Opinión Internacional

Imperialismo comunicacional en el eje bolivariano

La hegemonía comunicacional bolivariana parece no respetar fronteras. En la toma de posesión del presidente de Paraguay, se denunció que sólo la prensa oficial y la venezolana tuvieron acceso ilimitado a todos los actos. Además hubo periodistas agredidos por la guardia de Chávez, por lo que el futuro director de la Secretaría de Comunicación paraguayo, pidió disculpas y prometió mejor acceso de la prensa nacional.

Chávez y Correa atacaron a los medios, puntualizando lo nefasto de que estos estén en manos de grupos económicos. Correa aconsejó ponerle límites y señaló que su nueva Constitución prohíbe a los empresarios invertir en medios de comunicación. Chávez en relación al cierre de RCTV, afirmó que en Venezuela existe «una amplia democracia y una infinita libertad de expresión», no como en el imperio Por su parte, Evo que tildó a los medios de mentirosos.

Lugo, al parecer preocupado, dijo. «No tenemos nada que esconder» y por eso Paraguay no debe ser conocido más «como el país que esconde información».

Más allá de estos incidentes, Andrés Izarra, firmó la incorporación del Paraguay a Telesur.

Izarra es el divulgador del concepto de «hegemonía comunicacional, que en la práctica ha significado el masivo aumento de la presencia -directa e indirecta- del Estado en los medios, a fin de poder imponer los valores, principios e ideas socialistas.

En Venezuela el proyecto Ley Orgánica de las Telecomunicaciones, que no entró en el «Gacetazo» pero que se encuentra listo y redactado, en la Asamblea, explica en su preámbulo que ella «desarrolla un marco normativo propicio para la implantación de una economía social incluyente, productiva, socialista y humanista, al servicio de las personas, que deje de lado la ganancia y el lucro como móvil de la producción, incentivando la solidaridad y cooperación». Además aumenta las causales de decomiso y la revocatoria de la concesión, que se reduce en 10 años; además el Presidente podrá suspender las transmisiones de comunicaciones todo tipo ( incluyendo Internet y teléfonos) por seguridad de la nación, lo que contradice el artículo 337 de la Constitución.

El futuro de la libertad de expresión e información en el eje bolivariano, en vez de tender hacia su democratización, haciéndola accesible y plural en ideas y visiones tiende a ser disminuida, al procurarse la «hegemonía» del poder comunicacional en manos de un Estado centralista quien según sus ideólogos debe utilizarla para imponer su noción de socialismo del siglo XXI .

Fundado hace 24 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba