Opinión Nacional

Democracia y quiebre institucional

En su sentido etimológico Democracia significa gobierno del pueblo; definición demasiado extensa que no da cabida al concepto de ciudadano menos al de clase social. La idea de pueblo alude a un colectivo sin diferenciar los intereses; casi siempre contrapuestos de los ciudadanos agrupados en definidas clases sociales. Partiendo de esa consideración, se impone también desestructurar las nociones de democracia representativa y participativa, para sincerar su basamento ideológico de lo concreto práctico de sus posibilidades.

Una de las críticas- que desde el campo de la izquierda extrema se le imputó al punto fijismo- fue a más de los calificativos de democracia burguesa, la de ser una democracia representativa; que para colmo el Dr. Caldera, ya en su degeneración política, pregonaba que la misma no pudo concretarse por ser su basamento la constitución del sesenta y uno, una carta magna de proyecto y no programática. La democracia representativa se sustenta en las clásicas elecciones; no obstante el ejercicio real del poder se concentró en el presidente nacional, en tanto, los poderes públicos restantes en vez de mantener la verdadera autonomía, que le exige el fundamento jurídico y político institucional; finalizaron siendo apéndice del Amo de Miraflores y de los intereses viejos y nuevos, que rigen la sociedad venezolana. A ese auto suicidio de las instituciones, emblemas de la democracia representativa, en la actualidad, se le quiere confrontar con la llamada Democracia Participativa y protagónica; expresada en el preámbulo de la constitución nacional del actual proceso bolivariano

La idea de la democracia participativa es el sueño de los liberales extremos, los anarquistas, partidarios sumos de acabar con la estructura tanto administrativa y política, que rige cualquier estado.

El gobierno en ese planteamiento sería ejercido por una categoría más difusa, como son las masas organizadas. La gran diferencia entre este extremismo, en su versión de izquierda y de derecha, es que si bien los primeros abogan por la eliminación del estado; los segundos sólo lo mutilan en las funciones, que puedan entorpecer su acumulación de capital.

El dilema entre Democracia Representativa y Participativa debe sintetizarse en un justo medio; pues, se ha demostrado que la simple ratificación de los poderes vía elecciones, por lo general, finaliza en un ejercicio del poder a espaldas de la gran mayoría de los ciudadanos; más allá de la posición de clase de cada quien, y si a ello se une unas instituciones carcomidas por la burocracia y el jefaturismo, con el cacique mayor en la persona del presidente; el clásico resultado se expresa en la abstención electoral, más pronunciada a medida que las condiciones materiales, es decir, la calidad de vida decae. Por el otro lado, la Democracia Participativa casi siempre degenera en el asambleismo, buscando una forzosa participación ciudadana se pierde el rumbo de la gestión pública, la cual se mide quiérase o no en resultados macro de crecimiento y desarrollo económico.

En la actualidad, se destruye en lo real las instituciones paradigmas de la democracia representativa, llámense poder legislativo, judicatura y control fiscal. Se pretende en nombre de luchar contra otra categoría difusa, como es la burocracia, que el poder sea asumido por los llamados consejos comunales y el proceso de planificación y el monitoreo de la gestión pública por la llamada contraloría social; aunque en lo concreto desde una institucionalidad inoperante, el verdadero poder sigue latigando al erario público. Así, al calor de un discurso político continuo, especie de revolución permanente, se sigue hegemonizando unas estructuras de todo tipo; que no dan aliento a la promoción del talento, los mejores, la competencia, la calidad y la transformación siempre preterida de la economía nacional.

Fundado hace 24 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba