Opinión Nacional

Entre la libertad de expresión y el respeto a las religiones

La libertad de expresión y el respeto por las religiones han sido objeto de debate los últimos días. Surgen opiniones contrarias relacionadas con enfoques que mantienen puntos de vista extremos al no admitir matices dentro de sus argumentos. El ‘blanco o negro’ se apodera del escenario en donde un sector defiende la libertad de expresión sin cortapisas y el otro, el respeto por las creencias religiosas.

Ninguna de estas orientaciones seria desorbitada si lograse mantener el equilibrio, pero no ha sido así. Lo sucedido a consecuencia de la publicación de caricaturas burlescas del profeta Mahoma, generó una espiral de odio en distintas partes del mundo y extremistas islámicos asumieron la violencia como protesta. De inmediato, líderes diversos, entre ellos el Secretario General de la Organización de Naciones Unidas, expusieron su preocupación por el sectarismo provocado desde ambas partes, e hicieron declaraciones en favor de la tolerancia colocando la libertad de expresión con responsabilidad y el respeto por las religiones como sustento de una paz duradera.

No existen derechos sin responsabilidad y sin respeto por las diferencias. La publicación de estas caricaturas es legal, pero no indiferente para la fe islámica y, por tanto, debería ser rechazada desde un punto de vista moral y político. De la misma forma que debe rechazarse la respuesta violenta a esa desestimación, y los métodos de lucha terrorista de los que han sido víctimas algunos países. Como también deberían serlo, desde todos los ámbitos y en el mundo entero, las manifestaciones grotescas representadas de diversas maneras sobre el Cristianismo o el Judaísmo.

Desde nuestra perspectiva, se propone un límite para que existan no únicamente tolerancia y respeto en los medios de comunicación, sino también reflexión y prudencia a fin de impedir la erosión de las relaciones armoniosas que se buscan en un mundo globalizado.

De ninguna manera apoyamos la censura puesto que la libertad de expresión ha sido y es un baluarte del sistema democrático en todo el mundo, pero no se debe tampoco en nombre de la libertad, provocar o atropellar a miles de ciudadanos cuyas creencias son objeto de burla o ataques. Y esto sirve para todos los casos, cualquiera que sea la fe que se profese.

La libertad es el mayor valor que tiene una sociedad democrática. La libertad no es un don, es un logro. Es una batalla ganada a través de los siglos, y por ello hay que saber mantenerla y usarla en diferentes circunstancias tratando en lo posible de evitar el perjuicio ajeno. Cuando esto sucede, todas las sociedades del mundo colocan sanciones para evitar que el derecho a ser libre de un individuo menoscabe y traspase el derecho del otro. La libertad es libre, siempre y cuando no impida que el otro lo sea, o cuando dañe o altere su condición.

La libertad de expresión es una de las piedras angulares de los sistemas democráticos y no se debe renunciar a ella. Sin embargo _me permito suscribir unas líneas que el diario El País, de España, publicara el 5 de febrero de este año en su editorial _ “Su defensa como garantía última de los derechos que hacen posible el desarrollo humano nunca puede ser excesiva. Su contrapeso son el sentido común, la decencia y el respeto por la alteridad, que deben inspirar los actos de todos, especialmente de aquellos que por la naturaleza de su trabajo tienen mayor responsabilidad en el cultivo de aquellos valores.”

No tomar en cuenta estos principios abona el terreno para el distanciamiento y las retaliaciones innecesarias. Salta a la vista que ocasiona efectos contrarios a lo deseado por las naciones que luchan arduamente por la coexistencia pacífica y sin fronteras.

La mejor alternativa para evitar la guerra es la política de la prudencia dentro de la paz.

Fundado hace 24 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba