Opinión Nacional

Alharaca

Desde hace once, ya casi doce años, los venezolanos hemos sido obligados a jugar al gato y al ratón y todavía no lo sabemos o no queremos darnos cuenta. El gato aplica toda clase de trucos y triquiñuelas para cazarnos y nosotros los ratones caemos en la trampa. Los ratones, ojo, no somos únicamente quienes militamos en la oposición al señor don gato y a la corte de misifús que lo obedecen ciegamente, sino también sus seguidores.

De manera que hay ratones grises, marrones, blancos, amarillentos, verdosos pero también rojos rojitos. A estos últimos se les hace creer que el gobierno felino es del pueblo, mejor dicho de los pobres, porque pongámonos de acuerdo de una vez: los ricos no son pueblo salvo que sean gaticos enriquecidos gracias a la  manga ancha y la vista gorda del señor don gato. A los ratones rojo rojitos se les dice que las culpas de sus males las tienen los empresarios, los banqueros, los constructores, Globovisión, los productores del campo, la Polar, y todos quienes son instrumentos del Imperio yanqui, y ellos -los  ratones rojos rojitos- caen mansitos en la trampa.
 
A los demás ratones no se les caza tan fácil porque conocen mejor los trucos del señor don gato, entonces éste debe aguzar el ingenio para inventar cada día un motivo, un tema que haga correr en cambote a la manada ratonil hasta las garras del gato. Una semana expropia, la otra ordena encarcelar, la siguiente amenaza, la que viene confisca, la próxima asalta y en todas y cada una insulta, agrede, ofende, abusa, atropella, miente, ridiculiza, humilla y se burla de los treinta millones de ratones del país y de sus misifús ministros.
 
El último invento del señor don gato ha sido vociferar en una de sus cadenas radiotelevisivas que si en 2012 los votos favorecen a un ratón cualquiera y no a él mismo su majestad imperial el señor don gato, los misifucitos apertrechados con tanques T-72S, fusiles kalashnikov, aviones zukhoi y demás armamento ruso, además de la bomba atómica que para la fecha estará lista gracias a la tecnología iraní obsequiada por el hermanazo del alma Mahmud Ahmadinejad, y con el apoyo imprescindible de los ratones milicianos de la tercera y cuarta edad, impedirían que ese ratón imperial, magnicida, vende patria, capitalista, burgués, oligarca, escuálido y c de su m hiciera valer su hipotética victoria de m……
No había pasado una semana cuando un misifucito llamado Henry Rangel Silva, un general que era adolescente cuando se sumó a los golpistas del 4-2-92 y cuyo entendimiento no ha evolucionado desde entonces, propaló que los misifús con armas no aceptarían otro jefe que no fuera el señor don gato, así el otro hubiese sacado todos los votos que el Plan República que el mismo -Rangel Silva- maneja, le permitiera sacar.
 
Entonces se armó la alharaca, hasta el secretario general de la OEA José Miguel Insulza se llevó sus rasguños por criticar al generalucho. Los ratones rojo rojitos en su mayoría enmudecieron y los ratones de la oposición nos volvimos locos. Los más atolondrados fueron los ratones de
oposición que son oposición de la oposición: que sigan los bobos de la MUD creyendo en elecciones, que a Chávez no lo saca ni Mandrake, que en 2011 o no hay elecciones o hay fraude como el de Pérez Jiménez en 1952, que Chávez va a estar en el poder hasta romper la marca de permanencia de papá Fidel, que aquí lo que hay es un golpe militar en puertas y paremos de enumerar.
 
No es que ésta que escribe, miembro de la ratonera oposicionista, sea más inteligente que el resto de sus congéneres sólo que se me plantean algunas interrogantes: ¿por qué si faltan casi dos años para las elecciones presidenciales el señor don gato y su misifucito antes general y ahora más de lo mismo pero en jefe, están amenazando a los ratones de oposición? ¿Nos
quieren meter miedo? ¿Han negado acaso el felino mayor y el inferior que aquí se vayan a realizar elecciones en 2012? ¿Qué es lo que proponen los ratones de oposición que son oposición de la oposición y que son como la Gata Flora (que algún argentino se los explique búsquenlo en Google) ¿No queremos ver que es otra trampa gatuna? ¿No nos damos cuenta de que los gatos mucho
maúllan cuando están asustados? ¿No vemos en el calendario la cantidad de meses que faltan para diciembre de 2012 y la catajarra de metidas de pata, fracasos, robos, escándalos a secas y narcoescándalos que le esperan al señor don gato? Y por último ¿es que acaso los ratones de oposición somos mochos?

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba