Opinión Nacional

Aprender

Entre el llamado a la abstención, la proliferación de candidatos y la guerrilla verbal, se moviliza la oposición. Es increíble que entre tanta presunta capacidad, no haya un acuerdo, no sólo candidatural, sino de respeto por los aspirantes propios que han surgido.

Apenas en marzo, todavía se está a tiempo de enderezar.

Veamos, llamar a la abstención es un suicidio. No ir a votar porque el CNE no garantiza la pulcritud del proceso, es como renunciar a escribir porque la mayoría de los medios de comunicación no informa en función de la verdad, sino de las conveniencias e intereses de sus dueños. Si el periodista renunciase a escribir, da al dueño más libertad para que haga lo que le venga en gana con la opinión pública. El más básico sentido común aconseja prepararse para ganar y simultáneamente para lograr depurar el proceso eleccionario. Que la tarea es doble y fatigosa, por supuesto que sí, pero hay que dar la batalla.

Aparecieron los candidatos que venían sonando, pero proliferan aspirantes abiertos y tapados que perdieron su oportunidad, no porque hayan fracasado previamente o porque no sean capaces, sino porque se retiraron de la escena diaria, bajaron la guardia, pero aspiran renacer desde la abulia.

Lo peor en este panorama es la guerrilla verbal de quienes despotrican de todo el que se lanza, inclusive de esos nuevos aspirantes sin oportunidad. La leña va y viene, entre voceros oficiosos de algunos de los aspirantes naturales y de los que no, provenientes todos de la oposición. Si se hace un balance de lo que se lee en anónimos o firmado, casi ninguno de los probables opositores tiene las condiciones. Y no hay verdadero análisis, sino cizaña a la orden.

No hay que ser un lince para percibir que el chavecismo goza con la rebatiña opositora. Es una contienda sin quilates y lastrada con amenazantes anuncios de venganza. La retaliación no debe ser el estandarte de ningún grupo opositor inteligente que procure conmover al electorado, tampoco la burla. Que nadie olvide cómo la gallina de Arias Cárdenas se devolvió contra él. Tómese en cambio el modelaje bueno de (%=Link(«http://es.wikipedia.org/wiki/Michelle_Bachelet»,»Michelle Bachellet»)%), la presidenta chilena, quien torturada por la DINA, llama empero magnánima su país a la conciliación.

No sólo son los políticos tradicionales quienes no aprenden, tampoco los improvisados que andan por allí. De lo que se ve, se concluye que ni siquiera volver a la normalidad será fácil, no sólo por culpa del chavecismo, sino también por la perniciosa mala educación de quienes no lo saben combatir. Hay apremio, pues quedan pocos meses para aprender.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba