Opinión Nacional

Dr. Gaviria: ¿Escuchó al general Wilfrido Ramón Silva?

Conforme a la lógica del general de brigada del Ejército, Wilfrido Ramón Silva, en virtud de que el gabinete presidencial tiene un ministerio de la defensa, del cual depende el Ejército, está muy claro para él, que el Ejército forma parte del gobierno.

Se atrevió a decir –dirigiéndose a los oficiales y soldados que lo escuchaban- «somos gobierno», en el acto celebrado el viernes 31 de enero de 2003, en el Fuerte Tiuna de Caracas, durante el cual tomó el mando efectivo de la III División de Infantería del Ejército (y de la Guarnición de Caracas), de manos del general de división, Jorge Luis García Carneiro, quien fue designado hace poco, como comandante general del Ejército.

Cuando hace más de dos meses, el Dr. César Gaviria Trujillo, Secretario General de la Organización de Estados Americanos (OEA), llegó a nuestro país, en calidad de facilitador de la Mesa de Negociación y Acuerdos, que reúne a sendas representaciones del gobierno de Hugo Chávez y de la Coordinadora Democrática, que aglutina a todos los partidos políticos, Organizaciones No-Gubernamentales (ONG’s) e individualidades que se oponen al mencionado gobierno; causó una gran polémica, al declarar que los militares que se encontraban en la Plaza Francia de Altamira, no deberían meterse en política y regresar a sus cuarteles.

Por ello, el Dr, Ganiria, está moralmente obligado a emitir una opinión oficial, sobre el discurso de orden del general Wilfrido Ramón Silva, en el cual le dijo –en el interior de un cuartel militar- a sus oficiales y soldados, que ellos «eran gobierno».

Si el Dr. Gaviria, trata de escurrir el bulto e intenta no pronunciarse al respecto, todos los sectores de la sociedad democrática venezolana, deben exigírselo; ya que de otra manera quedaría bajo sospecha, de sólo criticar los pronunciamientos militares, cuando éstos provienen de uniformados «que no están con el gobierno».

El general Wilfrido Ramón Silva, no es ningún muchacho inocente. Tiene más de dos décadas como oficial activo del Ejército y es Licenciado y Magister Scientarum en «ciencias y artes militares» al haber aprobado satisfactoriamente, el curso de formación de oficiales de la Academia Militar de Venezuela y el Curso de Comando y Estado Mayor, en la escuela superior del Ejército de Inglaterra.

No le es permitido a un PROFESIONAL militar, como el general Wifrido Ramón Silva, confundir los conceptos de «Estado», «República», «Nación» y «Gobierno», como intentó hacerlo en su discurso a los oficiales y soldados de la III División de Infantería que los escuchaban el 31 de enero.

Si el general Silva, ha olvidado el Artículo 5° de la Ley Orgánica de las Fuerzas Armadas Nacionales (LOFAN), que claramente establece que, éstas, «estarán al servicio exclusivo de la República» que es algo mucho –pero muchísimo- más grande que el gobierno, por cuanto incluye a la Nación venezolana; es decir, a toda su población; debería entonces releerlo, al igual que el Artículo 328 de la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela, que ratifica ese concepto, al establecer que, la Fuerza Armada Nacional, «En el cumplimiento de sus funciones, estará al servicio exclusivo de la Nación y en ningún caso al de persona o parcialidad política alguna».

En otras palabras: LA FUERZA ARMADA NACIONAL NO ESTA –NI PUEDE ESTAR- AL SERVICIO
EXCLUSIVO DEL GOBIERNO, por cuanto la OPOSICION POLITICA a todo gobierno, es también parte integral
de la Nación venezolana.

Otra cosa muy distinta, es que, debido a que la Constitución y las leyes venezolanas, establecen que el JEFE DEL ESTADO es el máximo representante de la Nación (de toda la población venezolana), y que el Presidente de la República (el Jefe del Gobierno) es a su vez el Jefe del Estado, las Fuerzas Armadas Venezolanas, deben obediencia y subordinación a ese JEFE DEL ESTADO, quien tiene a su vez, la obligación constitucional de representar a TODA LA POBLACION –INCLUYENDO A LOS OPOSITORES AL GOBIERNO-.

El general Wilfredo Ramón Silva, sabe muy bien, que cuando un gobierno, y especialmente, cuando un Jefe de Estado, deja de velar por los intereses de la Nación, para dedicarse a velar UNICAMENTE POR LOS SUS INTERESES POLITICO-PARTIDISTAS O PERSONALES, las Fuerzas Armadas Nacionales, NO ESTAN A SU SERVICIO, como claramente lo establecen los artículos de la LOFAN y de la Constitución, arriba citados.

Hay que poner en su sitio, a este burócrata militar, que NO ESTA CONFUDIDO, sino que pretende confundir a sus oficiales y soldados, para intentar que éstos se pongan al servicio de la parcialidad política que representa Hugo Chávez.

Y el primero, que debería hacerlo, es el Dr. César Gaviria.

Si el Dr. César Gaviria, no escuchó el discurso de este burócrata militar, y no le ha llegado una transcripción del mismo, la sociedad democrática venezolana, debe hacérselo llegar y exigirle un pronunciamiento sobre el mismo.

Fundado hace 24 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar

Cerrar
Botón volver arriba
Cerrar