Opinión Nacional

El Che y Chávez

Hugo Chávez se exhibió con una imagen del Che Guevara en un encuentro sostenido con el Movimiento de Trabajadores Sin Tierra, en el marco del Foro Social Mundial de Porto Alegre, aquelarre que reúne periódicamente a una parte importante de esa izquierda paquidérmica que ve en la globalización el enemigo de la humanidad. Extraño símbolo este que mostró el Presidente venezolano. Coincide con una coyuntura en la que, luego de haber sido capturado en Venezuela Rodrigo Granda, el “canciller” de las FARC, el jefe del Estado señala que su Gobierno nada tiene que ver con el movimiento guerrillero más antiguo de América Latina, declarado por las Naciones Unidas como grupo terrorista.

A Ernesto Guevara se le conoce como el “Guerrillero Heroico”, emblema de la lucha armada en el continente y en todo el Tercer Mundo. Fue Guevara, junto con Regis Debrey, propulsor de la teoría foquista, de acuerdo con la cual a partir del “foco guerrillero” podía iniciarse la lucha revolucionaria que acabaría con la “democracia burguesa” e implantaría el comunismo, tal como lo había logrado el Ejército Rebelde conducido por Fidel Castro en Cuba. Su propósito era crear en Latinoamérica “uno, dos, mil Vietnam”. Desde el Río Grande hasta las pampas argentinas, la burguesía debía sentir “el tableteo de las ametralladoras”. Una de sus frases predilectas era, “frente a la duda, mátelo”, que utilizaba cuando tocaba con sus camaradas el tema de los “contrarrevolucionarios”. Junto a Raúl Castro, y con la autorización de Fidel, implantó los juicios sumarios contra los funcionarios del régimen de Fulgencio Batista, y también contra quienes habían acompañado a los rebeldes en Sierra Maestra, pero que a partir de cierto momento se opusieron al giro totalitario tomado por la revolución. Sólo en la fortaleza La Cabaña, situada en las afueras de La Habana, el Che Guevara fue responsable directo del fusilamiento de más de quinientas personas a las que no se les permitió el derecho a la defensa. Tal era su fanatismo cerril que se opuso radicalmente a que la Unión Soviética llegara a un acuerdo negociado con los Estados Unidos cuando la “crisis de los misiles”, en octubre de 1962. En medio de este episodio, Guevara prefería que Cuba desapareciera de la faz de la Tierra, y en el planeta se desatara la tercera y definitiva guerra mundial. Este santón cruel, autoritario y profundamente ignorante de la dinámica geopolítica (y de la economía, pues con su “hombre nuevo” y su “emulación socialista” llevó a Cuba de desastre en desastre), es el héroe de Chávez.

Que un jefe de Estado porte una imagen del Che Guevara representa una bofetada para los demócratas del mundo. La democracia está en las antípodas de lo que buscaba el guerrillero cubano argentino. No fue tras los pasos de la democracia que se trasladó a Angola a mediados de los años 60, después de haberse convertido en un fardo para el mismísimo Fidel. Tampoco fue ese su objetivo cuando se instaló en Bolivia, el país de Latinoamérica con mejores “condiciones objetivas” para formar una guerrilla. Al contrario, la democracia había que destruirla y sustituirla por una sociedad comunista gobernada por “hombres nuevos”, despojados de todas las “taras” y prejuicios del régimen burgués. Su “democracia” la practicó con el grupito de campesinos que lo acompañaron en esa irresponsable aventura en Bolivia. Los sometía a interminables e inútiles marchas, sólo para demostrar la mística que debía acompañar a todo revolucionario. Las deserciones de sus compañeros de ruta hoy se sabe que fueron mecanismos de defensa contra el trato inhumano que recibían, y como forma de protesta ante el desacierto en el que participaban.

¿Ignora Hugo Chávez quién fue en realidad el Che Guevara, más allá de esa mitología que en que las técnicas de publicidad neoliberal lo han convertido? El mandatario vernáculo padece de un desconocimiento crónico en muchos campos importantes, pero no creo que en este terreno tenga mayores debilidades. Su hermano Fidel debe de haberlo instruido acerca de quien en algún momento llegó a rivalizar en prestigio y carisma con el hoy anciano dictador. Chávez se identifica con el Che más que por provocación, para aprovechar la proyección que como icono posee el médico guerrillero en el mundo de la izquierda radical continental y mundial. El hombre de la chiva rala y el tabaco calza perfectamente en los planes del mandatario venezolano. Chávez quiere ser el heredero de Fidel. El adalid del renacimiento del socialismo. El abanderado del antiimperialismo. Ya lo dijo en Porto Alegre frente a sus entusiastas seguidores: “el socialismo no ha muerto (. . .) Murió un modelo de estatismo que fracasó, que se fue envenenando en el camino y no hubo forma de rectificar a tiempo”. Su guerra contra el Imperio es la misma que libra contra el capitalismo. La adelanta asumiendo la defensa del socialismo. En esta lucha quimérica contra el curso de la historia, el descocado del Che le resulta útil. Éste en sus andanzas también se proclamaba enemigo del capital, de la libre empresa, de la iniciativa privada y de todo lo que se relacionara con la afirmación del individuo ante el dominio de la maquinaria del partido y el Estado.

En Porto Alegre, Chávez se declaró “guevarista” (lo mismo que “peronista”, “fidelista” y “torrijista”, “pero bolivariano y martiniano sobre todas las cosas. ¡Vaya mezcla!). Esta proclama demuestra que su viraje hacia China, todavía no lo ha colocado en el punto que le permita entender que el pragmatismo oriental condujo a la dirigencia del PCCh a despojarse de toda forma de “guevarismo”, y a abrazar sin complejos el capitalismo, único sistema que ha sacado a los pueblos de la miseria y el atraso, y los ha puesto en el camino de la prosperidad y la libertad.

Fundado hace 24 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar

Cerrar
Botón volver arriba
Cerrar