Opinión Nacional

Eva Golinger o cómo pasar del oscurantismo al olimpo revolucionario

En el segundo semestre del 2003 Eva Golinger andaba dizque asesorando legalmente a la Oficina de Información de Venezuela (en lo sucesivo VIO) en Washington y por ello fue remunerada. Aparentemente una de las primeras funciones encomendadas al entonces encargado de prensa de la embajada de Venezuela en esa ciudad, sujeto harto conocido por todos -Andrés Izarra- fue precisamente la creación de una oficina de propaganda encargada de contrarrestar opiniones desfavorables al régimen de Hugo Chávez. Un reportaje del periodista Orlando Ochoa Terán me impulso a comenzar una cruzada investigativa sobre las actividades de Eva Golinger, quien había negado en cuanta oportunidad pública disponible su relación con el gobierno, a través de la VIO y Andrés Izarra. La naturaleza de la asesoría legal está aún por verse, no obstante en ese momento Golinger no estaba colegiada como abogada en las asociaciones o colegios de abogados del estado de Washington o aquel de Nueva York. Así las cosas, publiqué un artículo al respecto, el cual causó una reacción inesperada; Golinger me acusó de difamación y amenazó con demandarme. Ante tal respuesta pensé en lo insostenible de la posición de Golinger, ya que hubiera sido fácil demostrar en una corte la veracidad de los alegatos hechos por mí. De igual forma me asaltó la curiosidad pues no lograba entender como una persona carente de credenciales legales podía aseverar en público, con gran desfachatez, que tal era su condición. La demanda nunca prosperó, ni siquiera fue presentada por Golinger.

No cesé en mi empeño y continué indagando. Descubrí entonces que Golinger presentó el examen del BAR de Nueva York (abogacía) en Febrero del 2004, aún cuando en el 2003 había cobrado honorarios profesionales como abogado. De hecho de acuerdo a información publicada en el directorio de abogados del estado de Nueva York Eva Golinger fue admitida en el 2005. La única excepción que podría escudar legalmente a Golinger por haber aceptado aquellos pagos en el 2003 es que dicha asesoría hubiera sido hecha bajo la supervisión y responsabilidad de un abogado colegiado, la identidad del cual está por establecerse.

Eva Golinger alegó, en reiteradas oportunidades, que tenía una década trabajando en el ámbito legal (inmigración) y que poseía todas las credenciales para tal fin. Sin embargo luego de consultar con la Asociación Americana de Abogados de Inmigración (AILA en lo sucesivo) cuerpo al cual Golinger decía pertenecer como «miembro firme», descubrí que tampoco existían registros de su persona en esa asociación. Esto motivo a Diane Kolbe de AILA a solicitar a Eva Golinger la inmediata remoción de afirmaciones en tal sentido publicadas en su pagina de Internet (%=Link(«http://www.evagolinger.com»,»www.evagolinger.com/»)%). Curiosamente toda referencia a Eva Golinger, publicada en el portal de Internet del escritorio de abogados de inmigración de su madre (Elizabeth Calderón (%=Link(«http://www.calderonlaw.com»,»www.calderonlaw.com/»)%)), fue igualmente eliminada hace pocos días.

Pero aún hay más. Eva Golinger registró en el estado de Nueva York una organización sin fines de lucro llamada Comité de Solidaridad con Venezuela (VSC en lo sucesivo). Dicha ONG financiaba, según admisión de Golinger, los gastos de mantenimiento del portal de Internet (%=Link(«http://www.venezuelafoia.info»,»www.venezuelafoia.info/»)%). En dicho portal se solicitaban donaciones y/o contribuciones que estarían exentas del pago de impuesto sobre la renta debido a un estatus tributario conocido como 501(c)(3) que es otorgado por el Servicio de Impuesto de los Estados Unidos (IRS en lo sucesivo) a ONGs de carácter no político que así lo soliciten. Toda persona dispuesta a donar fondos a ONGs que afirmen tener tal estatus puede consultar el registro de ONGs del IRS y así constatar si ciertamente donaciones hechas estarán exentas de pago de impuesto. Luego de consultar el registro quedo establecido que la VSC de Golinger no posee estatus 501(c) (3). Se le envió una carta al IRS solicitando confirmación de tal sospecha y la respuesta fue «no existen records de la VSC». Solicitar fondos del público mediante falsos testimonios es un delito. Por ello el IRS ha sido apropiadamente informado de esta situación irregular en la que tanto Eva Golinger como su ONG se ven envueltas. De más está decir que toda evidencia relacionada con donaciones y afirmaciones sobre el falso estatus tributario de la VSC ha sido removido del portal (%=Link(«http://www.venezuelafoia.info»,»www.venezuelafoia.info»)%) que ha sido totalmente modificado en los últimos días. Es menester informar que los detalles de la persona que registró dicho portal (Jeremy Bigwood) fueron cambiados por aquellos de Eva Golinger.

Es primordial detenerse aquí y recordar que Golinger pasó del oscurantismo al olimpo revolucionario gracias a la publicación de documentos públicos contentivos de información sobre el financiamiento que el Fondo Nacional para la Democracia (NED en lo sucesivo) otorgara a partidos políticos, ONGs y asociaciones civiles de Venezuela. Esta dizque denuncia, basada en documentos públicos, le ha generado excelentes dividendos a Golinger, quien ahora goza de la simpatía y apoyo de Hugo Chávez y otros altos oficiales de gobierno.

Mis denuncias en ese sentido han reactivado la ira de Golinger y sus convives. He recibido de ella en particular dos mensajes en los últimos días en los cuales, entre otras cosas, figuran frases tales como «el hecho que no tengas nada que mostrar en esta vida, ni trabajo decente ni profesión, no significa que todos somos tan ineptos como tú. Tu no eres más que un resentido de poca monta. Eres un individuo despreciable y asqueroso. Siento pena por tus hijos por tener un padre resentido, malhumorado y podrido.» (sic). Estos mensajes, que han sido convenientemente publicados en otras páginas propagandísticas del régimen, no hacen sino evidenciar una vez más el profundo desprecio que los gobernantes y sus agentes sienten para con personas humildes.

Lo que extraña es que ninguna de las denuncias hechas por mi han sido refutadas ni por Golinger ni por sus amigos chavistas. Al contrario han estado dedicados febrilmente a borrar todo indicio incriminador en la fútil creencia que se le ha escapado a uno el salvaguardar evidencia que, dicho sea, gustoso presentaré a quien la solicite.

T: +44 20 7387 0189
M: +44 7958 425670
(%=Link(«http://www.proveo.org»,»www.proveo.org»)%)

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba