Opinión Nacional

El Lider

En estos días he paseado como un huérfano sediento de amor por las hojas más delicadas del Arte de la Guerra y no por la traición, la prostitución, la vileza o la miseria humana, para ver si a mi medio siglo de existencia puedo entender la estrategia venezolana con sus tácticas de la política partidista mezquina y chiquita .

Una política cargada de avances que terminan en retroceso, de acción que quedan en la inacción de ataque para no avanzar más bien para refugiarse en una retirada y sobre todo con tanto humo producto de la ineficacia que no permite ver ni a la víctima, ni al victimario menos la propia estrategia porque la táctica parece de una huida de la democracia.

En los libros de Miyamoto Musashi no aparece semejante estrategia, quizás se deba que él no escribió sobre la barbaríe. En los de Sun Tzu y su descendiente Sun Bin, el engaño va acompañado de la nobleza del guerrero y aquí la única nobleza es el excremento del diablo que nos ha alimentado. En los tratados del Bushido, del milenario arte de la guerra japonés aparece como la negación de toda estrategia, es decir es la contradicción cuyo único paradigma es el fracaso.

Si leemos los occidentales como Napoleón y más si es el texto traducido por José Antonio Páez incluyendo sus notas como Sorpresa que tanto estudió y calcó el Che Guevara en su libro Guerra de Guerrilla, lo que encontramos es una suma de incapacidad y desprecio no solo al adversario mas bien a los que dicen defender. Cuando leemos a Carl Von Clausewitz, este sabe que la destrucción de fuerzas enemigas no se limitan a las fuerzas físicas, sino de las morales.

Mientras que Thomas Cleary y Fukuyama nos hablan que cuando la mediocridad avanza y se consolida, los ingenuos creen que es el Fin de la Historia; mientras que Maquiavelo si reseña algo, pero es que ni siquiera donde el príncipe es un bobo este se puede dar cuenta de tan horrenda masacre al intelecto táctico.

Lo cierto que en mi peregrinación por los textos, tan solo pude refugiarme entre las hojas The Second World War de Winston Churchill, ese viejo imperialista fascinante por el manejo de la verdad que tan solo le prometió a su pueblo en una hora menguada y que nosotros nos empeñamos a continuar y realizar fue: «Sangre, Sudor y Lagrimas»… Sin duda alguna Chávez fue un gran líder.

Fundado hace 24 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar

Cerrar
Botón volver arriba
Cerrar