Opinión Internacional

La utilidad de los tontos

Como bien la definió Adriano González León al denominar la columna que, durante largo tiempo, mantuvo en el diario El Nacional, Venezuela es una nación atrapada entre sentimientos encontrados. “Del rayo y de la lluvia” representa el sobrecogimiento ante la violencia de la naturaleza y la distensión interior que ella misma proporciona, a partir de la placidez presente en el discurrir de las aguas.

A ese sino parecemos estar atados. Cuantas veces nos aproximamos a la luz, la sombra del pasado cultural emerge y se proyecta a lo infinito. Un fardo que cae sobre la esperanza de libertad y democracia.

Hoy somos inmensamente felices con los sonados triunfos del grupo orquestal creado por el Profesor José Antonio Abreu y mañana estaremos atrapados en el abatimiento por la derrota en las competencias olímpicas. Parece, imposible que logremos una constante. ¿Qué hacer?…

La noche del martes 26 de este mes, al igual que la mayoría de los habitantes del terráqueo globo, fuimos testigos de un acto de singular sindéresis política. Singular, porque no se trató, únicamente, de otorgar el más decidido respaldo a quien la había superado, por uno o mil puntos, en las preferencias para ser alcalde de “Tucusiapón Arriba”, sino para ser Presidenta de los Estados Unidos de Norteamérica.

En ese acto, tal vez el de mayor trascendencia de su vida política y en la de ese gran país, Hillary perdió el apellido y cobró dimensión de universalidad. Porque no se detuvo en hacer un llamado a los suyos, a los 18 millones de americanos que le habían dicho con su voto queremos que seas Presidenta de la República, para que votaran por Barack Obama. Fue más allá y les explicó, hasta la clase de primeras letras, que se trataba de impedir que su país continuara descendiendo por el desbarrancadero del desapego con las gentes de menores recursos, por el de la guerra sin explicaciones, por el de la errática respuesta a la crisis económica y, en particular, al componente hipotecario que ha dejado sin vivienda a miles de familias humildes, por el de las marcadas deficiencias de la seguridad social que no cobre a la totalidad de los ciudadanos que habitan ese país, por el de un sistema educativo en franco deterioro, por la conducción desastrada de las relaciones exteriores, para concluir invitándolos a sumarse al voluntariado por la conquista de votos a favor de Obama que representa todo lo contrario. Así lo hizo y…esperemos sea exitosa.

Esa cátedra de amplitud de miras, luz y esperanza para el pueblo norteamericano, contrasta con las sombras de nuestro escenario. No desanclamos de lo mínimo y, en aras de lo particular, no dudamos en echar por la borda lo colectivo. Nos aferramos a nominaciones, aun cuando no nos correspondan. Somos ganados para la impostura, el arrebatón y la discordia. No frenamos ante la tontería. No tememos ser tontos útiles, porque talvez o por de pronto, esa “tontería” podría reportarnos alguna utilidad. En esos trotes andamos.

El accionar político de Hillary, acorde con lo que su país reclama y la decisión del partido en el cual es factor de poder, como lo hizo Leonardo Ruiz Pineda sin cálculos de beneficios, conmueve y coloca por delante y en mayúsculas publicitarias un cartel: ANTE HILARY, ESE GIGANTE, ¿QUÉ PASA CON NUESTROS PIGMEOS?.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba