Opinión Nacional

El pirata Alan Woods

El señor Alan Woods ha escrito una de las mayores imbecilidades de las muchas que han escrito esa legión de orates y gurúes extranjeros que aparecen de cuando en cuando como cometas en el espacio del proceso venezolano.

En efecto, en su artículo “¿A dónde va la revolución venezolana?”, afirma, entre otras tesis estalinista que

“Pero para hacer esto, (generar una política que conquiste la clase media NM)  debemos tener una comprensión correcta de la posición de la clase media (la pequeña burguesía) en la sociedad capitalista.

Las capas altas de la clase media se componen de elementos privilegiados -abogados prósperos, profesores universitarios, gerentes de bancos y los políticos- que están cercanos a la oligarquía y son sus solícitos servidores. Las capas bajas -los pequeños comerciantes, pequeños campesinos, empleados de banco, etc.”

El pobre hombre muestra una ignorancia total de lo que habla, y pareciera que en vez de cerebro tuviese cucarachas.

Por una parte, asimila la definición que hace Marx de la “pequeña burguesía” a los sectores sociales venezolanos que componen los sectores medios de la población. La pequeña burguesía, como su nombre lo indica, es la parte menos acaudalada y poderosa de la burguesía dominante, y está constituida por un ejército de personas que, con su ambición de ascender dentro de la escala del poder económico, ayudan a sostener el sistema capitalista, como políticos, altos funcionarios, empresarios de menor rango etc.

Me pregunto, ¿qué tienen de pequeños burgueses un pequeño comerciante, un pequeño campesino, un empleado de banco, una maestra de escuela? Afirmar eso es una soberana imbecilidad.

Como lo es también colocar a los profesores universitarios como “elementos privilegiados de la clase media alta que están cercanos a la oligarquía y son sus solícitos servidores.” No tiene NPI ni de cuánto gana un profesor ni de su realidad.

En mi experiencia personal tuve profesores universitarios de izquierda como Crazut, Núñez Tenorio o Maza Zabala, que distaban mucho de ser “solícitos servidores de la oligarquía”. Como también recibí clases de profesores de derecha como Ramón Jose Medina, Carlos Blanco. Es decir, la posición política no viene dada por ser un profesor universitario sino por su vivencia personal.

Por supuesto que hay un puñado de docentes que provienen de las instituciones que sostienen al sistema y no necesitan para nada los ingresos que perciben en su actividad, pero la gran mayoría vive, o sobrevive, con unos muy escasos sueldos.

El “ilustre” Woods ignora que fueron de esos sectores que el señala como pequeños-burgueses, de esos profesores “solícitos servidores de la oligarquía” que han salido, a través de toda nuestra historia, decididos y valientes defensores de nuestra soberanía, que han luchado en contra de la oligarquía, de las injusticias y las desigualdades. El problema para el, está en querer introducir nuestra realidad en los estrechos limites de su pensamiento estalinista.

Ahora que, como todo aquel que posea un mínimo de cultura política, es lógico que la inmensa mayoría de ellos se oponga a esas aberraciones estalinistas que el “distinguido articulista” defiende, como la producción centralizada, la expropiación por parte del Estado de los medios de producción para ser administrada por los funcionarios del Partido o el igualitarismo chambón.

Lo peor de todo es que este pirata importado pretende apropiarse para sí, un asunto que es exclusivo de los venezolanos cuando afirma que “No tenemos ninguna intención de nacionalizar pequeños negocios, granjas o tiendas.” ¿Quién carajo le dijo que puede decidir por nosotros?! Hasta cuándo vamos a importar ignorantes!

Fundado hace 24 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar

Cerrar
Botón volver arriba
Cerrar