Opinión Nacional

Felices fiestas y paz en el año 2007

¡Paz! ¡Paz! ¡Paz! Esta palabra sintetiza el clamor mayúsculo de mucha gente, antes de pedir otras condiciones también imprescindibles para vivir mejor.

Es de gran preocupación ver que la confrontación de dos modos de vivir se está agudizando. El flagelo de nuestra sociedad es la mala distribución de las bonanzas de un sistema que conlleva a la concentración de la riqueza en manos de pocos, quienes todavía logran reforzar esta acumulación con actos de corrupción haciendo prevalecer su egoísmo individual y/o grupal. Este egoísmo pone en peligro la convivencia pacífica pues el repudio ha sido canalizado por líderes izquierdistas hacia una rebelión entendible por un lado pero que pretende curar el cáncer con métodos inservibles. Está en peligro la sociedad que ama la libertad individual pues la agresividad de un totalitarismo tanto vehementemente rechazado como fanáticamente respaldado amenaza la paz social.

Vigilia pretium libertatis (la vigilancia es el precio de la libertad) supone implícitamente que la confrontación entre los dos conceptos diametralmente opuestos tiende a tener matices de hostilidades y por lo tanto va en contra del grito por paz social.

La cita en latín va originalmente al político irlandés Juan Philpot Curran. Curran luchó por la emancipación católica y se opuso vigorosamente a la política de la represión del gobierno británico. En su discurso de 1790 sobre el derecho de la elección, declaró que “la condición sobre la cual la libertad dada de Dios al hombre es vigilancia eterna; que condición si él la rompe, servidumbre es inmediatamente la consecuencia de su crimen y de su castigo de la culpabilidad.”

Las siguientes apreciaciones se encuentran en Wikipedia. Es fácil relacionar las afirmaciones a la situación concreta de nuestro país al finalizarse el año 2006.

La paz (palabra derivada del Latín Pax = Absentia Belli) es generalmente definida como un estado de tranquilidad o quietud, como una ausencia de disturbios o agitación.

Más específicamente, puede referirse a la ausencia de violencia o guerra. Se puede señalar que no en todas las culturas (sic!) se consideró a la paz de una forma positiva. En pueblos como los Vikingos o los Hunos, cuya principal actividad era el saqueo de comunidades cercanas, se exaltaba por el contrario a los guerreros y las virtudes propias de los mismos.

En el plano individual, la paz igualmente designa un estado interior, exento de cólera, odio y más generalmente de sentimientos negativos. Es, por lo tanto, deseada para sí mismo e igualmente para los demás, hasta el punto de convertirse en un saludo (“la paz esté contigo”) o una meta de la vida.

La articulación entre la paz y su opuesto (guerra, violencia, conflicto, cólera, etc.) es una de las claves de numerosas doctrinas, religiosas o políticas, clave fundamental aún si generalmente no explícita. Saber cuál es el estado natural u original del Hombre (pacífico o violento), y como pasa de uno a otro, condiciona en efecto:
• El estatus del individuo (¿control de fobia?, ¿liberación del esclavo?), sobre todo en su juventud (¿ideal a encontrar? o ¿animal a vigilar?), pero también en la edad adulta (¿una persona egoísta que la sociedad y el estado deben vigilar? o ¿pacífico responsable que apelará a la fuerza pública sólo para defenderse de los abusos?)
• La formación de los niños (parte respectiva de la educación y de la enseñanza, duración, etc.)
• Los medios admitidos (¿fuerza tan bruta como el rebelde violento, o la dulzura liberal?)
• El valor de la civilización
• El estatus y el papel de las organizaciones (estado, empresas, sindicatos, etc.): ¿nocivos para destruir, o bien soportes del sistema?
• El lugar absoluto y relativo de las actividades materiales o espirituales (¿en qué medidas se encuentran, para el mantenimiento o la adquisición de la paz, indispensables, útiles, inútiles o nocivos?)
En el Tao Yi-King (unos 2000 años a.C.), lo opuesto a la paz es el estancamiento. Simbólicamente, esto indica que la paz no es un absoluto, sino una búsqueda permanente. Y además indica que el conflicto no es lo opuesto a la paz. Conviene en un trámite hacia la paz, transformar el conflicto, no suprimirlo. Las gestiones no-violentas encarnan este trámite de transformación pacífica del conflicto.

Martin Luther King, Jr. escribió en su Carta de Birmingham escrita en prisión que, «La verdadera paz no es simplemente la ausencia de tensión: es la presencia de justicia.». En este sentido, se conoce como «Pax Romana» (en referencia a la Paz romana del Imperio Romano) una situación en que una fuerza gobierna ejerciendo poder de forma unilateral, sin estar sometida a control alguno y sin respetar los derechos de aquellos a quienes gobierna. El propósito de la expresión es diferenciar dicha situación de la que se considera como auténtica paz, ya que aunque carezca de violencia o conflictos armados no constituiría una situación ideal o que se desee que perdure.

Algunas citas resumen elocuentemente lo dicho:
«El respeto al derecho ajeno es la paz.» Benito Juárez

«La paz más desventajosa es mejor que la guerra más justa.» Erasmo de Rotterdam
«No hay camino hacia la paz, la paz es el camino» Mahatma Gandhi
La parte de la Declaración de la Independencia de 13 Estados norteamericanos de los ingleses, en 1776, que sigue inmediatamente es quizás el párrafo más famoso del texto. Aquí, el autor afirma las libertades que los residentes de las colonias tienen y describe cuándo una revolución y un cambio de gobierno son necesarios:
“Sostenemos como evidentes estas verdades: que todos los hombres son creados iguales; que son dotados por su Creador de ciertos derechos inalienables; que entre éstos están la vida, la libertad y la búsqueda de la felicidad; que para garantizar estos derechos se instituyen entre los hombres los gobiernos, que derivan sus poderes legítimos del consentimiento de los gobernados; que cuando quiera que una forma de gobierno se haga destructora de estos principios, el pueblo tiene el derecho a reformarla o abolirla e instituir un nuevo gobierno que se funde en dichos principios, y a organizar sus poderes en la forma que a su juicio ofrecerá las mayores probabilidades de alcanzar su seguridad y felicidad.”
www.eforobolivia.org
www.bolivia-riberalta.com

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba