Opinión Nacional

Aguas contaminadas de Maracay responsables de crecida del Lago

No obstante, para el diputado Germán Benedetti, miembro de la comisión permanente del agua del Consejo Legislativo del estado Carabobo, y la biólogo Yhilda Paredes, la solución inmediata está en aumentar el trasvase de aguas tratadas hacia Camatagua, a través de Tucutunemo, de 3 mil litros por segundo a 12 mil. Así lo reseñó entornointeligente

Ambos coinciden en que Aragua es el principal contaminante del Lago. Justifican su razonamiento basados en que de los 20 mil litros por segundo de aguas cloacales que entran a esta cuenca a través de los 22 afluentes (ríos, quebradas y caños), Carabobo solo deja 400 litros y Aragua 12 mil 400, el resto es sacado, en su mayoría, por la entidad carabobeña mediante el trasvase.

Según explica Benedetti, Carabobo envía en total 5 mil 600 litros por segundo, de los cuales trasvasa 5 mil 200 litros a la cuenca El Pao, mientras que del total enviado por Aragua, que asciende a 14 mil 400, solo 2 mil son sacados a través de Tucutunemo, agua que va directamente al embalse La Mariposa, dejando 12 mil 400 sin retirar, lo cual equivale a un 97%.

«Clíver Alcalá habla de desviar el río Aragua cuando ya ese río tiene una desviación a la Laguna Taiguaiguai, donde más o menos entran vía colectores más de 9 mil litros por segundo y ellos están trasvasando parte de esas aguas, allí medimos los parámetros y son cloacales, se envían al túnel de Tucutunemo donde bombean 3 mil litros por segundo para Camatagua que suministra agua a Caracas», explica Benedetti.

Agrega que de esa laguna de Taiguaiguai, hay un reboce hacia el caño Aparo, donde una cascada lleva estas mismas aguas que no son bombeadas a Tucutunemo, hacia el Lago de Valencia, las cuales forman parte de los 13 mil 600 litros por segundo que el estado vecino envía a esta cuenca.

«Nueve mil litros por segundo entran directamente por Aragua y el resto viene por el aliviadero de Taiguaiguai hacia el Lago de Valencia».

Sostiene además que esta alternativa «aparte de ser la más rápida, nos permite conservar las aguas porque tirarlas al mar es una locura de los mal llamados expertos de este tema», tras recalcar que debe hacerse, con aguas tratadas para evitar contaminar los embalses.

Recuerda que en un Aló Presidente, tras la inauguración del túnel, un geólogo habló de que se trasvasarían 3 mil litros por segundo, pero que su capacidad podía ser aumentada hasta cuatro veces. «Estamos hablando de que serían al menos 12 mil litros por segundo que dejarían de entrar y contaminar al Lago».

«Son las aguas cloacales de Aragua las que han originado esta crecida descontrolada y contaminante del Lago de Valencia», sostiene.

Para la biólogo Yhilda Paredes, sanear el embalse El Pao, al cual son trasvasados 5 mil 200 litros por segundo de aguas contaminadas del Lago, pudiera tardar hasta nueve años. Entre tanto, el proceso de potabilización sigue presentando fallas, toda vez que la alta salinidad y conductividad del agua impide los procesos regulares para que llegue saneada a nuestros hogares.

Paredes explica que «el agua que nos están dando es un agua distribuida con parámetros de aguas residuales por el trasvase de aguas que no son procesadas desde el Lago».

Detalla que por la salinidad, el sulfato de aluminio no cumple su proceso, el cual inicia con la atracción de partículas en suspensión que forman un grumo, lo cual es llamado coagulación debe estar seguido por la floculación y sedimentación. «Esto no ocurre, el grumo se hace pesado, cae al fondo se vuelve liviano y eso pasa a filtración por reboce y como los filtros no están en buen estado, se va y termina sedimentando en nuestros hogares», señala.

La biólogo cita como ejemplo que «si dejas el agua en un recipiente, en el fondo queda ese sedimento amarillo, cuando eso debe quedar en la planta de potabilización, y ahí están las partículas que deberíamos retirar para que el agua sea potable, ahí van las cianobacterias, el aluminio, nitrógeno y fósforo, todos elementos malos para nuestra salud».

La consecuencia directa sobre los consumidores, es decir, los habitantes de Carabobo, Aragua y Cojedes, es que el aluminio residual afecta la parte motora y el sistema nervioso, mientras que el nitrógeno y el fósforo son nutrientes para el desarrollo de cianobacterias que afectan la parte hepática, nerviosa y la dermis

Fundado hace 24 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Cerrar