Opinión Nacional

Contaminación del agua del planeta

La hidrósfera, que es la masa de agua que cubre el 71% de la superficie de la tierra, está constituida en un 97% por agua salada y el resto por agua dulce. Ella permite las condiciones benignas del clima mundial y algo no menos importante: una dinámica que hace posible un mecanismo ecológico de descontaminación del planeta, mediante la recolección, filtrado y dilución de las sustancias polucionantes ambientales. Cuando la energía solar calienta el planeta y sus rayos inciden sobre la hidrósfera: océanos, ríos, lagos, lagunas represas, o caen sobre la superficie del suelo y en consecuencia sobre las plantas, el agua se evapora y sube a la atmósfera transformada en gas, dejando atrás las impurezas disueltas que contenía su estado líquido.

Por otra parte por efectos de la gravedad, el agua de precipitación se infiltra a través del material poroso del suelo formado por capas de arena y/o de arcilla. En este tránsito del agua hacia los acuíferos o depósitos de agua subterránea, el líquido se purifica ya que se remueven y arrastran los contaminantes, si el material polucionante no es excesivo. De manera que el planeta tierra tiene un mecanismo de autorregulación de los materiales contaminantes; el problema es que cuando la cuantía de estos es exagerada la mayoría de las bacterias y otros agentes patógenos, así como los sólidos en suspensión, no son efectivamente filtrados a través de los suelos arenosos, lo que ocasiona la contaminación de las aguas subterráneas.

Las aguas de escorrentía y arrastre pueden llevar desde los campos de cultivo herbicidas, pesticidas y fertilizantes, afectando seriamente la vida acuática, ocasionando la imposibilidad del desarrollo de la acuicultura, o causando el crecimiento explosivo de algas en el agua al punto que se conviertan en un grave problema en un determinado ecosistema. Las aguas de escorrentía también conducen los contaminantes que provienen de tubos, alcantarillas y diques de conducción; ejemplos de estas descargas son las cloacas de las ciudades, los efluentes de las fábrica y de las plantas de tratamiento de aguas residuales, las descargas de las plantas eléctricas, los residuos de las minas de carbón y de los barcos tanqueros transportadores de combustibles, las descargas de las plataformas petroleras en el mar, etc.

Por su parte los elementos contaminantes provenientes de desperdicios orgánicos que por lo general son biodegradables, pueden serlo por digestión aeróbica, a través de organismos descomponedores, teles como bacterias y hongos, siempre y cuando exista en el agua, suficiente oxígeno disuelto. Los desechos orgánicos provienen de procesos de escorrentía de aguas urbanas, plantas de procesamiento de alimentos de origen animal, plantas textiles, plantas productoras de papel, etc. Cuando aguas superficiales son sobrecargadas de desperdicios biodegradables, se genera una proliferación explosiva de descomponedores que reducen la disponibilidad y suministro de oxígeno disuelto para otros organismos acuáticos, especialmente los peces, hasta el punto que estos mueren por sofocación.

Un gran número y diversidad de compuestos químicos inorgánicos solubles en el agua, tales como, ácidos, sales, metales tóxicos, etc., llegan al agua. Los ácidos pueden entrar a contaminar el agua desde diversos tipos de fuentes industriales y por efectos de la lluvia ácida.. Las sales de sodio, calcio y otros elementos, pueden alcanzar el agua por intermedio de la irrigación, de las operaciones de perforación de pozos petroleros, de numerosos procesos industriales, de la escorrentía de procesos urbanos, etc. Las descargas de procesos industriales de la minería contaminan el agua con compuestos de metales pesados tóxicos como el arsénico, cadmio, cromo, plomo y mercurio. De manera que son altas las posibilidades que el agua que al final tomamos y consumimos a través de los alimentos, se pueda contaminar fácilmente.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba