Opinión Nacional

El trabajo de los docentes estadales

Dicen algunos colegas jubilados que trabajar para la Gobernación siempre ha significado recibir tarde, cuando se reciben, los pagos y beneficios que consiguen primero los docentes dependientes del Ministerio de Educación y Deportes. ¿Hasta cuando se mantendrá esta injusta relación laboral de los docentes adscritos a la Gobernación del Estado Mérida?
En educación el pago del docente no será lo más importante, pero importa mucho si se quiere tener una educación integral, de calidad y con responsabilidad social. Es la forma en que el educador asegura el desarrollo familiar y permite avocarse al trabajo docente. Estudios señalan este factor entre los tres primeros causales del malestar docente, y sus consecuentes afecciones en su labor.

Desde mayo de 2004 los docentes nacionales disponen de un incremento del 15% del salario por su trabajo, y desde octubre otro incremento del 15%. Además recibieron un bono por el retardo en la discusión del Contrato Colectivo, así como están recibiendo el bono de alimentación, calculado a 0,5 de la unidad tributaria, desde enero de 2004, esta situación implica también mejores pagos en la compensación salarial, bono vacacional y el de fin de año. Es que firmaron una nueva Convención Colectiva con el Ministro Istúriz. Y aunque no todos los sectores hayan quedado conformes, se está cumpliendo y cancelando. También los docentes nacionales reciben beneficios superiores por conceptos de asistencia en salud, seguro de cirugía, hospitalización y maternidad, créditos para vivienda por 40 millones o prestamos personales hasta de 20 millones de bolívares. En fin su trabajo es pagado de una manera aceptable, y en los últimos años de forma bastante puntual. Todo gracias a la seguridad que brinda una Convención Colectiva de Trabajo vigente y la voluntad política del patrono.

En cambio los docentes dependientes de la Gobernación, mantienen un pliego conflictivo ante el Ministerio del Trabajo desde Diciembre de 2003. Solicitan la firma del Contrato Colectivo que ya gozan los nacionales, además de la cancelación de todas las cláusulas económicas y sociales del Contrato anterior, que mantiene deudas aún.

Quiere decir que los docentes estadales estamos esperando la firma de un contrato colectivo que es nuestro derecho, que estamos laborando tanto como los docentes nacionales pero por un sueldo inferior, y recibiendo por la misma labor beneficios menores. Esto es ilegal a todas luces. Y no hablemos de injusticias.

La labor de un docente es la misma si trabaja en el Ministerio de Educación y Deportes, que si trabaja en la Gobernación de Mérida. Desarrolla los mismos programas, atiende la misma matrícula, tiene igual supervisión, es regulado por las mismas leyes y reglamentos, incluso muchos comparten su trabajo en las mismas instituciones. Tiene un origen común: las mismas universidades y pedagógicos los han formado. Todos ciudadanos y ciudadanas de igual profesión.

La Ley Orgánica del Trabajo señala en el artículo 135 señala que “a trabajo igual, desempeñado en puesto, jornada y condiciones de eficiencia también iguales, debe corresponder igual salario”, es decir que un docente estadal debe cobrar igual que uno nacional pues desarrollan la misma actividad laboral.

A igual trabajo, igual salario. Entonces por que se empeñan las autoridades regionales en justificar que los docentes estadales trabajen por un salario inferior, sin un marco referencial que es el Contrato Colectivo, en condiciones socio-económicas desmejoradas, como si no pasase nada. La paciencia de los docentes tiene su límite.

La firma del pasado Contrato Colectivo se logro tras año y nueve meses de conflictos laborales, que terminó con una huelga de siete semanas, los docentes en la calle, los estudiantes sin clases y los consabidos problemas que estas acciones generan. Al final el reconocimiento de la deuda y la firma del contrato, tal como lo habían firmado los nacionales. Sinceramente no se puede querer ir tan lejos, no debemos llegar tan lejos.

Entonces porque retardar el dialogo. Las autoridades deben ser sinceras, con los docentes y sus representaciones sindicales, pero también con la comunidad para evitar falsas interpretaciones de la realidad. El país no está para huelgas sin sentido. Los niños, las niñas y adolescentes no están para huelgas. Pero son las autoridades, encabezadas por el Gobernador quienes deben dar respuesta inmediata: la firma de la Convención Colectiva Estadal para el magisterio merideño. En su condición de patrono es el culpable de las acciones que tomen los docentes.

Para actuar con voluntad el gobierno debe cancelar las deudas y compromisos de la Convención vencida, y por lo menos la actualizar de salarios y pagos de bonos tal como los reciben los docentes nacionales. Y es incluyente de docentes fijos, activos y jubilados, tal como los nacionales. También debe darse una revisión del pago de los docentes contratados para que se les pague como a los contratados nacionales, en igualdad de condiciones.

Si no es así, cualquier acción sindical que adopten los docentes estará justificada en la mala gestión de un mal gobierno, insensible a las necesidades de sus trabajadores.

Superado esta inconformidad podemos destinar la voluntad de los docentes estadales a mejorar la educación de la región, a discusiones de más trascendencia como la evaluación de la actuación docente, su reconocimiento o la educación que queremos para una Venezuela verdaderamente de todos, incluyente y democrática tal como lo establece la Constitución Nacional.

Seguro quedan puntos pendientes, como los concursos de ingreso y asenso en el sistema educativo, la dotación de planteles o el nombramiento de directivos; pero requieren otra discusión, entre docentes y con criterios de calidad de la educación. Donde no prive lo económico sino lo educativo. La política educativa debe hacerse desde una visón de favorecer una educación integral, de calidad, para todos y sobre todo para una sociedad democrática.

Quedamos pendientes de hacer las cosas bien: Trato justo e igualitario para los docentes estadales es necesario si queremos favorecer los procesos de enseñanza – aprendizaje en Mérida

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba