Opinión Nacional

Desprecio por la Constitución

Chávez rompe el juego político y pisotea la Constitución cuando avanza en sus planes de imponerle al país nuevos modos de vida. El 2D una mayoría rechazó el modelo de país que el autócrata quería establecer mediante una reforma constitucional que entraba en abierta contradicción con la Carta Magna. En ella se establece en forma categórica que Venezuela será para siempre una República democrática, descentralizada y alternativa. La reforma iba en vía contraria. Eso fue rechazado. Las 26 leyes que según su propia confesión le ha clavado” a los venezolanos y venezolanas tienen todas un punto de partida: la concentración de poderes aún más en manos de un autócrata y se acentúa la militarización del país. Todo ello ocurre en momentos cuando se está inmerso en un proceso electoral para escoger gobernadores y alcaldes. Chávez temeroso de una derrota altera por completo el funcionamiento de la República. Quiere crear ciudades socialistas, inventa ahora la creación de comunas y superpone a los gobernadores y alcaldes una especie de vice-cónsules para ejercer una autoridad que destroza por completo la institucionalidad democrática.

A Chávez se le dijo NO el 2D. Este es el hecho. Trata de provocar reacciones que esta vez la mayoría democrática del país, incluida una porción de sus partidarios, no está dispuesta a pisar peines.

Su estilo de gobernar ya está suficientemente claro. Son diez años de trampas, de manejo inconsulto de la hacienda pública; es el despilfarro de los dineros de la nación, son sus “inventos”y caprichos llenos de voluntarismo los que han destruido el aparato productivo y conduce hacia un despeñadero a Venezuela. Al mismo tiempo acusa de golpistas a la disidencia mientras asesta sucesivos golpes a la institucionalidad democrática. Grita que si la disidencia hoy convertida en alternativa gana determinadas gobernaciones esa es la guerra civil”. Ahora declara “que será reconocida la victoria donde ésta se produzca”. Afirmación que va acompañada de las medidas que adopta a través de unas leyes aprobadas sin ninguna consulta y en gesto jaquetón y prepotente amenaza con ”clavar 26 más”. Este señor se cree dueño de Venezuela. Así no se debe gobernar a un país. Sus ensayos de cooperativismo, de fundos zamoranos, de rutas de la empanada, de gallineros verticales, de una “economía de trueque” en pleno siglo XXI significan atraso. Sus estatizaciones son verdaderos disparates. Las empresas de Guayana tienen años en rojo. Le inyecta cuantiosas sumas de dinero y ¿dónde están las empresas del aluminio, Edelca, en fin, todas las empresas que conforman la CVG?
Esto tiene que ser derrotado el 23 de noviembre. El camino debe ser democrático y pacifico pensando en la futura gobernabilidad. Porque lo que hace Chávez es inviable y ello cava su derrota.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba