Opinión Nacional

Alo con AVEC

Parece que el pacto del 23E si dará sus frutos el 23N.

Casi tres horas de cadena nacional le costó a la Asociación Venezolana de Educación Católica, AVEC, para que le aprobaran, o al menos le prometieran, lo que por derecho les corresponde. A la red de colegios y escuelas, fundamentalmente orientados a enseñanzas de oficios y ubicados en barriadas populares donde no llega la educación oficial, le venían quitado buena parte de los subsidios que hace posible que esas instituciones funcionen. Y es que ellas funcionan bien, muy bien. Fe y Alegría entre ellas. Vimos en el presidio, cerca del teniente coronel, además de la hermana presidenta de AVEC a Jeremías O’Sullivan, Director General de INVECAPI, antiguo INCE-Iglesias, institución con más de 90 centros de excelente capacitación de mano de obra calificada. Y plenando el salón Ayacucho de Miraflores a directores de planteles de AVEC, sus coordinadores regionales, maestros y profesores, algunos indígenas y padres y representantes y niños, venidos de todo el país.

Es fácil deducir que esta reunión, propiciada entre otros por el ministro Navarro y algún general (según revelación de una de las maestras asistentes) y previas llamadas directas del propio TC, perseguía el propósito de aplacar las muchas manifestaciones realizadas en todo el país durante las últimas semanas, por los docentes y trabajadores de los planteles afiliados a la AVEC que reclamaban los subsidios suspendidos arbitrariamente que iban dirigidos a pagar sueldos y salarios y, se me ocurre mal pensadamente, para tratar de dividir a la educación privada creando diferencias entre la AVEC y las demás organizaciones que agrupan a los planteles privados del país que están llevando plomo revolucionario.

Fue triste y doloroso el espectáculo. Posiblemente la gran responsabilidad que tienen con sus casi seiscientos mil niños, niñas y jóvenes y de casi 40 mil empleados, de diferentes niveles, que dependen de esos subsidios fue lo que obligó a la directiva de AVEC, a la gente de Fe y Alegría y de INVECAPI, a aceptar esa humillante invitación. Tener que venir a la capital, en buses seguramente pagados por el propio gobierno, para estar no tres horas que esas fueron la de la cadena sino las casi seis horas que por cuestión de protocolo y seguridad deben pasar en palacio, suponemos que refrigerio mediante y helados (de Copelia?) para los chipilines -razón tuvo el niñito cuando le dijo: “si, estoy fastidiado”, respondiendo así por todos los presentes y por todos los televidentes- para tender la mano y recibir el dinero necesario para continuar su loable labor. Dinero que les corresponde por derecho y que es de todos los venezolanos, no del teniente coronel felón.

Fueron tres horas de repeticiones de todas las mentiras, sofismas o medias y verdades a que nos tiene acostumbrado. Manipulaciones de citas históricas y bíblicas, realizaciones que nadie ve, promesas y más promesas, anécdotas, chistes, Bolívar y Cristo, Mark y Lenin. How are you Jose Vicente. Y las bondades del socialismo y las maldades del capitalismo. Dando de tanto en tanto la palabra a la hermana Nubia, al hermano Jeremías, a unos indígenas y unos niños. Todos obligados a darle loas al mandatario. Por cierto que conociendo, como conozco, a Jeremías O’Sullivan, creo que cuando le habló sobre el haber conocido a su madre por allá por los sesenta y de que le auguraba verlo dentro de poco en la ONU, fue con todo el sarcasmo irlandés. Lo digo además porque Jeremías es un santo varón y el otro un Satanás. Que ignominia que en este país, sus naturales y sus instituciones, tengan que rendir pleitesía, bajar la cerviz ante el “caudillo bufón” para poder recibir lo que por ley, por obligación, por derecho, les corresponde y el Estado debe otorgar. Migajas ante lo que se va a Cuba, Bolivia, Argentina, Ecuador, Nicaragua y los bolsillos y cuentas bancarias de familiares y altos jerarcas. Veremos dentro de poco de nuevo a profesores y maestros de la AVEC reclamando la promesa incumplida. Anótenlo.

La cadena por otra parte otra parte sirvió para tapar varias noticias que se estarían produciendo en ese momento. Las actuaciones de los inhabilitados en el TSJ, la deportación del guerrillero y la lamentable detención del psiquiatra presidencial. Lanzó unas migajas a las universidades, re-propuso la conversión de IUT’s en universidades y anunció la nacionalización (estatización?) del Banco de Venezuela, devolviéndole así la franela del “porqué no te callas” al rey de España y las atenciones del presidente Zapatero; hasta un Viva España se le oyó.

Fundado hace 24 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba