Opinión Nacional

El pasado ya llegó o la muerte de Chávez

Los fracasados chillan que los apagones son culpa de “El Niño”, pero los técnicos y profesionales que trabajan en el ramo eléctrico emiten un comunicado en el que demuestran que, sin la más mínima duda, el culpable de los apagones se llama Hugo Rafael Chávez Frías, que prefirió malgastar millones de dólares en “hacerse una imagen” de “líder mundial” regalando miles de cosas a los cubanos, los nicaragüenses, los bolivianos, los argentinos, los ecuatorianos y hasta a los ingleses y los norteamericanos, en vez de cumplir con su deber de gobernante e invertir el dinero suficiente para el mantenimiento de equipos y el crecimiento de sistemas que garantizaran un buen funcionamiento del sistema eléctrico del país. En pocas palabras, lo que tenía que gastar para evitar los apagones lo tiró por la poceta para hacerse popular en el mundo. Y lo mismo puede decirse de la inseguridad y del desempleo y de la carestía y de la inflación. Chávez no gobierna para los venezolanos, sino para los extranjeros. Y a los extranjeros les importa un bledo que en Venezuela no haya luz ni haya seguridad ni haya empleo ni se consigan los bienes necesarios para vivir. Eso es importante para los venezolanos, y Chávez estaba convencido de que su popularidad era un escudo irrompible que le permitiría hacer lo que le diera la gana. El mismo error de Carlos Andrés Pérez en 1989, que le costó el “caracazo” y el poder. La diferencia está en que CAP confiaba en su escudo para poder hacer lo que había que hacer y corregir el rumbo de la economía venezolana, mientras que Chávez pretendió usar su escudo para fines estrictamente egoístas y muy ligados a la simple corrupción. Pero lo alcanzó el pasado. Un pasado del que él es parte activa, pues Chávez no es el que cambió la política del país, sino el que exageró las malas costumbres políticas hasta hacerlas verdaderamente insoportables. La falta de luz, que se siente en todos y cada uno de los hogares venezolanos, la inseguridad, que la padecemos todos los venezolanos, el desempleo, la carestía, todo lo que ha hecho que en los últimos ocho o diez años Venezuela se haya convertido en uno de los peores países del mundo, se están revirtiendo en contra de Chávez, y aun cuando todavía hay mucho engañado, mucho que se resiste a aceptar la verdad, su muerte política está cerca. Por eso el abuso del CNE de combinar las circunscripciones políticas en un intento por compensar la baja brutal de votos del PSUV, y las desesperadas decisiones, como devaluar para tener más dinero para comprar conciencias en Venezuela. Es su agonía. Y su fracaso se dará ya si la oposición se une por encima de todas las cosas, sin dejar una grieta ni un resquicio. No para conquistar votos hipotéticos, sino para ofrecerle al país una verdadera alternativa, la alternativa democrática que el país necesita. El camino abierto que el país merece. Y entones el tal Chávez se habrá convertido, ahora sí, en el último de los que erraron. Y empezará el tiempo de los primeros que llevarán, por fin, a Venezuela a la posición que se merece.

Fundado hace 24 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba