Opinión Internacional

Se habla mucho y se hace poco

En otras palabras, este fue el planteamiento del presidente de Panamá Ricardo Alberto Martinelli al presidente Chávez, anfitrión de la Cumbre de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños que se reunió desde el viernes, en una Venezuela de fantasía preparada para los visitantes. El presidente del país centroamericano insistió en que en estos eventos se discuten muchas cosas importantes, a las cuales posteriormente, no se les hace seguimiento, por lo que propuso la creación de una Secretaría Ejecutiva que se encargue precisamente, de recordar lo firmado y hablado.

Varias cosas importantes a propósito de la Cumbre, a la que el humor venezolano no dejó escapar y le adjudicaron un significado acorde con la realidad: Celac “Caramba encontré leche, aceite y café”, y digo un país de fantasía preparado para los visitantes, porque nunca entenderían, a menos que los pasearan por un supermercado o un Mercal, que en Venezuela, esa de lujo que los recibió, no se consiguen productos que en sus países sobran. Pero también hay que decir, que seguramente, para los presidentes civiles y electos todos, a excepción del hermano sucesor de Fidel Castro, (a ninguno de los dos los eligió nadie), les parecería como una excentricidad, que el encuentro fuera en un fuerte militar, cuando la realidad es que era el único especio donde podían estar relativamente seguros, eso, gracias a las extremas medidas de seguridad desplegadas por todo el periplo por donde habrían de moverse los visitantes. Si supieran la realidad de las cifras de muertes en manos del hampa, seguramente hubieran visto el fuerte de manera diferente.

Mucho menos sabrían los visitantes que mientras a ellos les sobraba de todo, incluso para complacer algunos excéntricos caprichos femeninos, en Venezuela los damnificados siguen ocupando hoteles expropiados, y que temporalmente, a unos dueños obligados a la quiebra. Miles de madres hacen colas interminables por una lata de leche en polvo, que ha estado más escasa que el oro.

Mientras uno de los temas a tratar fue la corrupción, como mal a erradicar, en este país es una invitada de lujo, en cualquier organismo o dependencia, avalada por la impunidad, una muestra de ello es que las denuncias sobre hechos de corrupción llegan a saco roto, mientras, además, una jueza considera que llamar “hijo de puta” a alguien es absolutamente legal.

También hay que mencionar que mientras Roy Chaderton, embajador del régimen ante la OEA, considera ofensivo y así lo expresa, que haya que acudir ante una instancia en los Estados Unidos para resolver asuntos de Derechos Humanos en Venezuela hay presos políticos y no políticos presos, como pretenden hacer creer, que además de estar injustamente privados de libertad sufren las peores condiciones violatorias de los derechos humanos y hasta se les niega atención médica especializada so riesgo de muerte.

Y exhibimos al mundo el caso insólito de la jueza Afiuni. O sea, el problema para el régimen es donde se resuelven los problemas de derechos humanos no la violación de los mismos.

¿Cuánto nos costó la cumbre?, es la interrogante que nos hacemos los venezolanos, porque para tantas necesidades hospitalarias, educativas, de seguridad, de servicios básicos y de atención a los más necesitados los recursos están escasos. Pero además, mientras este encuentro de presidentes y funcionarios de los países latinoamericanos y caribeños terminaba con cientos de acuerdos firmados nadie les dijo que aquí lo que más se ha hecho es firmar papeles, no sólo con Latinoamérica, sino con Rusia, China, Bielorrusia, Irán, Cuba, algunos países africanos y hasta ahora nadie ha visto el beneficio de estos. Una muestra, el convenio chino en Guayana, cuyos términos sólo conocen quienes lo suscribieron y por supuesto, hemos visto salir hierro por los muelles de FMO, lo que no hemos visto es entrar nada, sólo personas de nacionalidad china que sí hay muchas en la región.

Entonces, creo que el único que dijo algo sensato fue el presidente de Panamá, no sólo por el significado de lo que dijo, sino por donde lo dijo, en el país del cero seguimiento, en el que sobran cartas de intención, convenios, acuerdos, firmas y piedras fundacionales, pero escasea la ejecución, la eficiencia, la transparencia y las obras.

La Cumbre le permitió al presidente mostrarse como muy saludable, por ese lado fue exitosa, pero fracasó en el intento de que Latinoamérica prescinda de la OEA, ahí no hubo acuerdo y ese era uno de los objetivos más importantes del anfitrión. Ganaron quienes se llevaron firmado un convenio regalía, algo así como un souvenir de la rica y pobre Venezuela.

Detallitos… La protesta de los habitantes de El Callao, contra la ley que les arrebata su medio de vida, tuvo escaso eco en el gobierno, si bien es cierto que algunas promesas permitieron que se levantara la protesta, también es verdad que para el momento en que se escenificó lo más importante para el régimen era que los presidentes visitantes a la cumbre del Celac, vieran un país de mentira y eso pasaba por llegar a cualquier acuerdo, con tal de calmar a los callaoenses, falta ver ahora, cuando ya no hay visita, qué pasará con los reclamos de los habitantes de esa población del sur del estado…? ¿Qué convenios traerá el Gobernador de Portugal, que beneficien a Guayana?, para esta tierra fuera mucho, pero mucho más productivo, que se comenzara por solucionar los problemas básicos y eso no lo hará Portugal, tendríamos que hacerlo aquí, sólo con hacer realidad el slogan de las cientos de vallas del gobierno regional, que reza: “el trabajo es el camino”, lo que pasa es que no han conseguido la ruta hacia ese camino…

Cerros de basura se acumulan por todas partes en la ciudad, la Alcaldía definitivamente es incompetente para asumir el problema, porque no se trata sólo de comprar algunos camiones compactadores, sino de que hubiera un plan, un programa, aunque fuera un proyecto de saneamiento de la ciudad y eso, exactamente, es lo que carecemos. Qué lástima que se pasen los años y se pierdan las oportunidades para que retomemos el camino de una ciudad diferente, organizada, planificada… Pensé en escribir sobre los cambios en la CVG y las empresas básicas en cuento a su estructura y dependencia, pero prefiero limitarme a expresar la frase que repito siempre, desde hace doce años, en la CVG y las empresas básicas lo peor está por llegar, es así la importancia que tenemos para este gobierno… Una imagen captada en el canal 8, y publicada por una página web de noticias, muestra el momento en que entrevistan a Jackeline Farías, muestra en el insert (letras descriptivas que identifican o acompañan la imagen), “época de sembrina”, ellos quisieron decir decembrinas, me imagino que para carnaval correríamos el riesgo de leer carnes tolendas…

 

 

Fundado hace 24 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar

Cerrar
Botón volver arriba
Cerrar