Opinión Nacional

El próximo 11 de abril

Cualquier venezolano racional y culto tiene que sentirse indignado ante las barbaridades que está cometiendo Chávez en nombre de un gobierno ilegítimo y fraudulento, que insiste en llamarlo “revolucionario”. Da vergüenza ver y oír a Cilia Flores exponer como una versada legisladora y con un discurso pastoso y vacío, sus particulares “principios” con los que fundamenta las órdenes que le da su mentor Chávez. ¡Cuan grandes le quedan los títulos de diputada y abogada! ¿Cómo puede llamarse legisladora a una persona que sin escrúpulos tangencia la Constitución para de manera sumisa creer dar forma legal a los mandatos caprichosos del lamentable presidente de la República. Vergüenzaajena sentimos cuando oímos a los diputados Vivas. Isea y “fosforito”, quienes hablan como versados profesionales y se les cae como la baba su ignorancia. Piensan y creen, que la curul les da fortaleza intelectual para discernir con claro criterio, así como algunos generales que cuando les ponen un sol creen que les ponen un cerebro nuevo.

En nuestro caso, nos sentimos con fortaleza científica para entender las dos mentes, la del militar mediocre y la del abogado legislador falto de doctrina. Frescos están en nuestra mente los aciagos días desde abril a agosto de 2002, cuando el país pudo percatarse de la deficiencia del ministerio público, del TSJ, de la justicia como un todo y de la burda gama que cubre la “magistratura” de quienes desde que Chávez asumió el poder le han acompañado en la Asamblea Nacional, en los tribunales, en el ministerio público, en la defensoría del pueblo, en la contraloría general y en todo e tejido gubernamental y político del Estado. Clara ha sido la tendencia a gobernar, legislar y enjuiciar siempre en contra de la disidencia política, siguiendo como dogma la voluntad de un personaje que ha demostrado ingenio para el mal, guiado por una aparente frustración personal y familiar. Al extremo de descalificar a los demás por no tener bondades para guiar ni siquiera a una familia, no obstante, tener una larga trayectoria de fracasado jefe de familia.

Nuestra preocupación, recordando los actos democráticos de la disidencia antichavista de abril de 2002, que concluyó con la famosa sentencia absolutoria de 14 de agosto de ese año, mañosamente anulada en 2006 en contra del precepto constitucional contra una “revisión” que puede hacer la Sala Constitucional, nos lleva a sumarnos a la del sociólogo HEINZ SONNTAG, quien “alerta contra el peligro de que se produzca una guerra civil en el país“. Ante esta alerta, que vemos con la misma gravedad, creemos necesario divulgar esta posibilidad, cuya gravedad por sus terribles consecuencias no podemos dejarla pasar desapercibida. Por el contrario, debiéramos hacerla pública. No podemos fundamentarnos para callarla en la motivación del temor a las posibles consecuencias que se derivan de este tipo de catástrofe social. Pensar que esto no vaya a suceder, fundamentándonos en la rigurosidad de la lógica racional, es seguir creyendo que Chávez es un ser racional y como militar es un estratega.

Como militar, pudiéramos pensar en la imposibilidad del peligro de una guerra civil, viéndolo desde el punto de vista teórico, pero creo que no podemos seguir llamándonos a engaño. El 4 de febrero de 1992 Chávez fue coautor en la fracasa hazaña del intento de un golpe de Estado mal planificado y peor ejecutado. ¿Le importó a Chávez que éste pudo producir una guerra civil? Y el 11 de abril de 2002, siguiendo la secuencia de los hechos ¿No fue Chávez quien ordenó la ejecución del Plan Ávila? Y ¿Los muertos de ese día fueron gran preocupación para Chávez? Si los marchantes hubieran continuado, ¿Qué hubiera hecho Chávez? Evidentemente, él ha demostrado ser un cobarde y miedoso, el Museo Militar y la Comandancia del Ejército han sido sus sitios de refugio. Pero hay que preocuparse, porque VIENE UN NUEVO 11 DE ABRIL y pareciera que se estuvieran usando los mismo argumentos del guión del 2002.

Fundado hace 24 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Cerrar