Opinión Nacional

Diego Arria: ¿De Qué Te Quejas?

Nosotros los liberales defendemos como nadie el derecho a la propiedad, es uno de nuestros principales fundamentos, donde se basan las tesis del Gobierno Limitado a sus funciones propias como lo son: Orden, Seguridad, Justicia e Infraestructuras; así como, el Capitalismo Liberal para generar riqueza, abundancia y calidad. Decimos esto porque en el caso de la reciente expropiación sufrida por el ex gobernador de Caracas, en tiempos del primer gobierno adeco de Carlos Andrés Pérez, allá por la década de los 70, nos pone en un dilema ético moral ya que, la persona que debemos defender no es precisamente la que en el pasado se le haya reconocido por demostrar respeto al derecho a la vida y mucho menos a la propiedad privada.

En este caso en particular nos toca defender, como siempre, valores y principios; derechos y libertades; no a personas o grupos. Condenamos cualquier violación que se le haga a una persona de sus derechos humanos, y uno de ellos consagrados en la declaración universal, es el de la propiedad privada. En este caso no podemos defender a la persona en cuestión, ya que en el pasado protegió y encubrió a un mandatario que practicó las más infames y brutales expropiaciones violatorias de derechos humanos jamás vistas en nuestro continente, sino también a un traficante armas.

Pocas personas saben que Diego Arria, como Jose Vicente Rangel, y muchos otros; fue el principal defensor, protector, encubridor y aliado de Salvador Allende, hoy icono de la revolución bolivariana. Allende fue un socialista, presidente de Chile entre los años 1970 al 1973 , años en que Arria era importante político y principal dirigente de uno de los partidos socialistas más poderosos de Latinoamérica como lo fue Acción Democrática. Durante este periodo, el gobierno de la Unidad Popular (UP) como así se llamó a la coalición de partidos izquierdistas radicales que apoyaron la llegada y la gestión del gobierno de Allende. Solo los chilenos saben la cantidad de expropiaciones salvajes y criminales que allí se produjeron; saquearon fincas y fundos donde se violaron a las mujeres, y destrozaron todo lo que encontraban a su paso; propietarios que, producto de la impotencia, al ver tal barbarie y trágica pérdida de todo lo trabajado en generaciones , se suicidaron; todo con la etiqueta de “Reforma Agraria” incluido en el programa de gobierno de la UP.

Pero algo mas grave aun, Arria fue íntimo amigo y protector también de Orlando Letelier, Ministro de la defensa en el gobierno de Allende. Durante su derrocamiento, Arria se moviliza a Chile para pedir la liberación de Letelier, que fue preso por la junta militar por haber sido el facilitador de la penetración comunista en Chile , permitiendo la internación de guerrilleros cubanos , peruanos, argentinos, nicaragüenses, y hasta venezolanos , así como sus respectivos armamentos proveniente de Cuba y de la Unión Soviética, que defenderían el régimen socialista de Allende , contra cualquier amenaza o impedimento – en especial contra las Fuerzas Armadas de Chile- , en impedir la instauración y perpetuación del régimen socialista.

Pues bien, Diego Arria fue uno de los que internacionalmente se dedicó a la reivindicación y defensa del gobernante chileno marxista una vez derrocado, que practicó sistemáticamente un plan socialista severo ortodoxo, en algunos aspectos más sanguinario y criminal del que se acomete actualmente en Venezuela. Diego Arria, protegió y defendió política y penalmente a Allende, un individuo que no le importó llevar a su país al borde de la guerra civil por imponer en Chile un modelo Socialista, y esto se hubiera concretado si no hubiera intervenido las Fuerzas Armadas chilenas, quienes de manera urgente tuvieron que restablecer el orden y salvar al país de esa tragedia; intervención que Arria, descalificó y condenó, cínica, hipócrita y demagógicamente durante décadas.

Recordemos que Diego Arria es un personaje de la izquierda, él es un socialista reformista, pero socialista al fin. Su reclamo contradice su personalidad política e ideológica, su finca se la han expropiado, ha sido el Instituto Nacional de Tierras (INTI) quien ejecutó la acción barbárica de robo y saqueo de su propiedad; que insistimos merece todo el derecho de tener, pero él fue importante pieza de gobierno en el pasado, donde si bien es cierto, no existía el INTI, pero si una cosa muy parecida que se llamaba Instituto Agrario Nacional (IAN) cuyas funciones eran idénticas a su actual reedición.

Creo que el señor Diego Arria, tarde pero está recibiendo un poco de su propia medicina socialista, está siendo violado y abusado por el monstruo que él mismo contribuyó a crear y protegió en el pasado; no tiene la moral de reclamar derechos cuando él ,a su vez, defendió a un violador de los derechos humanos, y en especial del derecho a la propiedad privada. Aun así, nosotros los liberales debemos condenar y pedir por los derechos humanos, no solo del Sr Diego Arria -por principio-, sino también a miles y millones de venezolanos que nos hemos visto violados en derechos más básicos y fundamentales como de la vida, la seguridad y la paz. Ahora cabe preguntarle a Diego Arria; ¿De qué te quejas?.

Director Movimiento Demócrata Liberal / TWITER: @MPOLESEL / [email protected] / Líder Movimiento Autonomista de la Derecha Liberal en Venezuela / Magister en Gestión y Políticas Públicas – Universidad de Chile

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba