Opinión Nacional

Chávez puede ser inhabilitado

Todos los decretos del dictador llevan ahora de encabezado: «Con el supremo compromiso y voluntad de lograr la mayor eficacia política y calidad revolucionaria en la construcción del socialismo y la refundación de la nación venezolana…». Tan explícito acto de fuerza vuelve írrito y nulo todo lo que Chávez decreta. Nadie autorizó el primer servidor público ni a invocar como fuente de legitimidad su privado «compromiso y voluntad supremos» ni a construir un socialismo y refundar la nación venezolana. La Constitución y el voto de 2007 lo constriñen a permanecer en menos extravagantes cauces democráticos: los artículos 2 y 6 le imponen garantizar libertad, democracia y pluralismo, y el 232 lo hace «responsable de sus actos y del cumplimiento de sus obligaciones», siendo la primera (artículo 236) la de cumplir y hacer cumplir una Constitución en que no figuran ni construcciones del socialismo ni refundaciones de la nación.

Por suerte nuestra, la carta magna nació blindada contra aventureros del poder; ella «no perderá su vigencia (artículo 333) si dejare de observarse por acto de fuerza» y «el pueblo de Venezuela (artículo 350) (…) desconocerá cualquier régimen (…) que contraríe los valores, principios y garantías democráticos», en cuya eventualidad «todo ciudadano (artículo 333) (…) tendrá el deber de colaborar en el restablecimiento de su efectiva vigencia». Esta nota periodística apunta a dicho deber, e invita a quienes aún preguntan «con qué se come el artículo 350» a que recapaciten y se acojan a su imperativo.

En su última fase, los anteriores gobiernos confiscaron la Constitución en beneficio de camarillas y malagradecidos aliados mediáticos; pero el chavismo lo hizo peor, a semejanza de aquellos aberrados sexuales que encierran a la hija en un sótano y bajan a violarla. Así actuó Chávez con la Constitución, la engendró para violarla de manera serial, conforme a su estrategia del golpe permanente, ahora con paroxismo destinado a «legitimar» su dictadura perenne mediante: a) la figura anticonstitucional de la «comunidad» para una ingobernabilidad controlada; b) otra escalada al control de los grandes mecanismos sociales de producción y comunicación del saber (universidades, radiotelevisión y comunicación electrónica) para asegurarse clones ideológicos; c) más avances hacia una economía planificada y estatizada; d) la grotesca imposición a los asambleístas de un «prohibido cambiar de opinión»; e) el impedimento para las ONG sociales de recibir ayuda externa (mientras Chávez envía millones a sus agitadores internacionales); f) un «no man’s land» alrededor de los neodiputados opositores, y g) una cuarta Ley Habilitante. Chávez se salió con su estafa política: le impuso al país una Constitución que no existe, lo que le hace inhabilitable.

Si a eso sumamos su destrucción moral y material de Venezuela (país más violento y con la mayor inflación del mundo, dos devaluaciones en dos años de PIB negativo, dádivas pagadas con desasistencia a venezolanos en necesidad, financiamiento de potencia invasora) sobran razones y hechos para desconocer un régimen que «contraría los valores, principios y garantías democráticos», y un presidente incompetente y «sobreseído» que jamás concedió a ningún opositor amnistía, indulto o sobreseimiento.

¿Cómo lograr un «impedimento» a que Chávez siga en el poder? El camino judicial que condujo al impeachment de CAP es hoy inviable porque aquél era un demócrata y éste un dictador, aquella una democracia de poderes autónomos y éste un absolutismo. Queda la vía del mahatma Gandhi, de la desobediencia civil, del artículo 350.

La socióloga Evangelina García Prince publica en estos días un muy inspirador documento en la materia que todos debieran leer: http:// www.codigovenezuela.com/ sistema/wp-content/ uploads/2010/12/Ciudadanía-Efectiva-y-Desobediencia-Civil-2010-1.pdf.

La hora de pasar a la acción por desobediencia civil, por el artículo 350, ha llegado; si es menester, pasando por encima de la Mesa de la Unidad, que sólo atina a convocar cacerolazos.

Fundado hace 26 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba