Opinión Internacional

Otra vez no

Con sus ultimas actuaciones, el gobierno chileno ha demostrado palpablemente que esta secuestrado por las fuerzas del neocolonialismo, representadas en este caso por el Partido Demócrata Cristiano, que integra la coalición gobernante e impone a la Presidente su línea anti-latinoamericana.

Revisemos la historia para comprender el presente.

Durante toda la segunda mitad del siglo XX, en nuestro continente se turnaron en el ejercicio del gobierno en todos los países (salvo honrosas y breves excepciones) partidos políticos o grupos de militares cuyo principal objetivo era mantenerse en el poder para enriquecerse groseramente.

Con el argumento de la defensa del «mundo Libre», se procuraron para sus fines el indispensable apoyo de las principales potencias capitalistas, interesadas en mantener una dominación que les garantizase el pillaje de nuestras riquezas naturales. De allí el acertado titulo del libro de Galeano «Las venas abiertas de América Latina».

Al no tener Proyectos serios de desarrollo y preocupados únicamente del uso y del abuso del poder y confiados en la seguridad del apoyo externo, esos grupos políticos, económicos y militares llevaron a la ruina a los pueblos latinoamericanos.

En tanto que en esos mismos cincuenta años, países que quedaron destrozados después de la Segunda Guerra Mundial sumidos en la miseria y el hambre, con decenas de millones de muertos y con la infraestructura desecha, alcanzaron altos niveles de bienestar social, los latinoamericanos, gracias a esos desgraciados (y es que no encuentro otro adjetivo publicable) nos hundimos mas en la miseria, y de ser un continente con un porvenir promisorio, al cual emigraron millones de europeos y asiáticos en busca de un futuro mejor, hoy pasamos a ser tercermundistas, subdesarrollados, es decir: SUDACAS. En otras palabras, nos robaron el presente y el futuro.

Con el agravante de que para mantenerse en el poder, TODOS esos gobiernos («democráticos» o dictatoriales) recurrieron a la represión, al asesinato y a la persecución política. Por ejemplo, la lista en Venezuela de asesinados es extensa, algunos de manera verdaderamente brutal, lanzándolos vivos de los helicópteros o zumbándolos al mar con pesas en los tobillos.

En nuestro país fueron los partidos AD y COPEI, quienes se encargaron del saqueo y recibían, y reciben para ello las ordenes, bien de la embajada norteamericana, o bien de dos organizaciones creadas para que sirvieran de correas de transmisión de las instrucciones de las burocracias dirigentes de los países capitalistas, a saber: la Internacional Socialista (que ahora encontró un nuevo lacayo en Podemos) y la Organización Mundial Demócrata-Cristiana. Precisamente esta última es la que gira instrucciones a COPEI y a Primero Justicia para instaurar de nuevo el sistema de dominación y al Partido Demócrata Cristiano en Chile para que torpedee el proceso de integración latinoamericano y preste ayuda al proceso conspirativo en Venezuela, con posturas como las asumidas con Vivanco.

Porque, ¿que significa realmente basar un plan de gobierno en la llamada privatización (o transnacionalización) y en la inversión extranjera sino entregar el control de nuestra economía a los países capitalistas para gobernar internamente en nombre de ellos? La misma receta de hambre del siglo pasado.

Para frenar ese proceso independentista, los vendepatrias, en comunión con los países imperiales, no se detienen ante nada, bien sea asesinando campesinos en Bolivia o preparando magnicidios en Venezuela.

Recurren a esos métodos, porque el motivo para mantener o reconquistar el poder es tan inmoral, (el entregar el país para procurar un apoyo extranjero que los sostenga en el poder) que le es imposible debatirlo públicamente. Ello también le obliga a apelar a la mentira, al terrorismo mediático o real, como únicos argumentos. Para lo cual se valen de los medios de comunicación vendepatrias. Sin ellos no serian nada.

Un ejemplo de esta manipulación es la siguiente noticia publicada en el diario Mercurio de Chile: «UDI PIDE QUE SE SUSPENDA LA TRAMITACION DEL PROYECTO SOBRE UNASUR El diputado Marcelo Forni dijo que esto es necesario mientras el Gobierno venezolano no manifieste su compromiso irrestricto con los derechos humanos.» Queda perfectamente claro como el objetivo no es la mal llamada defensa de los derechos humanos (que ningún venezolano la ve amenazada), sino el impedir la unión de nuestras naciones.

Pero los pueblos latinoamericanos han comenzado a despertar en la búsqueda del desarrollo y la prosperidad negada. El 27 de febrero de 1989 se inicio en nuestro país el proceso de nuestra segunda independencia.

Los sectores patrióticos de nuestra América deben internalizar esta realidad y diseñar una estrategia exitosa que nos permita alcanzar nuestra segunda independencia y con ella, el bienestar y el desarrollo.

Estrategia que impida que se repita lo que sucedió con la ultima reunión de UNASUR, que en vez de ser aprovechada para sentar las bases de una nueva organización política, económica y militar de los países latinoamericanos, termino en ridículas y altisonantes «declaraciones» y en el nombramiento de las consabidas e inútiles «comisiones de trabajo». Lo que ha hecho que Estados Unidos y sus vendepatrias pueden respirar tranquilo. Por ahora.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba