Opinión Nacional

Con los comunistas no se negocia, no tienen palabra

“El llamado método Chaz fracasó.

Así lo dio a entender Carlos Azpúrua, propietario del hato La Marqueseña, al informar que el Gobierno rompió con su palabra, toda vez que ordenó el desalojo de esa propiedad sin esperar la decisión de los tribunales, con respecto a la titularidad de esas tierras.

Se conoció que ayer el presidente del Instituto Nacional de Tierras, Richard Vivas, acudió a las instalaciones de La Marqueseña y colocó en la puerta un oficio, en el que se notifica a los propietarios que en un lapso de 15 días deben retirar el ganado hacia las tierras en producción…

El dueño de La Marqueseña desconoce por qué se cambiaron los términos de la negociación, pues asegura que venían en un proceso de diálogo con representantes del Ejecutivo y sólo esperaban que los resultados fueran fructíferos. “No sé que pasó. Aquí en Barinas las cosas se enrarecieron con el caso del Central Azucarero Ezequiel Zamora. Ahora, no sé si pretende cambiar un escándalo por otro”, acotó.

(%=Image(2811965,»R»)%)

De acuerdo con Azpúrua, el directivo del organismo agrario le manifestó que esas tierras son propiedad de la Nación y que, por tanto, no van esperar el pronunciamiento de los tribunales. Días después, Azpúrua se reunió con el ministro de Agricultura y Tierras, Elías Jaua, quien sólo se limitó a explicarle que la ocupación de las 4 mil hectáreas de La Marqueseña era una “decisión política”, que debía acatar…

(%=Image(5855786,»L»)%)“Yo le explique al ministro que se estaba violando el orden legal, porque no existía una sentencia de los tribunales que declarase las tierras de La Marqueseña como baldías. Ya Jaua me respondió que la revolución está por encima del orden legal”…

Al quedar sin efecto el llamado método Chaz, los propietarios de otros hatos corren el riesgo de ser sujetos de un desalojo. Allí se apunta Jaime Pérez Branger, representante de Agropecuaria San Francisco, así como el dueño del hato San Leonardo, Orlando Echenagucia, entre otros”. (El Nacional – A/22, Martes 14 de Marzo de 2006).

Por otra parte, hay que recordar que cuando el domingo 25 de septiembre del año pasado salieron a la calle innumerables marchas y manifestaciones con el fin de protestar por el atropello que se había cometido por parte del régimen de Hugo Chávez en contra de la familia Azpúrua al invadirles La Marqueseña, de repente salió declarando el sr. Carlos Azpúrua y entre otras cosas dijo:

“Creo en el Señor Presidente porque me aseguró que aquí no se va a atropellar a nadie…”

Al poco tiempo Pedro Penzini López hizo el siguiente resumen de lo antes dicho:

“La opinión pública reaccionó indignada ante la posición sumisa de Azpúrua… La periodista Marta Colomina reaccionó con asombro sobre la respuesta de Azpúrua a quién le pidió su opinión sobre los comentarios negativos de Chávez hacia Globovisión ya que su respuesta fue distante, no mostró reciprocidad ni fue consecuente con quienes lo había apoyado y defendido…(%=Image(9279067,»R»)%)

¿Se conformarán los Azpúrua con 1.500 de las 8 mil hectáreas que integran su propiedad?..¿Continuarán los medios y la opinión pública apoyando a los ganaderos? Ahora… ¿quién sabe? («Información privilegiada», Noticiero Digital.Com, Miércoles, Sept 28).

Tengo profundo respeto por Carlos Azpúrua, su señora esposa y su familia. Los conozco de hace muchos años y puedo dar fe que se trata de un hombre honorable, decente, honesto y muy trabajador, eso es una cosa; pero otra cosa es el hecho cierto que actuó con una gran ingenuidad según él mismo reconoce, le salió demasiado cara su ingenuidad del método “Chaz” y en consecuencia se quedó sin el chivo y sin el mecate: sin La Marqueseña, sin indemnización y sin nada; el método “Chaz” del que se convirtió junto con Chávez en su gran defensor, predicador y propiciador tanto es así que fue a FEDECAMARAS a venderlo, se volvió sal y agua, tanto es así que no quedó ni método “Chaz”, ni método “Chez”, ni método «Chiz», ni método “Choz”, ni método “Chuz”.

Además, lamentablemente Carlos Azpúrua perdió la capacidad de convocatoria que tuvo el pasado 25 de septiembre, en este momento sería como el cuento del pastorcito y el lobo: “ahí viene el lobo, ahí viene el lobo, ahí viene el lobo”; o del niño que decía “me ahogo, “me ahogo, me ahogo”; y ojalá que no caiga en una nueva ingenuidad de ir al Tribunal Supremo de Justicia a pedir una justicia que no le van a dar: los “magistrados” se convirtieron en “los niños cantores revolucionarios” ya que están mas ocupados en ensayar y perfeccionar el coro de “uh ah Chávez no se va” que en ocuparse de asuntos menores como lo es La Marqueseña.

Por otra parte, el pasado 10 de febrero del presente año se firma un acuerdo judicial entre la periodista Ibéyise Pacheco y el coronel del ejército Ángel Bellorín, donde por una parte Ibéyise Pacheco se retractaba de de todo lo que había escrito en contra coronel Bellorín y a cambio de esto, éste le otorgaba el correspondiente perdón, medida que anulaba la acción penal contemplada en el artículo 106 del Código Penal y que a la vez evitaba que Ibéyise Pacheco fuera condenada a prisión por el supuesto delito de en el delito de “difamación” en contra del oficial del ejército antes dicho.

Por otra parte, “tribunal ordena captura de la periodista Ibéyise Pacheco

El Tribunal 11 de Ejecución libró este lunes en la tarde orden de captura en contra de la periodista Ibéyise Pacheco por la comisión del delito de difamación agravada contra el coronel Ángel Bellorín, por el cual fue condenada a 9 meses de prisión.

Claudia Mujica, abogada defensora de la periodista, informó que el tribunal le negó el beneficio de suspensión condicional de la pena por falso testimonio…”.

En vista de todo lo anterior nos preguntamos, ¿de qué le valió a Ibéyise Pacheco el haber llegado a un acuerdo judicial con el coronel Ángel Bellorín si el régimen de Chávez no le iba a cumplir su palabra?

Una persona amiga a raíz de los hechos antes dichos de Ibéyise Pacheco y de Carlos Azpúrua me comentó:

“No se debe negociar con comunistas, los comunistas no tienen palabra y no son gente de honor”.

Es un craso error confiar en quienes no honran su palabra, en quienes ni siquiera caballeros saben ser.

Todos estos lamentables hechos nos deberían hacer reflexionar que con el diablo (los comunistas) no se debe negociar: no honran sus compromisos.

De los errores cometidos tenemos que aprender para enmendarlos, corregirlos y superarlos.

Muchas veces hemos sido ingenuos y nuestra ingenuidad le ha permitido a los que no tienen ni palabra ni honor salirse con la suya; deberíamos meditar sobre esto y dejar de ser ingenuos.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba