Opinión Nacional

De patrulleros a ciudadanos

Recientemente, en un discurso pronunciado en El Poliedro de Caracas, el presidente Chávez admitió implícitamente que no había logrado una fórmula para organizar definitivamente a sus seguidores, hasta que apareció la de los patrulleros. Consecuente con el lenguaje militar que ha empleado (nos preguntamos, ¿y si hubiese sido farmacéutico?), la ocurrencia no goza de originalidad alguna, excepto que la Venezuela contemporánea conoce de una repugnante concepción policíaca de la política y de la militancia partidista.

Las patrullas, el patrullaje y los patrulleros, comporta el cumplimiento de instrucciones inapelables, la vigilancia estrecha, el espionaje, la delación, presuntamente especializada en los actos electorales. Una elemental indagación de tan particular modo de asumir los espacios públicos, revelan una familiaridad demasiado cercana con los comités de defensa de la revolución que, en Cuba, persiguen y reprimen hasta el más modesto gesto de disidencia.

El revocatorio presidencial ofrece la oportunidad para que los patrulleros se conviertan en ciudadanos capaces de elegir y ser elegidos, de debatir y ser debatidos, de cuestionar y ser cuestionados. Oportunidad peligrosa para un gobierno que, chantajeándolos con el erario de todos los venezolanos, los desea dóciles, obedientes, prestos al sacrificio por una causa que la sienten cada vez más ajena.

La defensa del “No” es riesgosa, si los seguidores de buena fe del régimen reclaman razones y emociones auténticas. Saben de la urgencia de un empleo o de seguridad personal e intuyen que, en cada tonelada de la propaganda que está anegando las calles del país, se les va el pan de la casa. Por consiguiente, no hay interrogación alguna que puedan formular sobre la inexistencia de una política económica y social coherente, fiable y sostenida, condenados al culto anacrónico de la personalidad presidencial.

Sobra el testimonio de aquellos que no firmaron para no poner en peligro su puesto de trabajo, la obtención de un documento público o el cupo en alguna institución. E, incluso, sobre los que, sintiéndose ciudadanos, votarán afirmativa, decidida y secretamente, abandonando la simulación de un patrullaje por el que no sienten vocación.

Fundado hace 26 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba