Opinión Internacional

¿Quién espía a quién?

El tono utilizado por el Presidente Chavez en el Teatro Teresa Careño declarando “persona non grata” al agregado naval John Correa produjo la inmediata reciprocidad norteamericana al expulsar de la misma manera a la Ministro Consejero Yenny Figueredo Frías.

Las acusaciones de Chávez sobre el espionaje del agregado naval fueron repetidas por las más altas autoridades del régimen y, difundidas de manera exagerada por los medios oficiales, haciéndole un débil servicio a la República al echarle más leña al fuego.

La escalada de la “diplomacia del micrófono” ha involucrado al Ministro de Defensa, Rumsfeld; y al responsable de los servicios de seguridad, John Negroponte,, quienes han dado declaraciones similares en respuesta a los multiples ataques a “Mr.Danger”

Cuál es el sentido de esa “diplomacia espectáculo? Que gana el país con la continua confrontación? Nada, salvo aislar a Venezuela de la comunidad democrática de naciones.

Las ataques de la diplomacia bolivariana contra el Imperialismo norteamericano lamentablemente reproducen el estilo del G 2 Cubano, que aún conserva el mismo lenguaje de la Guerra Fría, ya inexistente después de la caída del muro de Berlin, con la excepción de países como Corea del Norte o Irán.

Descartando lo anecdótico de las denuncias de espionaje como las afirmaciones de que el Embajador come “arepas reina pepeada”, o que “conocemos el color de los muebles de una residencia en Prados del Este”, se convierte en algo grave cuando el Jefe de Estado le dá recomendaciones al Embajador Brownsfield de “que se cuide, que lo tenemos vigilado, lo tenemos infiltrado”

Frente a estas confesiones cabe preguntarse ¿Quién espía a quién? ¿Qué secretos esconde Venezuela?. ¿Se trata de una “disculpa” para dar inicio a una purga contra militares venezolanos no afectos a la Revolución? ¿Es parte de la dialéctica de la confrontación para desprestigiar a los Estados Unidos con falsos argumentos como los aportados por la agente venezolano-americana Eva Golinger y su “Código Chavez” o la reiterada utilización del ex Agentes de la CIA hoy en el campo anti-norte americano que se presentan permanentemente en Telesur y Venezolana de Televisión?

Afirmamos estar afectados por el espionaje pero creamos desequilibrios en otros países como Bolivia, al transmite la misma visión de la paranoia trasladando las angustias de magnicidio, planes de intervención, golpismo supuestamente promovido por la Embajada de los Estados Unidos en La Paz

Nuestros servicios de inteligencia deberían más bien evitarle al Presidente que lo acompañen impostores como el falso sacerdote Misael Martínez, o permitir que el falso psiquiatra colombiano se constituya en honorable testigo del asesinato de Anderson.

Fundado hace 24 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba