Opinión Nacional

Empapados

Un amigo me llamó por teléfono una de estas noches a preguntar como estaba. Empapada, le dije.

Puro Papa, por todos lados. Desde antes de su muerte no había mas nada que ver en la TV o en los periódicos. Los caraqueños nos sumimos en este obligado recogimiento general que siguió a la Semana Santa.

Pero ¿saben? no me quejo. Como en todos los grandes espectáculos, la agonía deificada de un hombre excepcional y mediático , hizo posible no solamente que el Vaticano me demostrara el valor de la tradición, la ceremonia y el poder de esta religión asentada en la psiquis de todos , creyentes o no, sino que me hizo estimar el trabajo increíble de un dirigente, cuyo mayor milagro fue acabar con lo que quedaba del mundo comunista.

Por unos cuantos días, en Caracas no se habla de otra cosa. Con la facilidad del camaleón, nuestros analistas se han dedicado también a demostrar que son expertos en los asuntos vaticanos, incluyendo el debate que hizo las delicias de algunos comentaristas invitados a la TV, la posibilidad de que el testamento papal revelase que en realidad iba a ser cardenal, un “in pectore” del pueblo católico venezolano, monseñor Baltazar Porras, quién habrá que esperar algún tiempo mas por el purpurado.

Las colas de 5 cuadras para llegar a la iglesia San Juan Bosco, en una misa exequial convocada en Altamira con pocas horas de anticipación, donde participaron mas de 5000 personas, hicieron evidente por otra parte la influencia y el respeto que la jerarquía católica venezolana infunde y mantiene, así como el poder que subrayó al designar a los oficiantes, líderes indiscutidos del catolicismo nuestro y de la política vernácula, el cardenal Rosalio Castillo Lara y monseñor Baltazar Porras, presidente de la Conferencia Episcopal A pesar de las descalificaciones y persecuciones que han sufrido en la batalla en la que se han visto envueltos con el gobierno , el prestigio del que gozan está intacto.

Razón por la cual al día siguiente, en el estilo dividido para todo que nos caracteriza desde 1998, el gobierno convocó su propia misa exequial en la catedral de Caracas, enfrente de lo que se llamó la “esquina caliente” en la Plaza Bolívar, sitio de batallas memorables entre el gobierno y la oposición. Todos los ministros estuvieron presentes, los monaguillos eran cadetes como correspondía al oficiante, el vicario del Ordinariato Militar José Hernán Sánchez Porras y el presidente Chávez con sonrisa angélica hizo de anfitrión saludando a todo el mundo , además de leer en la misa, olvidado ya de aquella vez que se declaró evangélico. Como dijo el vicepresidente Rangel, al declarar, se demostró allí la unión del poder militar y civil de Venezuela. Y también la exclusión hacia los periodistas y al público en general, porque al contrario que en la Iglesia de san Juan Bosco, aquí solo entraron a la iglesia los representantes de los medios de comunicación oficiales y el cerco militar impidió la presencia de los fieles que hubiesen querido asistir en cinco cuadras a la redonda. Si acaso, sólo la mitad de la plaza estaba llena .

Los detalles públicos de recogimiento y las caras de unción resultan chocantes en los representantes de un gobierno que se han empeñado en perseguir a los curas de la jerarquía y hacer gala de que los consideran golpistas del 11 de abril y de nuevo conspiradores, que los trata a las patadas , como se ha hecho evidente inclusive con los comentarios y declaraciones de muchos de ellos a la muerte del cardenal Ignacio Velasco. No hablemos de las amenazas de enjuiciar a monseñor Porras que se detuvieron solamente ante los rumores de que sería cardenal y las respuestas destempladas que le dan al cardenal Castillo Lara cada vez que abre la boca. Pero hoy, la tentación de aparecer robando cámara a la muerte de Juan Pablo II es demasiada y la competencia por la atención del público en lo que ha resultado una cadena mundial de la TV y la prensa, que no cesará sino hasta que nombren al nuevo Pontífice, insoportable . Hasta el gobierno se empapó.

Lo que pasa es que se le nota demasiado.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba