Opinión Nacional

Estamos mal, pero vamos bien

Frase celebre con autoría conocida. Lo dijo Teodoro en los tiempos en que le correspondió ser ministro del gabinete del gobierno del Dr. Caldera en su segundo periodo. Sin pronunciarme acerca del acierto de la frase en su momento, la rescato en la medida que la dinámica que trae consigo, me refiere tiempos presentes.

Por primera vez en algunos años, las encuestas demuestran una tendencia marcada de perdida de popularidad de este gobierno y de nuestro presidente. Por primera vez los numerólogos que consistentemente entregaban cifras altas de favoritismo, hablan de una caída de esos números. Aquí hay un pueblo que le ve las arrugas al lienzo. Un engaño descarado no se puede sostener por tanto tiempo y no se puede sostener cuando no hay más dinero para continuar engañando. Las promesas van y vienen a los cuatro vientos pero caen pesadamente por los grandes huecos que han abierto las mentiras sostenidas de nuestros gobernantes. No pueden ocultar que nuestra industria petrolera está en serios problemas y que los números no cuadran, pues acabaron con nuestras reservas sin que todavía tengamos una explicación clara de que hicieron con ellas. El famoso millardito de principios de la década, se esfumó, pero también los doce mil millones de dólares que tomaron de las reservas en el primer trimestre de este año.

Hoy amanecieron detenidos unos taladros en Monagas, al tiempo que la situación en Lagunillas continúa siendo delicada. Guayana hierve como plancha de chino y los médicos del Hospital Vargas protestan por la falta de un presupuesto para terminar la remodelación del Hospital. El gobierno habla de socialismo y la clase trabajadora habla de cumplimiento de promesas. El pueblo pide seguridad y la Guardia Nacional allana la residencia del Dr. Zuloaga, para investigar unos trofeos de caza. Casi cualquier actividad que ejercen con premura conlleva actos de destrucción y pocos de ellos construyen algo a favor de nuestro progreso como sociedad. Hablan mucho, hacen poco. Están haciéndolo bien-piensan ellos- pero van muy mal.

Cada uno de nosotros se mueve en un entorno, trabaja en alguna compañía, se monta en un taxi, vive en un vecindario, compra en algún Mercal o en un supermercado, es decir, interactúa con otros miembros de esta sociedad. Cada uno de nosotros está observando como el pueblo, cada día más le retira el apoyo y la simpatía a estos gobernantes. Cada uno de nosotros tiene su encuesta particular y saben algo somos –los que ya entendemos este gran engaño- la gran mayoría de este país. Ellos también lo saben, por eso le huyen a las elecciones municipales y a la posibilidad d elegir a un nuevo Alcalde en Maracaibo, por eso corren para preparar una Ley electoral que les de una plataforma para tomar ventaja en las urnas, con la perdida de la representación de las minorías. Esta carrera los va a hacer caer de boca. Se pisan los pies entre ellos y terminarán dándose trompadas por aquello de quítate tu para ponerme yo. Están mal, pero van a estar peor.

Este próximo lunes ocho de junio nos toca hablar a la sociedad que todavía cree en este bello país y sus posibilidades de convertirse en una nación progresista, responsable y digna de ser mostrada al mundo. Este próximo lunes, nuestras fuerzas sociales, trabajadoras estudiantiles y políticas mostrarán al país el resultado de largas jornadas de reflexión para unirnos en torno a una propuesta común, ampliamente aceptada y esperada, que tenga la posibilidad de nuclearnos para recibir de regreso a la Venezuela que todos soñamos. Estamos mal, pero vamos bien.

Fundado hace 26 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba