrales entre ellos el de la Cámara de Comercio de París cuyo laudo causó alivio a Pdvsa y también lo es del Ciadi cuyo tratado fue suscrito por nuestro país el 2/8/1993 y ratificado por el Congreso el 2/5/95. Por si ello fuera poco la República está actualmente litigando allí una veintena de casos lo que revela claramente que acepta su jurisdicción, incluyendo el caso Conoco/Phillips que puede ser el más costoso si perdemos.

Venezuela puede retirarse del Ciadi. Para ello debe notificarlo y esperar seis meses, pero ello no afectará los casos en tramitación. Pero aun retirándonos, el país tiene más de dos decenas de tratados bilaterales de protección mutua de inversiones en muchos de los cuales se designa al Ciadi como foro para dirimir las posibles controversias. Así pues por una vía o por otra no hay para dónde coger.

Es cierto que siempre existe la vía «a lo macho» de no cumplir. Quienes así proceden son calificados de parias y tratados como tales. Pueden estar sujetos a embargos (¿será por eso que repatriaron el oro?) y definitivamente quedan al margen del circuito de las inversiones extranjeras que -capitalistas o no- son imprescindibles por su magnitud, tecnología y gerencia a menos que nos conformemos con las soluciones vernáculas y soberanas del gallinero vertical, la ruta de la empanada, el desarrollo endógeno y el trueque en vez de insertarnos en los circuitos industriales, tecnológicos y financieros internacionales. Es cuestión de elegir.

Hasta ahora el único país (de entre 157) que se ha retirado del Ciadi es Bolivia en el 2007. ¡Bonito ejemplo!

 

 

Fundado hace 26 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba