Opinión Internacional

La juez Sonia Sotomayor

Durante las sesiones ante la Comisión Jurídica de senadores demócratas y republicanos, la juez Sonia Sotomayor, nominada por el presidente Obama para conformar la Corte de Justicia de los Estados Unidos, no demostró tanto como se esperaba ni decepcionó tanto como afirmaron sus críticos. Los aspectos centrales de su intervención debemos, sin embargo, buscarlos a la sombra de los medios. Evaluar en grueso de sus argumentos resulta más importante que la curiosidad por su condición de mujer sabia y latina.

La Juez
Sotomayor expuso con suficiente consistencia teórica y ejemplos aplicados lo que significa la función del Juez en las sociedades contemporáneas. Primero, una lealtad a los dictados de la ley, en la que se han configurado integralmente: tradiciones, normas y valores de la cultura humana. Su conocimiento y las capacidades para relacionar los dictados de la Ley con la experiencia concreta, conforman una batería de principios indispensables en las sociedades modernas. Sotomayor alegaba la Ley como una regla de mayorías que permitía mantener los equilibrios necesarios entre las esferas del poder público. Segundo, el papel del precedente y la analogía en interpretación del derecho.

Analogía y estudio de casos
Cada caso, en el campo de la jurisprudencia, reclama separar la carga de las pruebas con respecto a sus explicaciones. Sotomayor enfatizaba la necesidad de que el Juez estudiara el cuerpo consagrado por la doctrina dentro del rigor exigido por las diferencias que presentaba el caso particular. Las analogías en los alegatos, cumplen una función limitada: son peligrosas cuando ofrecen vagas comparaciones o cuando empañan el valor de las pruebas, afirmaba Sotomayor. En las sociedades contemporáneas el Juez debe observar una doble condición: (a) velar celosamente por los alcances y límites de la Ley; (b) interpretar ampliamente el universo de posibilidades que tiene su aplicación.

La constitución
Antes de que tuvieran lugar las audiencias el New York Times pedía a siete juristas un listado de preguntas que debían formularse a la Magistrada. Ronald Dworkin, formulaba su inquietud en estos términos: “Barack Obama escribía en The Audacy of Hope, que la Constitución “no es letra muerta, sino más bien un documento vivo” haciendo eco de Thomas Jefferson. Y que debe leerse en el contexto de un mundo en evolución. ¿Está usted de acuerdo? Siendo así, ¿Cómo se puede aplicar esta idea en casos concretos?”.

Los principios de Rawls/Nozick/Buchanan
Sin duda, fue la pregunta que articuló el conjunto de argumentos de Sotomayor durante los tres días de audiencias. Sus respuestas lograban mantener la fuerza de una convicción generalizada entre los americanos, desde George Washington hasta Barack Obama, con un marco de principios sustentados por pensadores antagónicos como John Rawls, Robert Nozick o James Buchanan. La Constitución, afirmaba Sotomayor, presenta una doble condición para garantizar la aplicación de la Ley: (1) firmeza en los principios, la cual debe estar respaldada en los fallos de las Cortes y (2) sensibilidad los cambios del mundo real. El Juez como los ciudadanos debe acogerse por igual al mandato de la legislación, sin multiplicar innecesariamente pruebas. Pero, los Jueces tienen la obligación de modular el alcance Constitucional dentro de la integridad de los derechos ciudadanos.

La democracia
Aunque los senadores reciclaban lugares comunes e hicieron demostraciones políticas redundantes, este evento contribuyó a ejemplificar las condiciones para hacer nombramientos de cargos públicos en una democracia. Un Juez refleja con sus acciones y fallos la racionalidad del Derecho. En este caso la Juez Sotomayor situaba la deliberación y la razón pública como tribunales por excelencia. Un Juez capaz de argumentar y defender razones ante un auditorio universal encarnado en los principios de la Constitución y la Ley. Sotomayor provocó de nuevo la fuerza viva del derecho como deliberación pública.

Fundado hace 24 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar

Cerrar
Botón volver arriba
Cerrar