Opinión Nacional

Candidatos ponchaos

Que tu quieres ser diputados para la Asamblea? Escuche hermano. Esa una responsabilidad histórica que trasciende cualquier aspiración personal y profesional que tú puedas tener o que desees asumir. Un diputado debe tener el guáramo y la autoridad moral para enfrentarse a un poder omnipresente que ha socavado la esencia de todo poder independiente que consagra nuestra Constitución. Acá habrá que tener los pantalones bien puestos, para controlar y detener el despilfarro de los dineros públicos que de manera inclemente e irresponsable que ha hecho el Presidente, no solo en el país, si no en el exterior para la promoción y exportación de su modelo revolucionario.

Si tú quieres sentarse en ese curul querido amigo y quieres ganarte mi voto, tienes que demostrar con hechos y no palabras que habéis defendido tus principios sin haber negociado tu posición a intereses de poder. Que no te has llevado a nadie por delante a punta de dinero, ofensas y malabarismos políticos y que no tendrás un bozal de arepa a costa de viajar semanalmente a la capital. Que no te llevaras a escondidas frasquitos de huevos chimbos a ministros o al presidente del Partido y que no compartirás en los restaurantes frente a un frasco de whisky, las comisiones y contratos oficiales. Tampoco deberás estar pendiente en el aeroclub a ver quién te de la cola en aviones privados. Ni pendiente de entradas a conciertos y fiestecitas privadas. Porque esos es lo que yo he visto de los diputados tradicionales que hasta la fecha nos han representado. O no?
Ese hombre que siente en la Asamblea tendrá la oportunidad de opinar el destino del Contralor, Procurador, Fiscal, Defensor del Pueblo, Magistrados del Tribunal Supremo de Justicia, y será testigo excepcional de la juramentación del próximo Presidente de la Republica. Los próximos diputados, querido amigo, deben tener el gañote bien templado para reclamar y rescatar la autonomía a las regiones porque los de ahora, se bajaron los pantalones y las faldas ante la bravura del poder, sin importar que nos quedáramos sin la administración de puertos, aeropuertos y autopistas. Yo no te he visto que tú has escrito ni una línea en defensa de la Federación, ni siquiera has levantado la mano para decir este puerto es mío.

A punta de café, de llamaditas de teléfonos, de escribir pendejadas en facebook, de enviar mensajitos en ese blackberry y de compartir sonrisitas con lideritos en la mesa, crees que vas a ganas a mi voto y ser nada más y nada menos que Diputado para la Restauración de la Republica. No hermanito, estáis pelando. No podrás ser candidato ni me representarás, si no has sido un hombre o una mujer ejemplar, responsable con tus padres, con tus esposas y tus hijos, cumplidor de tus obligaciones, haber honrado a tu patria y ser un defensor – por cualquier vía – de los más necesitados y desposeídos sin importar el color o militancia. Necesitáis, haber sido un excelente trabajador o empleado, haber pagado todas tus deudas por insignificantes que sean y haber sido solidario con el prójimo. Necesitas haber doblegado tus más grandes debilidades y haberlas ofrecido a tus semejantes, a Dios o al Universo, para que te conviertan en hombre y mujer de carácter, de bien. Necesitas haber entendido que significa la democracia, la libertad y la inclusión, que son los valores que más necesitamos para el rescate de la patria., Si no calificas hermano, conmigo estáis ponchao ¡!!

Fundado hace 24 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba