Opinión Nacional

2012 es el año del cambio

Ha comenzado un  nuevo año. Normalmente el inicio de un nuevo año es ocasión propicia para promover la conciliación y el diálogo. Pero la palabra diálogo no figura en el léxico del régimen. Mucho menos los términos concordia o conciliación. Para la gran mayoría de los venezolanos será un año completamente lleno de esperanzas y de optimismo. Con la ayuda de Dios y con el voto se pondrá fin a 13 años de dictadura disfrazada de democracia. Las condiciones para lograrlo no pueden ser mejores.

La oposición ha logrado la unidad casi perfecta que conducirá a la escogencia de un candidato único para enfrentar al führer y sus pretensiones de monarca absoluto. Esto lo tien aterrado y lo lleva a asegurar que “matemática y políticamente” es imposible que la oposición pueda derrotarlo el 7 de octubre próximo. Lo  primero lo acepto, porque las matemáticas son susceptibles de manipulación y de eso “tenemos un rollo”. Lo segundo, eso de que políticamente no es posible que el candidato de la oposición triunfe, es la  admisipon de que empleará todos los recursos de que dispone para impedir el triunfo del candidato opositor. De hecho, lo viene haciendo desde hace mas de un año.

El führer denuncia que la oposición “anda en campaña por todos lados” a pesar de que todavía no ha comenzado la campaña. Finge ignorar que la campaña de los que él  llama “premajunches” -¡que falta de imaginación! – es para competir por la candidatura presidencial y no por la presidencia como tal. Su constumbre de atribuir a los demás lo que es él mismo lo lleva a tratar de descalificar a personas dignas, responsables, serias, capaces, como lo están demostrando en la campaña pre-primarias. El único verdadero majunche es él, que al cabo de 13 años de gobierno ha llevado el país a la ruina en su empeño por revivir e imponernos un régimen “obsoleto y periclitado”, copiado del sistema que fracasó en otros países, especialmente en dos de sus principales aliados – China y Rusia –,donde ha sido remplazado por el sistema caspitalista de libre empresa que él se empeña en destruir.

El 2012 es el año del cambio y eso tiene al fúhrer desesperado. Además de la concertación que se ha logrado la disidencia para enfrentarlo con un candidato unitario, las encuestas dan cuenta de que su arrastre en las masas, particularmente en la población menos favorecida e incluso dentro de sus propias huestes, está en picada. Sus esfuerzos por conservarbajo control a sus simpatizantes valiéndose de prebendas, dádivas, engaños, promesas y ofrecimientos mentirosos e hipócritas ya no rinden resultados. Lo que no obsta para que los beneficiarios, sin vender su alma al diablo,se aprovechen de la munificencia presidencial a costa del dinero de todos los venezolanos, del cual dispone como si fueran parte de su “chacarita” (portamonedas) personal. En el 2012 presenciaremos la manera grosera cómo se incrementará exponencialmente el populismo y el derroche para tratar de mantener la manada dentro del corral.

Mientras tanto, los pre-candidatos siguen recorriendo pacientemente el país y sus opciones demostrando que es posible elegir un presidente que gobierne para todos, sin distinción de color o parcialidad política. ¿Cual de los pre-candidatos será el afortunado? Eso lo decidiremos los venezolanos el 12 de febrero.

El otro factor fundamental que hace del 2012 el año del cambio es la condición de la salud del candidato oficial. Su prepotencia, sus abusos de poder, su ventajismo, resultan neutralizados por, hay que decirlo claramente, la espada de Damocles que pende sobre su capacidad de sobreponerse a la grave patología que le aqueja. Aún cuando logre superar el mal del cual padece, los electores se preguntarán si deben elegir un gobernante que no estará en condiciones – eso está ya a la vista de todos – de desempeñar plenamente las exigentes tareas que impone el ejercicio de la presidencia.

Muchos piensan todavía que lo de la enfermedad presidencial es una más de las comedias que acostumbre escenificar. Personalmente pienso que su estado de salud esta seriamente afectado. A pesar de que lo adverso no puedo dejar de desearle total recuperación. En el supuesto caso de que fuera una farsa, sería la burla, el vituperio mas grave que alguien podría hacer a su propio pueblo, a la opinión pública internacional y a sus propios colegas Jefes de Estado y de Gobierno de todo el mundo, que han dado por cierta la informnación acerca de su dolencia. Eso sería la estocada final al malogrado prestigio que todavía conserva.

Soy optimista pero no iluso. El 7 de octubre próximo elegiremos un nuevo presidente. Lo que no se puede predecir es cual será la reacción del führer cuando vea que ha sido derrotado. ¿Intentará copiar la conducta de sus hermanos Muhamar Khadafi y Bashar al Assad? ¿Se atrincher en Miraflores con el apoyo de su milicia personal y de los jefesotes militares que mas que por lealtad, lo defenderám por temor a perder los privilegios y beneficios obtenidos mediantre la corrupción y la adulancia?.

Si esto último ocurriera el coraje y el sacrificio de los tunecinos, los egipcios, los libios, los yemenitas, los sirios y ahora los rusos, debería servir de ejemplo de cómo hay pueblos dispuestos a luchar y sacrificarse por su libertad y sus derechos. También los militares leales a la Constitución deberán demostrar que su papel  no es servir a un déspota ni a una parcialidad política sino a la nación como un todo.

Deseo a mis lectores, incluso a aquellos que formulan comentarios críticos a mis escritos, un año 2012 muy feliz y próspero. Soy optimista. Lograremos el cambio para bien de todos y pido a Dios que ese cambio se materialice sin tráumas ni dolor para la familia venezolana.    

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba