Opinión Internacional

Prevé Brasil desbande guerrillero

El exitoso rescate de Ingrid Betancourt y otros 14 rehenes de las FARC realizado por el Ejército colombiano trajo alegría y alivio. A la región y al mundo. Pero la operación Jaque y, como consecuencia, la previsión de que la estrella de las FARC se apaga, no fue el único movimiento en el tablero político sudamericano. Hubo más de ellos esta semana y si bien no fueron tan espectaculares como el del miércoles en la selva colombiana, revelan que al menos algunas naciones de América del Sur decidieron marcar posición.

Días antes al rescate de Betancourt, el embajador de Colombia en Brasil, Tony Jozame Amar, adelantó algo de lo que seguramente se anunciará el 19 de julio próximo, cuando los presidentes de Brasil y Colombia, Luiz Inácio Lula da Silva y Alvaro Uribe, se reúnan en la fronteriza ciudad colombiana de Leticia. Según el diplomático, ambos países tendrían en marcha un plan de defensa conjunto para la Amazonia, en el que se prevé la construcción de una base militar binacional con puestos de vigilancia a lo largo de la frontera.

El objetivo es controlar, además del tráfico de armas y droga<, el cruce de narcoguerrilleros de las FARC hacia Brasil. Dos factores se suman ahora al dato geográfico de la extensa frontera amazónica brasileña (con Paraguay, Bolivia, Perú, Ecuador, Colombia y Venezuela). En el último año, el gobierno de Uribe está empujando a las FARC fuera de Colombia a puro golpe. Las FARC, tanto activas como desmovilizadas, eligen pasar a Brasil porque es el país con mejor perspectiva y realidad económica de la región.

Aunque el gobierno de Lula no cataloga a las FARC como grupo terrorista (por esta negativa, entre otras razones, es que Colombia se niega a entrar al Consejo Sudamericano de Defensa propuesto por Brasilia), las recientes declaraciones del ministro de Defensa, Nelson Jobim , corrigen en varios grados la posición política brasileña. « Cualquier guerrillero que cruce la frontera será recibido con balas », dijo. Está clarísimo: no se andarán con chicas.

Habilidad

Mientras tanto, la habilidad centenaria de Brasil para el juego diplomático también fue ejercida esta semana. Durante la cumbre tucumana del Mercosur, Lula, que ya había sido prevenido de que el venezolano Hugo Chávez arremetería otra vez -oralmente- contra la Cuarta Flota reinstalada por los EE.UU. para patrullar el Atlántico Sur, dijo: «Como hemos descubierto petróleo a 300 km de nuestra costa, queremos que EE.UU. nos explique cuál es la lógica para esa Cuarta Flota, más cuando vivimos en una región pacífica». Lula no hizo otra cosa que «brasileñizar» la cuestión para despegarse del planteo de Chávez (imperialismo, invasión yanqui, etc.) ya que Brasil y EE.UU. son aliados en la lucha contra el tráfico de drogas, armas y dinero. Son todos temas relacionados con el terrorismo y con el objetivo principal de la Cuarta Flota.

Pero hay que reconocer que una de cal y otra de arena dio el presidente brasileño. Además de diferenciarse del venezolano, también envió a EE.UU. un mensaje en la misma onda que la de sus Fuerzas Armadas. Según «Jornal do Brasil» (un diario que es casi un Boletín Oficial), habría clima de desconfianza en la Marina y Ejército, y la flota de Niteroi ya estaría lista para ir al mar. «Es para avisarles que tenemos patrullas propias», dijeron fuentes militares.

Prontamente, EE.UU. volvió a decir que la flota, que incluye a un portaviones Nimitz, con 90 cazas y varios submarinos nucleares, navegará lejos del litoral brasileño. Una aseveración componedora, casi tanto como la pronunciada por Chávez al enterarse del rescate de Betancourt. «El tiempo de los fusiles ha pasado», señaló.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba