Opinión Nacional

Chávez y los estudiantes

La historia nos enseña infinidad de ocasiones en las cuales, formidables adversarios, depusieron momentáneamente su enfrentamiento para conversar, llegar a acuerdos y racionalizar el combate que sostenían. Desde el evangélico encuentro de Jesucristo con Satanás, el del Libertador Simón Bolívar, quien desprovisto de escoltas y parafernalia alguna, sin temer por su vida se presento inerme ante Pablo Morillo. Anwar el Sadat, no tuvo empacho en reunirse con su par israelí, como tampoco lo tuvo Yasser Arafat. Gorbachov se reunió con Reagan y con Bush padre, como Nixon con Mao, Mandela con De Klerk. Pero suponerse que una eminencia tan grande, la individualidad mas brillante en la historia de la humanidad, un ser mas poderoso que Zeus, Júpiter o el mismo Yahvé, pueda sentarse sin temor a compartir con “unos currutacos, lacayos del imperialismo, alienados y manipulados burguesitos del Este” sería una temeridad. Una deidad tan pura, como Su Serenísima Santidad Hugo Rafael Chávez Frías, cuya sapiencia opaca a la de los siete sabios de Grecia, no podría correr el riesgo de contaminarse con la peste que portan estos insensatos muchachos venezolanos. Sin embargo, sería interesante que un ser de tanta luz como él, mas brillante que cien soles pudiera alumbrar el entendimiento de estos desgraciados jóvenes y convencerlos, tal como hizo con Gustavo Cisneros y otros dueños de medios, a incorporarse al revolucionario e ingeniosísimo desarrollo de los gallineros verticales, de los Fundos Zamoranos, los cultivos organoponicos, a la carpintería de la grandiosa Base Aeroespacial que se construye en Guasdualito, y que eclipsará a Cabo Cañaveral, a Bainokur, y a la de la Guayana francesa, con el exquisito diseño de esa luminaria militar. Muller Rojas y con tecnología haitiana y cubana, hará de Venezuela una potencia espacial tan pronto como terminemos la construcción de la supermoderna fábrica de naves extraterrestres. Igual podría explicarles a estos despistados muchachos, como a pesar de haber podido contratar a todos los Premios Nóbel para venir a servir de profesores a tiempo completo en Venezuela, es mas provechoso regalar nuestro dinero a cuanto chulo nos pase por el frente. Que es preferible construir casas, aeropuertos, refinerías, autopistas, puentes, oleoductos y gasoductos en el extranjero, antes de ocuparse de resolver los problemas del país. Que es prioritario combatir al invisible enemigo del imperialismo, antes que a la delincuencia, al desempleo, la falta de viviendas y oportunidades, el desabastecimientos alimentario y de todo tipo que sufrimos los mortales venezolanos. Les aclararía a esos mentecatos cabezas huecas que es mas conveniente entregarles el sistema de salud a los cubanos, que le hicieron tres operaciones fallidas nada menos que al mismísimo Fidel Castro, y que es mas preferible que nuestras escuelas de Medicina se dediquen a una etérea y pirata “ medicina comunitaria “ antes que ocuparse de la genética, la robótica, células madres, ADN y todas esas rarezas que ocupan el tiempo de los médicos e investigadores de las aborrecibles naciones desarrolladas. Aclararles que es más provechoso volver a los conucos de la Edad De Piedra, al trueque, antes que adentrarnos en los arcanos de la agricultura transgenica. De las bondades que nos ofrece el Socialismo de Siglo XXI, que con ellos no se repetirán los prodigios de los jóvenes del 28, del 36 o del 58, y mucho menos de los del Mayo francés del 68. Muchas cosas podría hacer éste megadios venezolano para hacer entrar a éstos estudiantes por el camino de la racionalidad, pero su tiempo está dedicado a ver como puede producir biocombustible con toda esa paja que sale de su inmunda boca, para fregar los planes de Lula y de Bush. Lástima, porque nos gustaría ver esa reunión de Chávez y los estudiantes.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba