Opinión Nacional

Al venezolano se le nubló la inteligencia

No se moleste amigo lector, ni me califique de fascista, u oligarca, esta es una frase coloquial, que utilizaba en contra de mi persona, en alguna actividad profesional, deportiva o general de mi vida, cuando me equivocaba, y decía: “Se me nubló la inteligencia”, como una forma de reconocer mi error. Mis amigos y enemigos reían y celebraban la ocurrencia. Realmente, la había dejado de usar en mi lenguaje, debido a que, ahora soy un hombre más viejo, menos público, más casero y “posiblemente” me equivoco un poco menos que antes.

Oigo muy a menudo a los políticos y a la gente de los medios de comunicación alabar desmesuradamente la conducta del colectivo, después de cada elección, por supuesto, dependiendo de los resultados. Que fue cívico, valiente, pacífico, inteligente, sabio, paciente y tolerante. Esos son los calificativos que recuerdo de momento, leo en la prensa u oigo por radio o televisión.

Dado que tiendo a identificarme con la corriente filosófica del pragmatismo – Doctrina filosófica desarrollada por los filósofos estadounidenses del siglo XIX Charles Sanders Peirce, William James y otros, según la cual la prueba de la verdad de una proposición es su utilidad práctica – me resisto a creer y validar todas estas loas y alabanzas al pueblo de Venezuela que estamos acostumbrados a oír de quienes desean sacar provecho político de su conducta.

El pueblo venezolano ni es inteligente, ni es sabio, ni es pacífico, ni es valiente, ni es tolerante. Es mayormente un pueblo ingenuo, ignorante y mal informado, que ha sido usado y sigue siendo utilizado demagógicamente por inescrupulosos y ambiciosos aventureros militares y civiles, para apoderarse del poder y de las riquezas de Venezuela; una de las más grandes del continente latino americano. Tan grande es nuestra riqueza natural, que mantiene a flote a gobiernos nefastos como el de CUBA, Bolivia, y Nicaragua; y ha contribuido a la estabilización económica de Argentina y del Brasil; por solo nombrar algunos gobiernos y países, que se benefician de nuestro sufrimiento y soportan y alcahuetean a esta tiranía chavista.

Al pueblo venezolano se le nubló la inteligencia, al votar mayoritariamente por la enmienda a la constitución, para permitir que los presidentes, gobernadores, alcaldes, y diputados, y demás cargos de elección popular, puedan aspirar a reelegirse indefinidamente en sus cargos hasta que lo deseen. Como sabemos, la actual constitución de 1999, solo permite una reelección. Ese pueblo que voto por el sí, el cual es una tercera parte de los votantes venezolanos, se equivocó y fue en contra de sus propios derechos, principios y conquistas, por las que tanta sangre se ha derramado en Venezuela, cuando se ha querido luchar en contra de una tiranía, las cuales hemos tenido a granel.

Ese pueblo no tiene ni idea de la magnitud de su equivocación. Quizás tendrán que pasar algunos años y tener sufrimientos para que lo admitan o lo entiendan. Mientras tanto, las celebraciones siguen, la corrupción se institucionaliza, el despilfarro aumenta, la ineficiencia persiste, las persecuciones se acrecientan, la soberbia se encumbra, la inflación sube, las reservas se reducen, el país no crece y las promesas y las ofertas demagógicas se retoman. Dios salve al pueblo de Venezuela, al cual pienso, que se le ha nublado la inteligencia.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba