Opinión Nacional

Australia, rumbo trazado

En los últimos años Australia se ha convertido en uno de los destinos más llamativos para la sociedad internacional, producto de una llamada y creciente ola de migración que ha transformado al país oceánico en una fuente de oportunidades para la industria, los estudios, el deporte, la política, la cultura y tantos otros campos de la vida humana. Que quizás comenzaron a fluir de manera más efervescente, en el umbral de la llegada del nuevo milenio con la presentación de los juegos olímpicos en Sídney 2000, pero que no acabaría tan solo con ese majestuoso evento, sino que abriría las puertas de nuevos tiempos para el pueblo y la Nación Australiana.

Su capital, Canberra, se encuentra en el Territorio de la Capital Australiana. La población en 2006 era de unos 20,6 millones de habitantes, concentrados principalmente en las grandes ciudades costeras: Sídney, Melbourne, Brisbane, Perth y Adelaida. Australia es uno de los mejores lugares del mundo para vivir y estudiar. El nivel de vida está entre los mejores del mundo, y los costos son competitivos, El sistema educativo australiano tiene una sólida reputación internacional de excelencia. Se estudie en una universidad, en una escuela, en un instituto de formación profesional o en un instituto de enseñanza de inglés. Por otro lado, la situación demográfica de Australia es muy estable, con una tasa de crecimiento de la población similar a la de los países europeos, por lo que se genera una brecha entre los puestos de trabajo disponibles y la cantidad de personas que pueden cubrir estos puestos. Es por eso que en 1999 el gobierno australiano implementó el sistema migratorio actual, poniendo énfasis en atraer a aquellos inmigrantes calificados que las industrias y empresas australianas requieren. A través del Departamento de Inmigración y Asuntos Multiculturales (DIMA), se permite la migración a Australia bajo distintos programas. Sin duda es una nación de inmigrantes, la población australiana está conformada por personas que provienen de todos los rincones del mundo. Alrededor del 23% de los australianos ha nacido en otro país y por encima de la cuarta parte de la población tiene padres que han nacido en el extranjero.

Australia posee una próspera economía mixta occidental, con una renta per cápita ligeramente superior a la del Reino Unido, Alemania y Francia, en términos de paridad de poder adquisitivo. La nación se encuentra en el segundo lugar en el Índice de Desarrollo Humano llevado a cabo en 2009 por las Naciones Unidas, siendo superada sólo por Noruega; ocupa el sexto puesto en el índice de calidad de vida de la revista The Economist (2005). En los años recientes, la economía australiana ha resistido el bajón económico mundial, lo cual se hace visible en el crecimiento de su economía doméstica y en el mantenimiento de los negocios y el consumo. Un estudio de la World Health Organization determinó que la esperanza de vida saludable en Australia es de 70.1 para los hombres y de 73.2 para las mujeres, ubicando a este país muy por encima de los latinoamericanos, con una diferencia que oscila entre los 10 y los 15 años.

Su progresión política se maneja bajo la Mancomunidad de Australia, que es una monarquía constitucional y tiene un sistema de gobierno parlamentario. La reina Isabel II es actualmente la jefa del Estado australiano y utiliza el título formal de Reina de Australia, cumpliendo un rol diferente al que ejerce en otros reinos de la Mancomunidad. Ella es nominalmente representada por el Gobernador General a nivel federal y por el gobernador de cada estado. Aunque la Constitución brinda amplios poderes ejecutivos al Gobernador General, la puesta en práctica de los mismos es llevada a cabo generalmente sólo con el asesoramiento del Primer Ministro.

Precisamente este ultimo aspecto ya ha comenzado a debatirse, y posiblemente cuando la Reina Isabel II ya no se encuentre como figura líder de la Mancomunidad, los Australianos decidan pasar a ser Republica, separándose del concepto de Estado que han mantenido hasta ahora, camino hacía un visible poder publico mucho más independiente. De momento el panorama vislumbra un duelo de tendencias producto de las recientes elecciones, que no dieron mayoría absoluta en el Parlamento ni al gobernante partido Laborista de la primer ministro Julia Gillard, ni a la coalición opositora encabezada por Tony Abbott, para alcanzar los 76 escaños que les habría asegurado una mayoría. Cifras preliminares sugieren que los laboristas se quedarán con 72 de los 150 escaños de la cámara baja del Parlamento, y la coalición de oposición con 73. El resto de las diputaciones se las repartirían cuatro candidatos independientes y un representante del Partido Verde.

Australia es por mucho, un país diferente a la zona inexplorada y poco conocida que se dibujo en siglos pasados, hoy representa una de las plataformas de interés global más atractivas del mundo contemporáneo, tal cual como lo conocemos, plasmándose como nicho de oportunidades, emprendimiento y desarrollo para los ciudadanos de todo el mundo, de cara al siglo XXI

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba