Opinión Internacional

Panorama electoral colombo-venezolano (II)

El 2006 es año de elecciones presidenciales en Colombia y Venezuela, esta coincidencia nos permite el realizar una breve perspectiva comparativa, del estado actual de ambos sistemas políticos.

Venezuela:

Al contrario de Colombia, Venezuela vivió luego de la derrota militar de la guerrilla castro-comunista a los inicios de los 60, casi 40 años de interrumpida paz democrática.

Los garrafales errores estratégicos de las pseudo-élites (pues aquí también se diferencia Venezuela de Colombia, en la segunda siempre han existido verdaderas élites con conciencia de su rol de conductores del país, en Venezuela no), con un discurso anti-político, y sobre todo el ominoso papel de Caldera, primero apoyando el golpe del 4-f y luego sobreseyendo la causa de Chávez y sus felones, llevó a la instauración de éste en el poder por la vía democrática.

Como se sabía desde el 92, el objetivo de Chávez era instalar una autocracia militar de corte comunista, pero muy pocos hicieron algo en el 98 y luego, para impedírselo. Sólo 3 años después, comienza la conocida historia de la oposición impulsada por la Sociedad Civil al régimen autoritario. Pero ya era tarde, pues Chávez había desbaratado ya todas las instituciones de la república, para catapultar su régimen dictatorial, hecho que se consumó con el fraude en el referéndum del 2004.

Como veo la situación el panorama para la democracia venezolana es negro. A la oposición le quedan dos vías para la elección presidencial de diciembre:
1) Presentar un candidato único con la sola intención de denunciar el fraude.

2) No acudir a las elecciones, denunciando de antemano el carácter corrupto y fraudulento de las mismas.

En mi opinión el segundo camino es el mejor, pues desbarataría la careta democrática del régimen chapista ante la comunidad internacional, y podría propiciar la activación de la Carta Democrática (aunque esto no es seguro, dada la actitud complaciente de la comunidad internacional con Chávez).

En resumen, las perspectivas electorales de la oposición venezolana son nulas (aun siendo en verdad mayoría), dado el carácter dictatorial del régimen, solamente una resistencia política como la pregonada por ciertos líderes de la oposición, y respaldada por el eminente cardenal Castillo Lara, podría derrocar la dictadura, como en lógica se derrota cualquier dictadura.

CONCLUSION:
Los panoramas electorales de Colombia y Venezuela divergen diametralmente.

En Colombia, hay un proceso electoral democrático, con la certitud de la reelección del presidente Uribe.

En Venezuela, no hay democracia, y por lo tanto existe una completa incertidumbre acerca del futuro democrático del país:; solamente la resistencia de los sectores democráticos a la dictadura chapista, podría eventualmente derrocar el actual régimen.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba