Opinión Nacional

Ante el senado del Brasil

EN DEFENSA DE VENEZUELA Y SU DEMOCRACIA
INTERVENCIÓN DEL ALCALDE ANTONIO LEDEZMA ANTE COMISIÓN DE POLÍTICA EXTERIOR DEL SENADO DE BRASIL

Buenas tardes honorable senadores. En primer lugar mi agradecimiento al Senado de Brasil, no solamente a título personal sino a nombre del pueblo de Venezuela que afortunadamente ha sido escuchado por este foro legislativo y también debo reconocer el esfuerzo adelantado por esta Comisión presidida por el señor Eduardo Azeredo y valorar como muy positivo el trabajo que han cumplido en los estudios preliminares, con relación a la incorporación del Estado venezolano o del gobierno de Venezuela a MERCOSUR, que ha presentado el honorable senador Tasso Jereissati.

LA VOCACION INTEGRACIONISTA DE VENEZUELA
Vengo a defender la vocación integracionista de nuestro país, que no se puede confundir con la política expansionista que adelanta el presidente Hugo Chàvez.

Quería decir en primer lugar, que vengo a defender la vocación integracionista de nuestro país, que no se puede confundir con la política expansionista que adelanta el presidente Hugo Chàvez. Escuchaba al embajador Arslanian y él citaba la significación de Venezuela como país petrolero. Exactamente, Venezuela en su historia reciente, la que se ha escrito en la democracia de estas últimas décadas, ha usado el instrumento petrolero como un elemento para defender la integración, pero nunca como un instrumento para domesticar gobiernos o gobernantes que, por una u otra circunstancia, tengan que lidiar con problemas económicos internos. En el marco de esa vocación integracionista es que nosotros hemos aspirado a que nuestro país se incorpore a MERCOSUR. No es una pretensión de fecha reciente, se comenzó a defender esa tesis en la última administración del Presidente Rafael Caldera, quien compartía estas inquietudes con el Presidente de Brasil, para entonces, Fernando Henrique Cardoso. Con ese espíritu integracionista impulsamos desde Venezuela la Comunidad Andina de Naciones (CAN), el Grupo de los 3 (G3) y la consolidación de lo que ahora se conoce como UNASUR, porque vemos estas plataformas como un escenario más que conveniente para desarrollar políticas no sólo comerciales, sino también para desarrollar y defender valores y principios relacionados con nuestras democracias..

LA IMPORTANCIA DEL PROTOCOLO DE USHUAIA
El problema no puede limitarse a ver cuántas toneladas de alimentos puede vender Argentina a Venezuela o cuanto pueda comprarle Venezuela a Brasil, sino el punto atinente a la defensa de la democracia y el fiel cumplimiento de las normas de oro de la democracia.

Escuchaba al honorable embajador Sr. Arslanian hablar de las necesidades de incorporar a Venezuela, porque la presencia de Venezuela ayudaría a fortalecer los fondos de recursos financieros, y que además se podrían desarrollar políticas de intercambio sin obstáculos, se conseguiría hablar de tarifas, de ampliación de mercados y de códigos aduaneros, yo agregaría al lado de estas argumentaciones que hay aspectos relacionados con los protocolos que también son importantes, como el Protocolo de Ushuaia, el tema concerniente con la solución de controversias o conflictos con terceros países que no podemos soslayar. Estos son temas interconectados con los valores y virtudes de la democracia, que también se incorporan en la agenda del MERCOSUR. El problema no puede limitarse a ver cuántas toneladas de alimentos puede vender Argentina a Venezuela o cuanto pueda comprarle Venezuela a Brasil, sino que al lado de eso tenemos que consolidar, como lo han hecho los europeos, ejemplo que fue citado en la primera parte de este importante debate, el punto atinentes a la defensa de la democracia y de vigilar el fiel cumplimiento de las normas de oro de la democracia.

LEGITIMIDAD DE ORIGEN Y LEGITIMIDAD DE DESEMPEÑO
Sinónimo de democracia debe ser respeto a los derechos humanos y yo quiero informar a esta honorable Comisión que el gobierno de Venezuela no permite que ingrese a nuestro territorio, desde hace 6 años, una representación de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos.

Estimo que hay reglas técnicas y protocolos que deben ser privilegiados a la hora de tomar una decisión. Me dirán, por ejemplo, cuando me refiero a la caracterización del gobierno de Venezuela, que el gobierno de Venezuela disfruta de legitimidad de origen, y es verdad porque fue elegido con votación popular en elecciones presidenciales, pero es que así como es significativa la legitimidad de origen de un gobernante también debe serlo, para los que fungimos de custodios de los derechos humanos, de los valores democráticos, la legitimidad de desempeño.

Sinónimo de democracia debe ser respeto a los derechos humanos y yo quiero informar a esta honorable Comisión que el gobierno de Venezuela no permite que ingrese a nuestro territorio, desde hace 6 años, una representación de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos.

Sinónimo de democracia es respeto a los tratados internacionales. El actual poder judicial de Venezuela ha declarado, por boca de su presidenta, que los tratados internacionales que ha suscrito el gobierno de Venezuela no tienen validez en territorio venezolano si se adoptan decisiones que afecten a la revolución del Presidente Chávez.

Sinónimo de democracia es Estado de Derecho. En Venezuela el estado de derecho esta menoscabado, en el gobierno las instituciones están sometidas a un solo poder, un ejemplo con mucha fuerza que deseo exponer, esta en el caso de que en nuestro país se realizó el año 2007 un referéndum constitucional para que por la vía democrática los ciudadanos venezolanos decidiéramos, por la vía del voto, si apoyábamos o no una propuesta de reforma constitucional auspiciada por el Presidente Hugo Chávez. La mayoría del pueblo dictó un veredicto: rechazar esa propuesta de reforma constitucional, no obstante, el Presidente de la República, haciendo un fraude a esta Constitución Nacional (Ledezma muestra a la audiencia la constitución de Venezuela), ha venido aplicando por capítulos esa reforma que fue cuestionada democráticamente por la ciudadanía.

Sinónimo de democracia es libertad de expresión. En Venezuela la libertad de expresión esta también en entredicho, puedo presentar casos incontestables como, por ejemplo, el retiro de la licencia del canal más importantes de nuestro país como Radio Caracas Televisión, la persecución que se hace contra el canal de noticias Globovisión, sometido a una cacería por parte del actual régimen, el haberle retirado la concesión a más de 34 emisoras de radio y la receta de la autocensura que a través de una política de intimidación que se ha llevado adelante mostrando con fines intimidatorios a los venezolanos, “una lista negra de más de 100 emisoras de radio” que pudieran estar sometidas o expuestas a la guillotina del gobierno.

Sinónimo de democracia es que existan partidos políticos, resulta que el gobierno usa su ventajismo para obligar a los funcionarios públicos a inscribirse en el partido de gobierno, criminalizan y encarcelan a los dirigentes de oposición. Actualmente hay más de 2200 venezolanos sometidos a juicio penal, y decenas de venezolanos prisioneros, esta el caso concreto de quien es la primera autoridad después de quien les habla en la ciudad de Caracas, quien está preso en un retén de Yare, una cárcel venezolana, el prefecto Richard Blanco, sencillamente por un capricho del Presidente de la República, después de haber participado pacíficamente en una multitudinaria manifestación realizada el pasado 22 de agosto para rechazar la Ley de Educación que el gobierno impuso sin hacer la consulta debida a la sociedad venezolana. Igualmente están presos 11 trabajadores de la Alcaldía Metropolitana en un penal peligroso de Caracas, simplemente porque fueron a una manifestación a protestar por unos procedimientos de los que voy a hablar más adelante, están presos empresarios como el caso de Eligio Cedeño, militares retirados, periodistas activos , como el director del periódico El Nuevo País y director también de la revista Zeta, Rafael Poleo, quien tuvo que adoptar la figura del exilio, en vista de que en Venezuela no se tolera, como le corresponde a un gobernante democrático, la disidencia.

Sinónimo de democracia es respeto a los resultados electorales. A mí me escogió el pueblo de Caracas el pasado 23 de noviembre por mayoría, como el Alcalde de la ciudad capital. Unas semanas después comenzó el hostigamiento que está detallado en este informe que voy a entregar al señor presidente de la Comisión (El alcalde Ledezma consigna al senador Azeredo el informe). Acorralamiento que llevó incluso al asalto del palacio de donde yo debería despachar como Alcalde, mi oficina fue invadida por un grupo armado con metralletas, fusiles, personas cubriéndose el rostro con capuchas y cuando reclamábamos la actuación del gobierno nacional, el Presidente de la República comentó que “no se inmiscuía en ese dificultad porque eso era un problema de orden laboral”. A los tres meses de haber sido designado Alcalde por el pueblo, el Presidente ordenó al Parlamento, que él controla, la elaboración de leyes para crear una figura ejecutiva denominada “Jefatura de Gobierno” en contrariedad con lo que está establecido en esta Constitución que no pueden ser designados ejecutivamente funcionarios a este nivel, pues bien se designo por decreto esta funcionaria y luego fueron aprobando unas leyes que han permitido que el gobierno nos haga un vaciado financiero, quitándome el 90% del presupuesto que me corresponde administrar a mí como Alcalde de la ciudad de Caracas. La situación llegó a tales límites que tuve que tuve que protagonizar una huelga de hambre en la sede de la OEA, reclamando los recursos por parte del gobierno, tuvo que actuar la Secretaría General de la Organización de Estados Americanos, porque no solamente era el problema del Alcalde de la ciudad de Caracas, sino también la violación del artículo 164 de nuestra Constitución que consagra el proceso de descentralización, proceso que está siendo vulnerado con las decisiones arbitrarias del actual gobierno que aplica leyes inconstitucionales para revertir los procesos de transferencia de competencias a gobernadores y alcaldes que jubilosamente habíamos celebrado los venezolanos a partir del año 1989.

Democracia es sinónimo de separación de poderes. Allá, en mi país, dolorosamente lo digo, no hay separación de poderes. El Poder Ejecutivo controla el Parlamento e interviene el Poder Judicial y lo cito en este debate porque estos temas deben ser del conocimiento de los senadores de Brasil antes de que se apresten a tomar una decisión.

Siempre hay razones para que se ponga en tela de juicio o se sometan a inventario nuestras afirmaciones. Yo quiero en esta ocasión abrir un paréntesis, gracias a la generosidad de la presidencia de darme la palabra, para formular la invitación para que senadores de Brasil puedan visitar Venezuela y puedan conversar con distintos sectores de la vida nacional, para que constaten la veracidad o la falta de fundamento de todo cuanto yo he afirmado hasta este momento en esta Comisión.

SOMOS INTEGRACIONISTAS
Propongo una fórmula, que es la fórmula de reconocer la necesidad de que el Estado venezolano se incorpore a MERCOSUR, pero condicionado a que el gobierno de Venezuela de garantías de adhesión, de respeto, de acatamiento a los protocolos que ya citamos, como el Protocolo de Ushuaia, la solución de controversias y los compromisos con terceros países
Yo he dicho que somos integracionistas, y ciertamente lo somos. Integracionistas porque creemos que este es un mundo cada día más interrelacionado. No creo en aislamientos. El bloqueo a Cuba, en vez de ayudar a buscar la democracia sirvió para entronizar al régimen que aún perdura y tutela a esa nación y somete a ese sufrido pueblo cubano. Creo en la necesidad de que Venezuela debe retomar sus relaciones con la Comunidad Andina de Naciones, de donde nos retiró el Presidente de la República sin ninguna fórmula de juicio. Creo que es importante aprovechar las relaciones de vecindad, como decía el honorable embajador Arslanian, pero fíjense que hay una proximidad territorial entre Colombia y Venezuela, pero hoy en día, entre Venezuela y Colombia no hay relaciones comerciales. Venezuela importaba el equivalente a 5 mil 600 millones de dólares, desde Colombia: alimentos, medicamentos, repuestos para el parque automotor, todo ese tipo de relaciones ahora está en el limbo por una decisión que de la noche a la mañana precipitó el actual Presidente de la República. El G3, que tantos beneficios le trajo a Venezuela, a Colombia, a México, también fue liquidado.

Y cuando hablamos de MERCOSUR, desde el año 2006 está en las manos de los distintos gobiernos parte de este protocolo suscrito por los Presidentes de Argentina, de Brasil, de Uruguay y el Presidente de Paraguay. Desde el año 2006 se viene dando este debate. ¿Qué planteamos nosotros? o ¿Qué planteó? Considero que una cosa es el Estado de Venezuela y otra cosa es el gobierno de Venezuela, una cosa es el pueblo de Venezuela y otra cosa el gobierno de Venezuela. El Estado es permanente, lo circunstancial es este gobierno. El primero que da motivos para que se prolongue este debate en torno a la incorporación o no de Venezuela a MERCOSUR es el propio Presidente de la República. Por eso lo que creo es que el Presidente juega al aislamiento y por eso propongo una fórmula, que es la fórmula de reconocer la necesidad de que el Estado venezolano se incorpore a MERCOSUR, pero condicionado a que el gobierno de Venezuela de garantías de adhesión, de respeto, de acatamiento a los protocolos que ya citamos, como el Protocolo de Ushuaia, la solución de controversias y los compromisos con terceros países. Voy a citar dos ejemplos, si no me equivoco hay un protocolo o un acuerdo con Israel. ¿Cómo cumpliría ese acuerdo Venezuela cuando en este momento no tenemos ni siquiera el portero de la Embajada de Israel?, porque con ocasión del conflicto entre Israel y Palestina, lo que no hicieron otros países del Medio Oriente lo hizo Venezuela, como fue quebrantar las relaciones con el Estado de Israel y expulsar del territorio venezolano al embajador y a todo el personal de esa embajada. ¿Cómo se pueden consolidar las relaciones, los protocolos o el interés que pueda tener MERCOSUR con Colombia como estado asociado, si actualmente se recrudecen las discrepancias entre el gobierno de Venezuela y el gobierno de Colombia? De allí que son importantes las reglas del juego, yo creo que el Presidente Chávez mientras más aislado este, más peligroso va a ser para la integración y para la paz de nuestro continente.

Yo creo que MERCOSUR, así como tiene que estar pendiente de los códigos aduaneros, no puede actuar ni tomar decisiones como si un paraban le impidiera observar las amenazas contra la paz, para no ver como se están menoscabando derechos fundamentales de la ciudadanía como los son: el derecho a la libertad, el derecho a la información, derecho a la propiedad y el derecho a elegir.

Estas son las primeras consideraciones que quiero dejar ante ustedes, con la esperanza de que se interprete cabalmente la inquietud que me ha hecho abrir un espacio muy corto en mi agenda como Alcalde de la ciudad de Caracas, para viajar por unas pocas horas para esta acogedora ciudad. Señor presidente, señores senadores, muchas gracias.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba