Opinión Nacional

Elecciones parlamentarias 26S (IV)

 

La travesía para llegar a este histórico 26 de septiembre de 2010 indiscutiblemente ha sido dura, constó trabajo, acuerdos, reuniones, horas, días, semanas y meses de encuentros que hoy podemos decirle al país que valió la pena. Los intereses personales, los caballos de Troya, las apetencias, las pequeñeces se fueron decantando en el camino democrático y estoico que los sectores democráticos en Venezuela lograron transcender para llegar juntos a este histórico 26S.

Las aves agoreras quedaron atrás y no hay nada que detenga la sinergia democrática que el país recorre y que no depende o se limita a un porcentaje o  número específico de diputados. Ya el paso fue dado, y por supuesto si además de volver a darle fortaleza, estructura y musculatura a los sectores que hacen legítimamente vida dentro de la oposición como alternativa democrática, logramos tener una representación apreciable, digna, responsable, madura, democrática, y que entienda no sólo el momento histórico del país nacional, sino su papel estelar que es tan o más importante que ser gobierno creemos entonces que el mandato será cumplido en pro del país y de los venezolanos.

Esta oposición para nadie es un secreto ha cometido traspiés por las razones que sean, pero esta misma oposición ha rectificado y comprendido su visión, sus estrategias, sus metas y agendas que hoy son claras y de interés colectivo y nacional. Ha sido una batalla cívica, ciudadana, democrática y asimétrica la que emprendió la UNIDAD frente al Estado, Gobierno y PSUV pero no ha sido en vano. Esta oposición es madura, variopinta, plural ideológicamente, en los estratos que la integran, en las edades de sus liderazgos y demás, hay un elemento vertebrador y es el cultivo de los valores democráticos, y por ende la preservación de la poca institucionalidad que queda en Venezuela.

No hay que engañarnos y comprender que el mundo y algunas las naciones han pasado lamentablemente por la guerra para poder saborear la paz, han sentido las crueldades de regímenes militaristas, autoritarios e incluso totalitarios, para  justamente valorar y posterior preservar a la democracia como ideal de vida y como forma de gobierno, que a escala mundial hoy domina porque sencillamente el hombre sólo prospera material e inmaterialmente en democracia, en libertades y el siglo XXI esta asentado en la democracia, en la autonomía, en el pluralismo en las libertades políticas, económicas, religiosas y de otra índole.

Cierro este articulo con júbilo, motivado, ponderado, nunca triunfalista pero si esperanzado en los nuevos caminos que el país nacional y que cada una de las regiones, de los estados y municipios tiene que recorrer en una travesía constructiva, cívica, ciudadana, profundamente democrática, y sean ustedes los diputados electos en el seno de los sectores democráticos a nivel del Mérida y del país nacional y aquellos moderados que se quieran sumar, los genuinos defensores de la democracia, de sus regiones, del país, de la institucionalidad y la Constitución y naturalmente de sus electores que hemos cifrado las esperanzas en ustedes.

(*) Profesor de la Universidad de Los Andes          

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba