Opinión Nacional

Cuando lo que se hereda no se hurta…..

Antonio Machado solía expresarse a través de un personaje, profesor apócrifo, llamado Juan de Mairena, destacado por sus donaires, apuntes y recuerdos, de cuya mordacidad y trato intimo, solo el genio literario podía dar cuenta. En cierta oportunidad se vio en la obligación de bregar con un padre que indignado reclamaba una calificación que recibió su hijo, los términos del encuentro son los siguientes: «La escena violenta, aunque también rápida, era inevitable. — ¿ Le basta a usted ver a un niño para suspenderlo? – decía el visitante, abriendo los brazos con ademán irónico de asombro admirativo. Mairena contestaba, rojo de cólera y golpeando el suelo con el bastón:
¡Me basta ver a su padre¡.

Viendo el comportamiento de algunos jóvenes que bajo la imprecisa denominación de estudiantes se han dado a la improductiva tarea de defender a Marcel Granier y los intereses de sus empresas, es fácil suponer, no de ellos, sino de sus padres, cual es el orden de sus modelos de pensamiento político. Cual la orientación de sus esquemas de racionalidad y sobre todo explicar el incendiario temple de sus formas de actuación «ciudadana». Para concluir en aquella sentencia: «de tal palo tal astilla» y copio parte de la letra de una canción homónima y que alude al asunto:

De tal palo, tal astilla /De tal suerte, Barranquilla /Tá llorando, tá que arde /Tá diciendo, puta madre. La cito solo por mera incitación a la memoria y para buscar las posible semejantes.

Volviendo a la mil veces criticada deformación periodística, de la demencia por generalización, que practican nuestros editores de periódicos y repiten sus gacetilleros en radio y TV, nos encontramos ahora con una nueva hazaña o raya, esta vez, calificar esta nueva táctica como de «acción de los jóvenes estudiantes». Realizada por «todos los estudiantes» de Venezuela en contra de la tiranía.

Primera falacia: unir la condición de jóvenes con la de estudiantes. Irreal pues la población entre los 18 y 24 años mayoritariamente no pertenecen a la categoría de estudiantes. Pues lamentablemente, muchos de ellos están ocupando lugar en los espacios laborales o en situación de desempleados, cuando deberían estar dedicados al estudio. Todo a pesar de los diversos planes y programas de educación que masivamente han sido puestos en vigencia (Ribas, Sucre, Vuelvan Caras, Innovación etc.).

Por tanto la categoría jóvenes también le corresponde a esa masa de seres humanos que han tenido la necesidad de enfrentar su presente a través de la responsabilidad laboral. Ellos también existen y reconocido por datos empíricos que sus preocupaciones políticas y sociales están en un rumbo bien diferente al corsé que la mediática supone sobre la forma de actuar de los jóvenes frente al estrambótico y artificial problema que se trata de crear con la aplicación de medida judicial de la terminación por vía administrativa de una concesión.

Segunda falacia: hablar de una categoría «todos los estudiantes de Venezuela», según el CNU la matricula universitaria total en el 2005 era 1.200.000, de los cuales, cerca de 800.000 estaban en las universidades publicas, 200.000 en los politécnicos y el resto en la universidades privadas U. Santa María: 31.000/, U. Católica Andrés Bello: 11.000/, U. Metropolitana: 5.000/ U. Monte Ávila: 450/. Las universidades publicas U. Central de Venezuela: 52.000/, LU. Zulia: 50.000/, U. L Andes 36.000/, U. Carabobo: 48.000/, UD. Oriente: 46.000.

Si partimos del dato de la composición de los resultados de las ultimas elecciones presidenciales realizadas en el país en el 2004, no es irreal suponer que el porcentaje que apoyo las tendencias progresistas que se ubico en 70% del electorado que ganó, se mantiene. Se supone que aun hay mayoría.

Es una tendencia que se sostiene, inclusive en las universidades, sobre todo las publicas.

Se podría aceptar que las Universidades privadas, estimando la composición del origen de clase de sus estudiantes, ofrece la ventaja numérica a quienes adversa al gobierno y apoyan el orden neoliberal.

Por lo tanto, es muy probable, que quienes conforman estos grupos de marchistas y mantienen mayorìa en las operaciones de calle provengan, como visualmente se observa, de las de la población de las universidades privadas. Lo cual no los hace deleznables. Solo, que hay que considerar, un asunto de fondo, cómo es, que ellos representan a las factores e intereses de la derecha y ultra derecha. Los mismos, que tanto a nivel nacional como en el orden internacional mas firmemente se oponen al gobierno. Sin embargo, esa calificación de todos los estudiantes se debe restringir, a algunos estudiantes de universidades, básicamente, privadas. Formulación mas precisa.

Determinar el origen de la universidad a la cual pertenecen los grupos manifestantes, nos lleva, al tema del asunto del origen de clase de quienes actúan políticamente como opositores, lo que en democracia es asunto válido.

Pero nos lleva a reconocer otra falacia.

Falacia: los marchista opositores se califican como: estudiantes no políticos. Los dos términos están en clara contradicción. Pues alguien que estudia, esta actuando, al realizar sus análisis y optando entre ideas, por tanto utilizando un esquema ideológico. Además, quién participa de una acción de protesta, obvio es, que hace política. Quien estudia, está exigido a desarrollar discursos para explicar las tesis que escoge. Pero, no solo las que escoge, sino las que rechaza, por ende debe optar entre grupos de ideas totalmente contradictorias. Esta escogencia es ideológica por ende política. Escoger defender los intereses de un grupo empresarial frente a una opción diferente, es un acto político. Mas aún, si al hablar escogen la idea de la libertad de expresión, para estructurar un discurso, pues, este es un ejercicio de valor y fundamento básicamente político. De igual forma, cuando en la preparación del discurso, se escoge una oración, y además, con deliberada intención se escamotean los motivos de la preferencia, ya es un asunto político. Si transmuto una expresión y la utilizo como un valor filosófico, (por ejemplo, si me desplazo del valor empresa y lo trastoco y transformo por el valor libertad de expresión o de la libertad pura) estoy incurriendo en un vicio de construcción lógica. Una trampa. Por ende motivando un engaño. Una contradicción. En cuyo fondo y propósito, existe un ejercicio de política.

Falacia, Somos estudiantes no políticos: es otra expresión que busca evadir la confrontación de ideas. Al tratar de establecer una separación falaz entre términos, cuya naturaleza los hace comunes. Esto es un modelo claro de, defenderse o atacar a través de un falso dilema. Que supone, en la categoría estudiante, casi un valor de lo impoluto. Se pretende con una imagen prefabricada hacer ver a este ser como una entelequia que puede estar al margen de las contingencias de lo político. Como una figura intemporal sin conexión ni relaciones con el mundo social. Carajo, ¡!ojala fuera así!!, de cuantos planazos, cabillazos adecos, tiros de fusil y patadas de policías y militares me hubiera salvado, cuando era estudiante, y nada que decir mis cercanos, catorce amigos muertos.

Agreguemos, que quienes en estos días le dan asesoría a los estudiantes para que ordenen: desde sus vestimentas, forma de hablar o presentar sus espectáculos noticias. Además, escogen sus slogans, frases, clichés, y preparan su parafernalia televisiva no hacen sino repetir en ellos los comportamientos que implantaron en sus padres. Consultores que dan entrenamiento en todos los campos, organizativos, de identidad; y para llegar al clímax, los adiestran haciendo (por exceso) que sus gestos y frases aparezcan como vacías y aparentemente descoloridas y sin contenido político. Inanes. Desleidas. Para que no se parezcan ni a ellos mismos. Para que repitan los comportamientos que los visualizan cómo seres sin contenido. Que aprendan palabras y slogans y se expresen, tal cual se ven: sin ninguna convicción. Parecen muñecos de cuñas comerciales
Es poco probable que estos jóvenes se manejen con la unicidad de criterio que exhiben sin el auxilio de alguien, que desde los medios y con ayuda de consultores de imagen se los halla predefinido. Moldeado. No es un azar que todos las frases y propuestas de Pej. Manos pintadas de blanco, sean los mismas que antes utilizaron los momios chilenos contra Allende o ese gesto tonto y usada de quitarse en medio del acto su franela, para descubrir otra vestimenta. Siendo otra vez, poco original (por momento pensé que sacarían una franela con un logo de Mac Donald). Truco que también han utilizado hace muy poco tiempo para llevar a cabo movimientos similares en varios países europeos. No en vano quienes aquí los corrigen y forman, si conocen y copian las nada secretas formulas publicitarias de desestabilización que acaban aplicar en Azerbaiján, Ucrania (manitas pintadas de blanco y clavelitos y otras zarandajas mas a la moda).

Falacia: la frase mentirosa, pensada como táctica, somos estudiantes no políticos, además, esta cargada de contenidos éticos. Pues pretender, asociar, político, con indeseable, corrupto, negativo, vulgar, camorrero. En contraposición a estudiante, como: inocente, pulcro, incorruptible, digno por ende, ser negado a vivir en el campo de la política. Sabemos que todo este movimiento está orquestado; responde a un burdo plan; que incluye presencia de rectores, profesores, de las universidades, así como, dueños, editores y cuerpos directivos de los periódicos, hasta llegar a empresas de publicidad y asesores en construcción de imagen de empresas. Sus programas lograron en principio tener algún impacto. Movilizaron y aún movilizan apoyos mediáticos, que es su gran y única fortaleza.

La locución tiene sentido, origen y causa definida. Todo estos modos de presentar (disfrazados) a los estudiantes tiene su razón. La misma es una consecuencia del ensayo de negación y desprestigio de la política que se originó en una campaña que desde los años 80 desataron los medios en Venezuela. Argumentaban en contra de la vida y practica de la acción política en el país.

Los empresarios de la comunicación y los dueños de los medios se propusieron desprestigiar la actividad política. En este empeño el foco ofensivo tuvo dirección. El objetivo concreto era, destruir el modelo de los partidos políticos existentes en Venezuela. Partido como representación y depositario de un desfalleciente estilo de control (brutal y policial) y dirección ( ganada y ocupada por la corrupción) era uno de los símbolos de la Cuarta Republica. No existe duda que al inicio de esta razzia las figuras y lideres de los partidos AD y Copey, como sus estructuras ya estaban en vías de desaparición. Buena parte del trabajo favor de su desprestigio y descalificación lo lograron sus mismos lideres con sus desastrosas practicas diarios. Sin embargo esto no se hubiera logrado sin el esmero y cariño que a la tarea del aniquilamiento le pusieron los dueños y editores de medios.

La tarea se justificaba sin duda alguna: razones de higiene. Pero el asesinato como bella pieza del horror humana siempre debe responder a una pregunta ¿quién se beneficia¿, con esta desaparición. La respuesta se da a coro y es inobjetable. En primer lugar, los propietarios (dueños) de los medios venezolanos. Que históricamente, estaban convencidos de que de allí en adelanta, ya no necesitan de los payasos para controlar el circo. Por primera vez en lo que iba de siglo esta era la mas clara oportunidad que tenían de asumir hasta la Presidencia de la Republica. Como en efecto se produjo. Su sueño: comenzar a construir una nueva hegemonía. Un nuevo bloque de poder. Habiendo desprestigiado el cuadro político vigente ellos y sus medios se encargarían de construir el nuevo estado a su imagen y semejanza a su libre albedrío. Dueños si, aunque solo intermediarios del poder foráneo que los controla.

Esta fue la imagen que tuvieron sobre la política los jóvenes de nuestro país. Desolación y campo de pelea entre truhanes sin futuro. De allí que esa empobrecida imagen fue el modelo que recibieron los jóvenes. Por lo cual se explica que quieran aparecer como asilados de ese mundo. Ajenos a él. Resistentes a él. Saltando hacia otro lado, ¡ Zape!!.

Este cuadro lo crearon los dueños de los grandes medios. Pues habiendo palpado el determinante papel que sus recursos informativos tenía en la vida nacional, decidieron ocupar el lugar de los partidos políticos. Desde ese momento la caída de los agrupaciones políticas fue un hecho; con resurgimiento de un terrible Dr. Drácula: la política como show mediático. Tendencia que en vez de extinguirse se a concretado como es fácilmente observable. Los medios con impudicia rayana en la soberbia han seguido mandando desde este espacio. El acopio de pruebas de este proceso y sus resultados son inconmensurables. Solo el testimonio de Granier bastaría como prueba.

Claro el proceso se hubiera coronado si no surge Chávez. Sin embargo ante el sueño roto de hacerse con el poder, solo les quedo el control del productivo espacio mediático. Conociendo la fortaleza de este factor y contando con un grupo de disociados que se les unió siguieron actuando en contra de gobierno electo. Aun no han enterrado su voracidad. Aun siguen pretendiendo. Aun continúan con su vocación por ver resuelto sus ansias con un golpe de estado y …. ya .. un manotazo y adiós chavismo y pueblo que lo apoya.

De allí que en este nuevo capítulo haber logrado el concurso, aunque se temporal de los estudiantes en la calle es un nuevo respiro. Una nueva, aunque lánguida esperanza.

Por tanto, escuchar a los lideres estudiantiles de oposición proponer con aparente candor: su independencia frente al mundo político, no es sino una comprobación del programa definido por los propietarios de los medios. Sobre todo cuando esta ponencia, para mayor cinismo, es emitida, como se produce diariamente, por los mismo medios y canales, y sin censura alguna. ¿Será esta una manera de hacer notoria y soberbia la presencia definitiva de los medios en ese espacio de la política¿.

Es difícil de digerir esta trampa que quieren hacernos pasar, contando con la ingenuidad e docilidad de los jóvenes estudiantes. Ellos con su rostro de buena alimentación y músculos de gimnasio y anabolizantes responden al patrón estético que suplanta la poco fashion imagen de los Ramos Allup, Ledezmas, Cabezas de Motor, Piñeruas, Lusinchis, la errática Hernández o las poco actuales de los copeyanos aun llorando el abandono que les hizo Caldera.

En su propuesta por aislarse de la política estos jóvenes estudiantes juegan a practicar la independencia que sus asesores de imagen le han recomendó. Aunque, la verdad sea dicha, cada día es mas notoria su posición insoslayablemente comprometida con la línea política eminentemente neoliberal. Pues aunque se contoneen siempre se les ve el bojote. Esto por qué, cuanto mayor es el peso que los canales de TV en el financiamiento, apoyo y descarada planificación de todas sus proposiciones y lloronas; así cómo manifestaciones políticas que diariamente llevan a cabo, mas al descubiertos se ponen.

De modo que, todo cuanto hacen tiene origen y color en el desenfreno opositor que los impulsa. De igual forma, es adecuado llamar la atención sobre el volumen de la ignorancia que en materia política exhiben. Así como monumental su recortado verbo e inusual su retrasado estilo expositivo, muy de telenovela o de party fashion. Los veo poco aptos como para que se piense en ellos como posibles lideres en la dirección futura del país. Creo que un poco de lectura y menos contacto con esos asesores de imagen o limitar su relación con directores de medios, sería de bastante ayuda, en su tratamiento de recuperación de su estado de convalecencia intelectual.

Falacia: modelística etno racial. Existe otro tema a ser discutido en este nuevo frente de batalla, en el que se recurre a una nueva arma ofensiva, en este caso: la población estudiantil. A este destacamento se le presenta como bastión de resistencia y modelo de juventud. Pero veamos, como ha sido empaquetado este nuevo producto por las empresas de publicidad y vendido por los medios y la televisión. Primero, la imagen que ellos pretenden establecer de la población venezolana, se presenta a un joven o jovencita cuyos patrones estéticos los hacen acreedores a un pase de acceso a cualquier lugar nocturno de moda. Bien alimentados. Bien vestidos. Casi un adolescente de un país desarrollado. Un Miami boy. Pero ¿ es ese, el joven mayoritario de nuestras poblaciones¿. Da la impresión de que esto no es del todo correcto.

Es necesario abrir un paréntesis sobre este tema. Conviene establecer que no se trata de hacer una apología que arbitre sobre temas raciales. De producir bases para un enfrentamiento étnico. Pero es obligado, por notorio, que con los antecedentes con que contamos de la capacidad de la publicidad y la televisión venezolana de crear patrones antropológicos de la estética de los niños bien. Fijar lo in. Definir lo fashion, como recurso para cuadrar en sus emisiones diferentes patrones de belleza y su correlato social. En ellos se establecen normas de relación, competencia y comparación social sobre la base de criterios estrictamente raciales, para vender sus productos y emisiones publicitarias. Si no, que baste una pequeña revisión sobre las características etno raciales de todas las modelos y los modelos que participan de las cuñas que se emiten por la TV hoy mismo, para sacar conclusiones sobre el tema.

De modo que, la producción de este programa tipo reality show, sobre la juventud en la política, presentando de un lado los buenos (ellos) y malos, del lado chapista. así se completa este innovador espectáculo que actualmente estamos presenciando por cortesía de Globovisión y auspicios del Nacional y El Universal con guión de publicidad Ars, mas apoyo de consultores de imagen.

Esta etapa de la confrontación nos ha llevado por un camino adonde la palabra la han tenido quienes han conformado este multi casting de producción entre buenos (niños bien, hijos de papa y mamá) y malos (niches, y tierruítos, flojos, reposeros eternos, desclazados, que han tenido la osadía de colearse, hasta, en los salones de clase adonde asiste la gente bien).

¿Hay diferencias entre unos y otros?. Obvias, pues además de las notorias provistas por el origen de clase de cada grupo, existen otras menos salvables. Pej. del grupo de los jóvenes de la universidades privadas, se puede esperar todo, menos que discutan el fondo de los problemas. ¡ Que se atrevan a decir!: ¿Qué defienden¿. ¿Qué ideología profesan¿. Menos aún reconocer, como es obvio, que son profundamente derechistas. Pero sus costosos asesores les han recomendado que solo expongan frases de máximo una palabra: Libertad; SOS; autonomía; y una muy compleja: Libertad de expresión. De allí solo balbuceos y frases alargadas con gorjeos de niña o niño fashion: Veeess, coool, paaana, burrrda de lo bueno, gueooon.

Lo singular es que, con tales y reducidas ideas, es poco probable que puedan construir un discurso medianamente comprensible y motivante. Lo peor sería que se les ocurriera hacerlo, pues de inmediato les brotaría la savia discursiva, en ellos latente de su origen Adeco o copeyano. Si se escarbara algo, sin duda surgiría la vena, heredada del protervo literato, Ledezma o las sesudas concepciones de ese prócer a quien injustamente y sin motivo los enemigos llaman dizque, Cabeza de Motor; o, en el peor de los casos, acudir a la enjundia que nutre a algunos de los supervivientes de la Quinta Cujicíto o a quienes hoy los han sustituido.

Es que, eso de atacar una idea, sin precisar realmente con se propone sustituir. Que país se proponen crear, es tan imbécil o imposible como esperar de Carla Angola una ayuda intelectual para entender una tira cómica de Pepita y Lorenzo.

Todo el programa de subversión y presencia callejera con el apoyo de los estudiantes iba bien, hasta que los buenos de la película se saltaron el guión y cometieron el error de pedir un debate en la Asamblea Nacional. Pusieron, tal y cómo se lee en su carta a la A.N, la condición de que este fuera transmitido en cadena nacional. Grave error. Para su sorpresa se les concedió todo cuanto pidieron y mas. Este singular evento tuvo, con la huida de los estudiantes de las Universidades conocidas, el mas bochornoso espectáculo de horror de todos cuanto ellos han protagonizado. Fue un come back del desastre, solo comparable con el bufo golpe de estado que sus padres protagonizaron. Ahora están a mano, con sus progenitores. A cada cual su propia torpeza. A cada cual su fracaso. Empate.

Imagino que la sociedad que ellos proponen construir debe ser una republica de la abundancia. Pero no ha de ser la riqueza en solidaridad humana. Seguro que entenderán la opulencia en términos de un organización basada en el control y adonde abunde la mercancía y exacerbe al máximo el consumo y se amplíe la acumulación. Una sociedad con una poderosa fuerza ampliamente especializada para organizar con leyes, el uso de la mercancía y la acumulación. Propondrán, tal y como debe suceder en las fabricas y empresas, de quienes hoy reciben ayuda y pago de facturas para organizar sus mítines; el desarrollo de una mágica concepción, en la cual reza: qué, el producto del trabajo humano se pagará como otra mercancía, y, con otras mercancías.

Conclusión: que ante este cúmulo de datos sobre las falacias en que se fundamenta la estrategia que solo se apoya en el recurso de los estudiantes y viéndolos como puras y frágiles criaturas mediatizadas el futuro de la formula además de frágil e estéril. Debe apagarse en muy poco plazo. Salvo los mismos estudiantes (no sus tutores) tomen conciencia de la patraña y escojan su propio camino, al margen de tanto zángano que quiere explotar su imagen y definan su propio rumbo. En esto les deseo suerte.

Referencia
Machado A. (1989). II Prosas completas, edición crítica mirativo. Oreste Macri. España, Irun. Fundación Antonio Machado. Espasa Calpe. Pág. 1976.

Letras de Canciones de La Vela Puerca. Artista: La Vela Puerca. Álbum: Deskarado. Canción: De tal palo tal astilla
Refrán: «puta la madre, puta la hija, puta la manta que las cobija». Refrán popular que significa que la hija sigue los pasos de la madre y se moldea por la educación que recibe. Santamaría explica su sentido paremiológico con este otro refrán: «puta la madre, puta la hija, puta la manta que las cobija». Tiene la forma de una descripción.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba