Opinión Internacional

La inquisición originaria

Hugo Chávez y Evo Morales acaban de concretar su posicionamiento de
inquisidores originarios, que entre otras características se muestra como de
un radicalismo antipapa, que se podría considerar también anticlerical o
contra eclesiástico.

Estamos presenciando un fenómeno que identifica con claridad meridiana una
ideología de manual, o más bien de folletín izquierdista, en la que los
adeptos a este credo entran en una pugna abierta con la iglesia,
discutiéndole palmo a palmo el poder que ésta ha ganado en siglos de credos,
dogmas, fe y relacionamiento con los feligreses.

Fieles a este estilo de izquierdismo dogmático, los presidentes de Venezuela
y Bolivia, han adoptado poses y un libreto, que se esfuerzan por seguir al
pie de la letra, demostrando una especial aptitud para aprender de memoria
el recetario sin mayores cuestionamientos o sin medir el contexto en el que
se plantean como adversarios.

No es la primera vez que nuestro mandatario toma una pose de rebelde
anticlerical, para mostrar que se puede medir con cualquier poder, razón por
la que vocifera a diestra y siniestra tanto contra los superpoderes
terrenales como contra quienes están en el eje del poder espiritual;
situación que lleva a que el presidente Morales ataque por igual al
imperialismo Yankee, a George Bush, o a la iglesia a la que acusa de haber
propiciado el estado de «colonialismo» en el que nos encontramos.

Lo más grave de todo es que la memoria histórica de estos nuevos gladiadores
que plantean el culto a otros «dioses» es muy corta, ya que le atribuyen
todos los males del mundo a la conquista de América, que sin duda fue
sangrienta y violenta como todo proceso de conquista, pero que es un
capitulo entre otros de la historia de la humanidad, y que fue precedida por
violentas y crueles invasiones que sufrieron los pueblos andinos entre sí.

Por otro lado, Hugo Chávez emulado por Morales, en un meridiano papel
demagógico, ha exigido al Papa Benedicto XVI que siga pidiendo perdón a los
indígenas altiplánicos por los efectos de la conquista, y en medio de esta
demencia histórica con la que pretenden distraer nuestra conciencia, nos
quieren hacer creer que sólo existe el fragmento histórico de la conquista,
que es el episodio sobre el que quieren mantener fresca la memoria popular.

Los mencionados presidentes, no tienen el mínimo reparo para buscar por lo
menos un chivo expiatorio a quien cobrarle los sacrificios humanos y las
muertes violentas en las que cientos de indígenas morían a manos de otros en
guerras fratricidas, o peor aún, en medio de macabros ceremoniales de
sacrificios humanos, que incluso tomaban como víctimas a niños, para
supuestamente pedir por las cosechas, porque no se repitan las sequías,
porque el Inca tenga una buena recaudación, porque el imperio se expanda, y
por las razones más increíbles, dentro de prácticas religiosas signadas por
la superstición, la idolatría y el endiosamiento del Inca, que era la figura
de un dios encarnado en la tierra. Claro que en la lectura izquierdosa-
originaria- indigenista, todo lo que se hizo en aras de esas prácticas
imperiales, no se puede cuestionar, porque pertenece a una cultura que se
pretende restituir como el ideal del mundo mítico en el que hasta el crimen
debe ser interpretado como un derecho que los ³originarios² pueden practica
sin ningún problema, justamente porque ellos no tienen que pedirle perdón ni
permiso a nadie, porque la calidad de originario es una especie de licencia
para todo, incluso para que los crímenes originarios no se tengan que
considerar como un delito.

¿En que mundo estamos? ¿qué época estamos viviendo? Nos asalta la tremenda
sospecha de estar pasando un nuevo periodo inquisidor, ahora «originario».

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba